Inicio Caldera nos deja sin presupuesto, corrigen “el error”

Caldera nos deja sin presupuesto, corrigen “el error”

Por la Redacción

Lejos quedan aquellos tiempos en los que, en los primeros momentos de la legislatura, Jesús Caldera nos daba la buena nueva de que sería una mujer, Soledad Murillo, quien asumiría la Secretaría de Igualdad.

Pocas buenas noticias hemos recibido del Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales desde entonces.

Costó que Murillo tuviera lo mínimo imprescindible, incluido espacio y lugar para su despacho. Teníamos que visitarla mientras vivía “de prestado” en la sede del Instituto de la Mujer, por cierto, situado en los confines de la capital hasta que “por fin” le hicieron un hueco -literal- en la sede del ministerio.

Bueno, lo más importante no es tener “un buen despacho” -pensamos entonces quienes seguíamos de cerca el proceso-. Lo importante son las políticas y según las directrices del Presidente Zapatero y dada la capacidad de la Secretaría de Estado de Igualdad, parecía que por fin podíamos sentirnos justamente representadas en este nuevo gobierno, que se había conformado con notables ausencias, que desde el movimiento feminista lamentamos.

Pero fue pasando el tiempo y pudimos constatar la precariedad en la que se veía obligada a trabajar la secretaria de Igualdad. Los presupuestos generales del Estado que estos días se están debatiendo en el Congreso de Diputados -por cierto de dominio público para quien le asalte la duda- son la muestra definitiva, incluso, en aquellos aspectos que pueden considerarse como “proyectos estrellas” del gobierno de Zapatero, entre ellos, la Ley Integral contra la Violencia de Género.

El Ministro Caldera ha dejado sin dinero el Plan de Sensibilización contra los Malos Tratos y del Observatorio Estatal contra la Violencia de Género.

La cuestión es todavía más grave si cabe, teniendo en cuenta que estos presupuestos pueden ser fácilmente el listón más alto al que se pueda aspirar en esta legislatura.

Por otro lado, la esperada “Ley de Igualdad” que debía pasar por el Congreso de Diputados antes de final de año, sufre de momento un retraso de más de medio año y se maneja actualmente la fecha de mediados de abril del 2006 para que vea la luz.

El presupuesto general de la Secretaría de Igualdad para este próximo año es irrisorio y, desde luego, incompatible con la declarada intención de hacer de la lucha por la igualdad de derechos entre hombres y mujeres una de las banderas de la legislatura.

Ningunear esta Secretaría de Estado significa menospreciar muchos años de trabajo de las organizaciones de mujeres y del movimiento feminista en la lucha para que los derechos de las mujeres se conviertan por fin en un derecho fundamental que el propio estado y el gobierno salvaguarde.

En estos momentos se está estudiando realizar enmiendas parlamentarias o destinar “créditos extraordinarios” por parte de Hacienda para “corregir el error”. Pero lo cierto es que los derechos de las mujeres y las políticas de igualdad no pueden ser moneda de cambio al final de una negociación y deben tener el espacio que años de lucha por la defensa de los Derechos Humanos -también los derechos a igualdad de oportunidades- requiere.

*Integrante de la Mujeres en Red

05/MB/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content