Inicio » Castaños: nueve meses de zozobra

Castaños: nueve meses de zozobra

Por Soledad Jarquín Edgar/enviada

El municipio de Castaños, Coahuila, se localiza en la zona centro de esa entidad fronteriza. Con poco más de 24 mil habitantes, la gente se conoce y se saluda en la calle. La mitad de los hombres son obreros de Altos Hornos y de las maquiladoras que se ubican en municipios aledaños, a las que también se han sumado las mujeres. La otra mitad trabaja en el campo.

La tranquilidad de este municipio se rompió hace casi un año, cuando un grupo de soldados del 14º regimiento de Caballería y Motorizado del Ejército Mexicano decidió tomar por asalto los dos centros nocturnos de la zona de tolerancia: El Pérsico y Las Playas, ubicados en el kilómetro 180 de la carretera 57, entre este municipio y Monclova.

El amanecer del martes 11 de julio de 2006 fue distinto. El presidente municipal Mauro Zúñiga Yáñez había sido alertado de los hechos. El alcohol y las drogas habían alterado el orden en aquella pacífica ciudad. Pensaron que eran los zetas, tenían miedo, por lo que no se activó el código rojo que obligaría la actuación de las distintas corporaciones policíacas. Lo cierto ?comentan más adelante- es que ante tanta prepotencia de los militares creímos que nos iban a disparar.

Adentro de los salones, escondidas, algunas mujeres seguían pidiendo auxilio por sus celulares.

Después de la 4:30 de la mañana, otro grupo de soldados había acudido por la veintena de militares que desde antes de la media noche abandonaron su puesto: la custodia de la paquetería electoral en el IFE de la ciudad de Monclova, para pasar una noche de juerga que derivó en el ataque sexual a 14 mujeres, agresiones físicas y verbales entre bailarinas y sexoservidoras, así como golpes y otras humillaciones a parroquianos y guardias de seguridad.

Hasta entonces las mujeres pudieron salir huyendo entre los terrenos baldíos que rodean la zona, otras caminaban desoladas por la carretera, sin rumbo. Piernas arañadas por los matorrales, dolor físico y el terror reflejado en sus rostros fue lo primero que vieron los patrulleros quienes las levantaron y las llevaron a un lugar seguro.

REGIDORA Y OBISPO

Castaños cambió desde entonces. Guadalupe Oceguera, regidora de Salud del Partido del Trabajo (PT), regresó de una comisión en la ciudad de Saltillo, se había enterado de lo sucedido desde las nueve de la mañana. Su papel sería fundamental. Seis meses atrás, la regidora tenía contacto con las mujeres, porque no faltaba a la revisión ginecológica que cada viernes practican entre las trabajadoras de la zona de tolerancia.

Por eso “las muchachas confiaron en mí”, sostiene al recordar que fue ella quién les insistió en que deberían poner una denuncia. Una de las víctimas había señalado que no emprendería ninguna acción legal, pues 15 días antes ?contó- había pasado lo mismo en otro municipio (Frontera) y nadie había dicho nada, “al parecer fueron los zetas”, el rumor fue desmentido por las autoridades y no hubo denuncia alguna.

La incertidumbre, el no saber qué hacer, y la indignación de las autoridades municipales llegó a los oídos del obispo católico Raúl Vera y de su jefa de prensa Jackie Campbell, quienes viajaron de Saltillo a Castaños. Ahí, Vera escuchó y conoció la versión de las víctimas y el dolor que mostraron era inaceptable.

“Yo aprendí lo que es la violencia generalizada, aprendí lo que es no parar un asunto a tiempo en Chiapas”, dice en entrevista con Cimacnoticias el único obispo de la orden dominica en México, quien sostiene que de no enfrentar a tiempo los problemas “después se vuelven más difíciles y se deja crecer la impunidad”.

Como ejemplo de su dicho, Vera explica que el narcotráfico es resultado de no hacer frente al problema. Creció. Se le dejó caminar impunemente, no por meses, por años y estamos viendo que hoy no tiene límites.

Esa es la premisa por lo que el obispo de Saltillo decidió que no se debe dejar pasar el asalto y violación a 14 mujeres en el municipio de Castaños.

Por otro lado, se sumaba el temor de la ciudadanía de Castaños y de Monclova y, por otro, “había un clamor popular, era una especie de caja de resonancia para que se hiciera justicia”, cita el obispo Vera.

En ese momento lo que avizoramos fue que si no se intervenía de parte de la sociedad civil y nosotros como iglesia no hacíamos nada, si dejábamos ese hecho en la impunidad lo que haríamos en realidad era dejar la puerta abierta para que volviera a pasar un hecho tan descarado, porque llegaron con uniformes, armas y vehículos oficiales, eso era hasta vergonzoso, expone mientras el tono de su voz cambia, se altera ante el recuerdo.

La caja de resonancia había hecho eco fuera de la entidad y obligó de algún modo a que las autoridades estatales se pronunciaran por la justicia para las mujeres de Castaños y presionaran a las autoridades militares para que entregaran a los soldados involucrados.

Sin embargo, Raúl Vera sostiene que, a diferencia de este sexenio, en aquel momento México estaba en otra situación política. Si lo ocurrido hace un año hubiera pasado ahora “fácilmente habría tomado un rumbo como el que tomó Zongolica”, expone en referencia al veredicto que determinó que la muerte de Ernestina Ascencio no fue por la violación de cuatro soldados sino por una gastritis, como anunció la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), al ratificar lo dicho antes por Felipe Calderón.

TORTURA SIN FIN

La brutalidad, cobardía y desmedida irracionalidad en el actuar de los militares llegó a grados alarmantes, se cometieron todo tipo de abusos y bajezas, algunas de las mujeres ameritaron ser hospitalizadas en el Hospital Regional de Zona en Monclova, con lesiones importantes en áreas genitales y en todo el cuerpo, incluso una de ellas abortó como consecuencia del ataque, dice la abogada Sandra de Luna González, coadyuvante del MP en el juicio.

En tanto, otra de las víctimas quedó embarazada y en febrero pasado dio a luz a una niña prematura. Cierto, reconocen las víctimas, no recibieron atención de emergencia para evitar embarazos y otras, como la madre de la niña, no quiso recibir atención médica posterior al ataque, sólo lo elemental.

Por su forma de actuar, los militares manifestaron su desprecio por esas mujeres, diciéndoles que para eso estaban y que ellos por ser militares tenían derecho a hacer lo que quisieran, en el momento y forma que lo desearan, sostiene la presidenta del Centro de Atención a Víctimas de Violencia Intrafamiliar, organismo que asume la representación legal de las mujeres desde el 15 de julio, así como la atención psicológica y gestaría ante las diferentes instituciones.

Entre las 12:30 y las 04:30 de la madrugada del 11 de julio las mujeres fueron sometidas a tortura, como colocarlas a todas junto a la pared, simulando un fusilamiento para burlarse del miedo que todo esto les causaba, expone la abogada.

Fueron horas de golpes, humillaciones, amenazas, abuso sexual, privación ilegal de la libertad y otras atrocidades cometidas en un ambiente donde los militares mexicanos actuaron con prepotencia y sin que nadie pudiera detenerlos.

DETENIDOS, PRÓFUGOS Y EXCULPADO

En agosto, luego de presiones de la sociedad civil organizada, la Procuraduría Militar entregó a la Procuraduría General de Justicia del Estado a ocho de los 12 soldados señalados por las víctimas como responsables directos de los ataques sexuales. Cuatro fueron declarados prófugos.

Los detenidos en el penal de Monclova son los soldado de caballería Rosendo García Jiménez de 22 años; Ángel Antonio Hernández Niño, de 27 años; Fernando Adrián Madrid Guardiola, de 18 años; Omar Alejandro Rangel Fuentes, de 18 años, y Casimiro Ortega Hernández, de 22 años; el subteniente de caballería Norberto Carlos Francisco Vargas, de 26 años; el cabo de caballería Norberto González Estrada, de 27 años, y el sargento segundo de caballería, Juan José Gaytán Santiago, de 28 años. Todos acusados de violación impropia, violación calificada por haber sido cometida con abuso de autoridad y por dos o más personas.

Hasta enero pasado y tras la liberación de Héctor Méndez de la Cruz, quien el pasado 18 de abril recibió un auto de libertad, continúan prófugos Ricardo Hernández Hernández, Bardomeano Hernández García y José Raúl Ramírez Martínez.

En los primeros días de marzo dos de las víctimas se retractaron de las acusaciones contra los soldados a quienes en anteriores audiencias y careos habían reconocido, además de acusar a varias personas de haberles dado dinero para que denunciaran a los soldados, entre ellos la abogada de Coprovi, Sandra de Luna y la responsable de comunicación social del Obispado de Saltillo, Jackie Campbell.

El 26 de marzo pasado, se realizó en la zona de tolerancia una audiencia de inspección, en la que estuvieron presentes 11 de las víctimas, quienes se enfrentaron a tres de los ocho soldados detenidos, eran Juan José Gaytán, Omar Alejandro Rangel y Norberto Carlos Francisco Vargas.

La audiencia calificada como tortuosa por organismos no gubernamentales de mujeres de distintas partes del país que llegaron hasta la zona de tolerancia, tuvo una duración de 13 horas y empezó en El Pérsico y ya muy entrada la madrugada prosiguió en Las Playas.

El caso, de acuerdo con organismos no gubernamentales podría ser denunciado ante organismos internacionales pues habría violado las convenciones que protegen los derechos de las víctimas, al ser enfrentadas por el Estado, en el mismo lugar donde sucedieron los hechos hace casi nueve meses.

07/SJ/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: