Inicio » Cambio climático repercutirá en la salud humana: académica

Cambio climático repercutirá en la salud humana: académica

Por la Redacción

El cambio climático es irreversible y en los próximos años tendrá repercusiones en la salud de la población en el mundo, como incremento en la desnutrición y en la proliferación de enfermedades diarreicas, cardiorrespiratorias y las provocadas por las ondas de calor, alertó Ana Rosa Moreno, académica de la Facultad de Medicina (FM) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Al dictar la conferencia Cambio climático y efectos en la salud humana, reconoció que definitivamente la temperatura en el planeta aumentará, y serán particularmente críticos los factores que influyen en la salud de la humanidad. Ello tiene que ver con lo que se denomina aspectos colaterales: educación, atención a la salud, medidas de prevención, desarrollo económico e infraestructura, entre otros.

Aseguró que, de acuerdo con los estudios realizados por el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés) en su último informe, las modificaciones en la temperatura tendrán un mayor efecto en las personas que tienen baja capacidad adaptativa.

Explicó que los trabajos revelan que en los siguientes años la desnutrición se incrementará en el planeta, con problemas subsecuentes en el desarrollo y crecimiento infantil; así como aumento de las enfermedades, muertes y lesiones debido a ondas de calor, inundaciones, tormentas, incendios y sequías.

Presentada por Joaquín López Bárcena, secretario general de la FM, en el auditorio Raoul Fournier, resaltó que las ondas de calor han pasado a ser una condición común en los veranos europeos. Tan sólo en el 2003 se registraron entre 35 mil y 40 mil muertos por esa situación; de los cuales 15 mil ocurrieron en Francia.

También se prevé un incremento en la carga de diversos padecimientos; es decir, una mayor cantidad de personas sufrirá trastornos diarreicos y cardiorrespiratorios, debido a mayores concentraciones de ozono atmosférico, relacionado con el cambio climático y alteraciones parciales.

La también consultora de la Organización Mundial de la Salud y participante en los trabajos del IPCC, comentó que, por ello, es indispensable tener sistemas de vigilancia epidemiológica fortalecidos.

Respecto a América Latina, Ana Rosa Moreno especificó que en México en particular, los grupos vulnerables se verán afectados por los golpes de calor e indirectamente, a través de alteraciones en el ciclo de vida de vectores y parásitos, como en el caso del dengue; además del impacto que se dará en los males estomacales.

Además, dijo, en Bolivia se dice que habrá una intensificación en la condición de la malaria y la leishmaniasis, principalmente en grupos indígenas; mientras que en Panamá se incrementarán los padecimientos transmitidos por vectores, sobre todo los infecciosos, problemas de salud debido al ozono y aumentos en la desnutrición.

No obstante, la especialista aclaró que los impactos en la salud tanto positivos como negativos variarán de una localidad a otra. Por ello, “es importante trabajar en los ámbitos regional y local en torno a lo que se puede esperar y lo que seguirá cambiando a lo largo del tiempo, a medida que la temperatura aumente”.

Reconoció que en la actualidad es de todos sabido que es más barato prevenir que curar. Sin embargo, la mayoría de quienes toman las decisiones en el sector salud quieren conocer los beneficios económicos de cualquier intervención. “Necesitamos hacer estudios que permitan ponerle pesos y centavos a estos impactos”.

ANÁLISIS, INVERSIÓN Y COSTOS

Desafortunadamente, recalcó, se han llevado a cabo pocos análisis que permitan estimar los beneficios socioeconómicos. Hasta el momento sólo se ha realizado un estudio en Kenya, para determinar cuánto beneficiaría al Producto Interno Bruto de ese país el control de la malaria, relacionada con cuestiones de cambio climático.

Los datos duros señalan que el uso de indicadores climáticos en las intervenciones en salud puede conducir a ahorros sustantivos. De esa forma, si se fortalecen tales servicios, así como estas aplicaciones a diferentes niveles, podremos ahorrar mucho más recursos de los que en la actualidad se destinan a estas medidas, refirió.

La académica universitaria comentó que es imprescindible robustecer la infraestructura de salud pública, fortalecer los recursos humanos y financieros para ese sector, y contar con más programas de formación.

“Hay que abrir nuevos conocimientos, éste es un campo de investigación de frontera y hay mucha gente que se necesita educar en estos ámbitos para apoyar esta situación que ya no tiene regreso”, sugirió.

Asimismo, debe apoyarse la investigación en el desarrollo e instrumentación de sistemas de respuesta y vigilancia que sean más efectivos, y diseñar programas permanentes de prevención y control, concluyó.

07/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: