Inicio » Chihuahua: Mayra no murió por sobredosis, sino asesinada

Chihuahua: Mayra no murió por sobredosis, sino asesinada

Indignados, renuentes, los habitantes de esta comunidad sepultaron a Mayra Carvajal Solorio, con la advertencia que si las autoridades no esclarecen pronto si fue asesinada, exhumarán el cuerpo y lo llevarán ellos mismos hasta la capital del estado para que lo revisen nuevamente.

Los pobladores se negaban a enterrar a Mayra, encontrada muerta el lunes pasado, porque el médico legista Juan Pablo Ruiz Solís indicó en el certificado de defunción que ella había fallecido por bronco aspiración, supuestamente porque se encontraba drogada y alcoholizada, aunque el cuerpo presenta múltiples lesiones.

Teresa González, suprocuradora de Justicia de la Zona Norte, tuvo que acudir a esta comunidad para calmar los ánimos de los pobladores. Se comprometió a turnar el caso a la Policía

Ministerial Especializada en Feminicidios, a someter las muestras que le tomaron al cadáver a un análisis científico a cargo de las antropólogas forenses argentinas, así como a exhumar el cuerpo en caso que los familiares y habitantes del lugar no estén de acuerdo con los resultados de la investigación.

Legistas y químicos que vinieron de la capital del estado practicaron una segunda necropsia al cadáver, tomaron muestras y se las llevaron para analizarlas, con el compromiso de emitir pronto un dictamen.

Estuvo también un visitador de la Comisión Estatal de Derechos Humanos, quien revisó el cuerpo junto con Mario Holguín Robles, médico de esta comunidad.

Holguín Robles sostiene que el certificado de defunción no corresponde a la realidad, porque el legista tiene la obligación de anotar cualquier lesión que detecte en el cuerpo y no lo hizo, a pesar que los moretones son visibles.

Además, la mujer tenía un embarazo de tres meses y el certificado no lo consigna. A su juicio, a Mayra la torturaron o simplemente la agredieron tan fuerte que la mataron de un golpe.

Familiares de la muchacha abrieron el féretro para mostrar los visibles moretones en cara, brazos, senos, abdomen y piernas que tiene el cadáver.

De acuerdo a las agresiones que se vieron en los brazos y en las piernas pareciera que la arrastraron. Tiene los dos pezones cortados. También la lengua. Por el tipo de moretones que tiene en el mentón y en el abdomen es evidente que recibió fuertes golpes en esos lugares.

Mayra tenía apenas 17 años, era mamá soltera de las pequeñas Airis Estrella y Karla Marvella, de uno y tres años de edad. Hace tiempo trabajaba esporádicamente en una cantina de Flores Magón para traer de comer a sus hijas. Era completamente analfabeta.

Su padre murió hace tiempo. Ella vivía con su mamá Francisca Solorio Martínez y su padrastro Javier Basurto, quienes se hacen cargo de las pequeñas y de sus otros dos hermanos de Mayra.

Francisca no habló, permaneció sentada a un lado del féretro en la pequeña sala de su casa, a donde acudieron cientos de vecinos a acompañar a la familia en su dolor, su indignación y su exigencia de justicia durante los dos días que estuvo el cuerpo en velación.

LOS HECHOS

Bertha Solorio y Marvín Olguín, tías de Mayra, narran su tragedia desde que se enteraron que la jovencita estaba muerta:

Una licenciada, a la que identifican como Damiana Reyes, del Ministerio Público, avisó a la familia el lunes en la noche que Mayra estaba muerta y pidió que acudieran a reconocer el cuerpo en una funeraria de la cabecera municipal.

Inmediatamente se fueron a Buenaventura, llegaron como a las nueve de la noche. Las atendió la encargada de la funeraria Vega Lozoya. Las llevó hasta donde estaba el cuerpo, le descubrió la cara y les preguntó si se trataba de Mayra.

Ellas que dijeron que sí y pidieron revisar el cadáver. La señora se opuso y la cubrió inmediatamente. Les dijo que dieran gracias a Dios que encontraron el cuerpo porque a otras mujeres que mueren ni siquiera las encuentran.

Les llamó la atención el golpe que tenía en el mentón. Preguntaron por qué estaba lesionada. La señora aseguró que no había ningún problema, que todo estaba bien y les dijo que se fueran, que otro día les entregarían el cuerpo.

Esa misma noche platicaron con dos policías ministeriales, quienes les informaron que el cuerpo de Mayra estaba en un cuarto del hotel Hoby, en la cabecera municipal. La encontró un empleado del hotel como a las diez de la mañana del lunes.

Según lo que investigaron los agentes policíacos, en el hotel la vieron entrar el domingo en la mañana con un hombre moreno, robusto, alto, con pantalón negro y camisa color ladrillo.

El encargado del hotel comentó a los agentes que no tiene un registro de los clientes porque todos se cambian el nombre, así que ignoran cómo se llama el acompañante de Mayra.

Entre las pertenencias de la muchacha encontraron una tarjeta bancaria a nombre de José G. Gutiérrez y un celular que resultó ser de Alma Correa, compañera de trabajo de la jovencita en la cantina La Texanita que se ubica en Flores Magón.

Los policías les dijeron que personal del hotel informó que el fin de semana vio que entraba y salía del lugar un vehículo blanco, les pareció sospechoso y anotaron las placas. Resultó que las placas no correspondían a ese, sino a otro vehículo.

A las tías de la joven les parece raro que trajera un celular de Alma, porque ellas no tenían buena relación. Al contrario, afirman que Alma y Mayra estaban peleadas.

También les parece extraño que Manuel Correa, hermano de Alma, junto con otro joven, hayan preguntado por Mayra el domingo. Dicen que los hombres estuvieron en la casa de Francisca, de Bertha y de Dolores Solorio preguntando por la muchacha.

¿Por qué tanta insistencia, por qué vinieron hasta aquí a preguntar por mi sobrina si ellos nunca la buscaban?, cuestionan.

El martes que la funeraria les entregó el cuerpo, lo revisaron y vieron que presentaba muchas lesiones. Indignadas, pidieron apoyo en la presidencia seccional. La regidora perredista Ciria Solís habló con Lucha Castro, directora del Centro de Derechos Humanos de las Mujeres, en la capital del estado.

La abogada solicitó la intervención de la Procuraduría de Justicia del Estado y de la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

LAS LESIONES

La regidora solicitó al médico Mario Holguín Robles que revisara el cadáver. El especialista lo hizo y entregó un reporte a la familia con los siguientes datos:

1) Contusión en cara anterior de muslo izquierdo de aproximadamente 20 por 15 centímetros.

2) Contusión de cara anterior de pierna izquierda de cinco por cinco centímetros.

3) Esquimosis en ambos muslos en forma transversal de fuera hacia adentro de aproximadamente 25 centímetros.

4) Esquimosis del miembro pélvico derecho y el muslo izquierdo de aproximadamente 15 centímetros.

5) Esquimosis a nivel de espina ilíaca anterosuperior en forma de pirámide de aproximadamente 15 centímetros, en hemiabdomen izquierdo por encima de la fosa ilíaca.

6) Esquimosis a nivel de hipocondrio derecho de 12 por 10 centímetros.

7) Esquimosis en parrilla costal desde la región submamaria derecha hasta el hipocondrio derecho de 15 por 20 centímetros en forma de pirámide invertida.

8) Lesión cortante de un centímetro de longitud en interna de pezón derecho e izquierdo.

9) Región equimótica extensa supraclavicular bilateral que comprende ambos hemitórax y mide 30 centímetros.

10) Contusión y pérdida de tejido en barbilla de 4 por 2 centímetros.

11) Herida retro auricular izquierda de forma anfractuosa y de longitud de 12 centímetros.

12) Pérdida de epidermis por abrasión en cara externa de brazo izquierdo.

13) Huellas de arrastramiento en cara externa de brazo derecho.

14) Pérdida abundante de cabello por la cara posterior.

15) Herida cortante en la punta de la lengua que no es posible apreciar la longitud.

16) En exploración ginecológica se encontró sangrado abundante mal oliente y cuello dilatado.

17) Producto de aproximadamente tres meses de gestación.

Cientos de pobladores se reunieron ayer para dar cristiana sepultura a Mayra. Advirtieron que si las autoridades no aclaran en qué condiciones murió la jovencita, acudirán hasta la capital del estado a exigir justicia.

07/DVM/CV/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: