Inicio Chilenas, vírgenes después de los 30

Chilenas, vírgenes después de los 30

Por la Redacción

El 3.1 por ciento de las chilenas de entre 30 y 39 años siguen vírgenes, según un estudio dado a conocer este martes por la Comisión Nacional del SIDA.

El sondeo consigna también que el 1.6 por ciento de la mujeres de entre 40 y 49 años nunca han tenido relaciones sexuales.

Las chilenas vírgenes aumentan al 7.6 por ciento entre los 25 y 29 años; al 22.9 por ciento entre los 20 y 24 años y al 45.7 por ciento entre los 18 y 19 años, señala el análisis.

Uno de los responsables del estudio, el sexólogo Antonio Salas, atribuyó a “la falta de líbido”, la abstinencia de las mujeres adultas.

“Hay mujeres que ante la idea de estar físicamente con alguien del sexo opuesto no sienten placer ni motivación alguna”, dijo Salas, quien añadió que también influye la falta de una pareja adecuada y de incentivos adecuados, pero más que nada “la falta de instinto”.

“Es el instinto el que produce el deseo sexual, que provoca el placer y la orgasmia, pero eso no ocurre en las mujeres vírgenes, muchas veces porque están preocupadas de otras cosas y no de lo sexual ni de su sexualidad”, explicó el especialista.

Admitió que hay mujeres que buscan paliativos a la ausencia de relaciones sexuales, como la masturbación, “pero al margen de eso, no sienten interés en relacionarse sexualmente con hombres”.

Según Salas, el uno por ciento de las mujeres mayores de 30 años sufre “vaginismo”, que definió como “terror al sexo”, y el cuatro por ciento son frígidas, es decir, no sienten ningún placer al tener relaciones.

A juicio del sexólogo Eduardo Pino, las mujeres vírgenes “generalmente tienen algún complejo, algún problema psicológico y no se atreven a comunicarse ni a relacionarse, lo que evidentemente afecta la posibilidad de tener sexo”.

“Se trata de esas mujeres que en el contexto social pueden ser calificadas de retraídas, quitadas de bulla”, dijo Pino, que también admitió que la religión puede ser una causa de abstinencia sexual, “porque la cercanía con Dios pasa a ser más importante que la vida terrenal”.

Ambos expertos coincidieron, en todo caso, que ser virgen a los 30 años no puede considerarse una anormalidad, ni ser visto como algo extraño o cuestionable.

“Son más bien casos anecdóticos y poco frecuentes”, sentenciaron.

2003/MHOY

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más