Inicio » Buscará OIT mejorar condiciones para trabajadoras del hogar

Buscará OIT mejorar condiciones para trabajadoras del hogar

Por Guadalupe Cruz Jaimes

El próximo 2 de junio la Organización Internacional del Trabajo (OIT) comenzará la discusión tripartita entre representantes del gobierno, empleadores y sindicatos mexicanos y del mundo, a fin de crear un convenio, una recomendación o ambos, que den pauta a la regulación de las condiciones laborales de las trabajadoras del hogar, que en el país no se modifican desde principios del siglo pasado.

Así lo manifestaron académicas y activistas especializadas en el tema, durante la mesa de medios “Las condiciones laborales de las trabajadoras del hogar y su reconocimiento laboral en la ley nacional”, a la que se negaron a asistir autoridades de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS).

Durante la mesa de medios, convocada por Comunicación e Información de la Mujer (CIMAC) y la Fundación Friedrich Ebert, Marcelina Bautista, directora del Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar (CACEH), señaló que la resolución que emita la OIT, durante su 99 Conferencia Internacional, puede obligar al gobierno mexicano a crear leyes y políticas públicas para que se respeten los derechos laborales de las trabajadoras del hogar en el país.

En dicha conferencia, que se realizará del 2 al 18 de junio siguiente, en Ginebra, Suiza, representantes de la STPS, del sector patronal, y de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), la Confederación de Trabajadores de México (CTM), y de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) debatirán por primera vez sobre la necesidad de regular esta actividad, en la que se ocupan cerca de 2 millones de mexicanas.

Durante la reunión tripartita, la participación del gobierno federal será fundamental para que la OIT emita un convenio, una recomendación o ambos instrumentos internacionales, ya que su definición estará sujeta a votación, serán cuatro votos, de los que dos serán emitidos por autoridades de la STPS.

Cabe recordar que en abril pasado, México, junto con 12 países del continente americano, respondió un cuestionario que la OIT les envió para que informaran sobre las condiciones laborales de las trabajadoras del hogar en cada nación, y propusieran que instrumento debe emitir ese organismo.

En respuesta, el gobierno mexicano reconoció la falta de garantías de las trabajadoras del hogar, pero sugirió una recomendación, que no es obligatoria, en lugar de un convenio, que sí lo es (Cimacnoticias, 30 abril 2010).

Por ello, Marcelina Bautista, también secretaria general de la Confederación Latinoamericana y del Caribe de Trabajadoras del Hogar (Conlactraho), llamó al gobierno mexicano para que apoye la creación de un convenio complementado con una recomendación a fin de mejorar la situación laboral de las trabajadoras, quienes, en muchos casos, se ocupan en condiciones semejantes a la esclavitud.

Al respecto, Mary Goldsmith, investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana, experta en el tema, manifestó que el gobierno mexicano tiene una deuda con las trabajadoras del hogar, quienes desde 1930 reclamaban un salario digno, 8 horas de jornada, sin que a la fecha estas demandas hayan sido escuchadas por las autoridades del país.

Indicó que la Ley Federal del Trabajo no considera esta actividad económica como un trabajo; se establece como una “ayuda” al empleador, que debe ajustarse a las condiciones que éste determine.

La especialista señaló que en este sentido, los derechos de las trabajadoras del hogar, modificados por última vez en 1921, casi se convierten en favores. De este modo, son pocas las trabajadoras que por “buena voluntad” del empleador, y como un derecho reciben seguridad social, y prestaciones como vacaciones y aguinaldo, entre otras.

Prueba de ello, es que sólo 5 por ciento de 1as cerca de 2 millones de trabajadoras cuenta con contrato escrito, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), esa condición deriva en la violación del resto de sus derechos laborales.

Un ejemplo, es que sólo mil 52 están afiliadas al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), es decir, 0.01 por ciento del total.

Además de la falta de prestaciones sociales, ellas perciben los salarios más bajos: 41 por ciento de las empleadas del hogar gana menos de un salario mínimo, 45 por ciento de ellas de 1 a 2 salarios mínimos y 13 por ciento más de 2 salarios mínimos, según el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación.

10/GCJ/LR/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más