Inicio Caso Ascencio: tres versiones y seis diagnósticos diferentes

Caso Ascencio: tres versiones y seis diagnósticos diferentes

Por María de la Luz Tesoro

El caso de violación de los derechos humanos de Ernestina Ascencio Rosario será reabierto y las investigaciones continuarán, pero en esta ocasión a cargo de instancias internacionales, aseguró Christopher Servín Rodríguez, del Observatorio Veracruzano de Derechos Humanos.

Lo anterior porque la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) tuvo conocimiento de varios casos de violación sexual en contra de mujeres indígenas cometidas por elementos del Ejército Mexicano y en ninguno de los casos han sido sancionados los responsables directos ni los superiores jerárquicos.

Durante su participación en el Encuentro “Zongolica. Ernestina, Reclamo de Justicia, Derechos Humanos, Autonomía Indígena y Municipal”, llevado a cabo el sábado y domingo pasados, Servín Rodríguez informó que el Observatorio Veracruzano pidió la tutela del caso porque “demostramos con elementos de que existían pruebas fehacientes de una violación al debido proceso, lo que podría causar una violación de imposible recabación”.

“No es un caso aislado, existe ya documentación expresa ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con la postura de muchos casos de violación sexual contra mujeres mexicanas y que en ninguno de los casos se sancionan a los responsables”, destacó Christopher Servín.

En su momento, la diputada Maricela Contreras Julián consideró muy grave que, ante las violaciones del cuerpo de las mujeres, la instancia encargada de la defensa de los derechos humanos, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, sea la que diga antes que nadie que no hubo violación, haciendo caso omiso a las palabras de Ernestina, que denunció en nahuatl”. Tenemos que atender a la interpretación de quienes hablan nahuatl, “no a la interpretación de quienes somos mestizos y no conocemos el significado de las palabras”.

La legisladora perredista se congratuló porque el caso Ernestina se mantenga vivo, toda vez que las instancias internacionales son el paso que se tendrá que dar.

Recordó que si bien las autoridades civiles ya cerraron el caso, en el ámbito de la Procuraduría Militar hay una averiguación y una serie de indagatorias, “que todavía no sabemos qué ha resuelto”, por lo que le hizo un llamado para que el asunto pueda esclarecerse por ese conducto.

CNDH, TAREA SUCIA

Maricela Contreras, quien habló en nombre de sus homólogas Valentina Batres y Aliet Bautista, dijo que como diputadas del Partido de la Revolución Democrática (PRD) todos sus argumentos para mantener abierto el caso de Ernestina Ascencio están en función de la mala actuación de las instancias encargadas de ventilarlo, como es la CNDH que está haciendo la tarea sucia.

Destacó las contradicciones en las declaraciones de los funcionarios públicos de la causa de la muerte de Ernestina: aseguró que hay de tres versiones y seis diagnósticos diferentes, incluidos tres de la propia CNDH, donde ni siquiera sus propios peritos se pusieron de acuerdo en decir cuál fue la causa de muerte.

La diputada Contreras Julián abundó: el gobernador del estado de Veracruz, Fidel Herrera Beltrán, llegó al cinismo al decir que Ernestina no dijo nada, y más aún cuando le preguntaron por qué no dijo nada, respondió. “pues estaba tan herida que no pudo decir nada”. Bueno ?dice la perredista- o fue de muerte natural o estaban tan maltrecha que no pudo decir nada”.

Luego, precisó, la CNDH dice que sí habló pero que dijo otra cosa. El caso es que aún no se encuentra al intérprete que lo hizo. Esto es parte de las contradicciones de las instancias encargadas de ventilar el caso.

Por otra parte, señaló que la CNDH nunca atendió la protección de las víctimas, “toda la otra parte de la averiguación previa”. En ésta no se revisó ni se llamaron a los testigos para ampliar sus declaraciones.

En la segunda necroscopia, se tomaron parte de los órganos de Ernestina y el hospital regional de Veracruz aseguró que esas pruebas no se podían realizar ya, porque los órganos estaban en proceso de descomposición y no se podían hacer los estudios. “Nos preguntamos cómo la CNDH sí pudo hacer los estudios”, dijo.

Estas son algunas de las cosas de una serie de contradicción entre los servidores públicos, reiteró Maricela Contreras, tras enfatizar que en un primer momento José Luis Soberanes condenó los hechos y declaró que los soldados fueran juzgados en el fuero común, pero pasó de defensor de los derechos humanos a jugar un papel de Ministerio Público.

En su intervención en el encuentro, realizado en el Museo de la Ciudad de México, la legisladora resaltó que el Ombudsman realizó sus propias indagatorias y dio a conocer públicamente el resultado de los dictámenes afirmando que la causa de muerte fue natural y que nunca existió de violación, atribuciones propias de la Procuraduría estatal, además concluyó las investigaciones antes que el Ministerio Público.

Sobre la actuación de la Secretaría de la Defensa, subrayó que emitió comunicados contradictorios y poco claros. Inició la averiguación previa sobre el caso, pero se ignora el contenido y avance de sus investigaciones y ha guardado absoluto silencio.

La Procuraduría Estatal de Veracruz en un principio reconoció que sí hubo violación y sí hubo perforación, agresiones que causaron la muerte de Ernestina. Entonces las actuaciones finales de la procuraduría estatal están en entredicho.

La diputada perredista Maricela Contreras concluyó su participación señalando que Ernestina no tenía antecedentes de enfermedades, pero la CNDH le puso todos los males que en su vida no padeció, además de que nunca se realizaron las pruebas científicas, ni se tomaron en cuenta las pruebas que podrían haber llevado a determinar la existencia de la agresión sexual.

ONG DENUNCIAN

Integrantes de organizaciones civiles y de derechos humanos presente en el encuentro “Zongolica, Ernestina, Reclamo de Justicia, Derechos Humanos, Autonomía Indígena y Municipal”, denunciaron que hasta el 15 de abril el Gobernador, el Procurador, el Fiscal especial, todos, estaban convencidos, y públicamente dijeron que Ernestina había sido objeto de violación.

Asimismo, advirtieron que después hubo una reunión con el presiente de la CNDH y la opinión empezó a cambiar. Y, por ende, la resolución del fiscal, por evidente orden del gobernador, dijo que no habo violación.

“No es razonable y concebible que un grupo de locos pervertidos sexuales ataquen a una anciana, no es creíble, ni se puede aceptar moralmente que una procuraduría pervierta todos los indicios que muestran una evidente violación de nuestra hermana mayor Ernestina Ascencio Rosario”, puntualizaron los miembros de las organizaciones civiles y de derechos humanos de Veracruz, Oaxaca, Guerrero y Puebla.

07/MLT/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más