Inicio Clamidia, una enfermedad silenciosa

Clamidia, una enfermedad silenciosa

Por Hilda Soria Torres

La clamidia es una de las Infecciones de Transmisión Sexual (ITS) más común en las mujeres; sin embargo, muchas no se dan cuenta que la padecen debido a que sólo el 25 por ciento presenta síntomas. ¿Cómo podemos saber si padecemos esta enfermedad?

Es muy importante saber si tenemos clamidia porque cuando ésta no es controlada por un médico nos puede ocasionar diversas consecuencias en nuestra salud, tales como hemorragias antes del parto, embarazos ectópicos, abortos espontáneos y también la infertilidad.

Otra consecuencia muy preocupante para las madres que logran tener descendencias, es que corren el riesgo de que sus recién nacidos padezcan ceguera. En el estudio Estrategia mundial de prevención y control de las infecciones de transmisión sexual 2006–2015, la Organización Mundial de la Salud explica que a nivel mundial, hasta 4 mil recién nacidos quedan ciegos cada año como consecuencia de infecciones oculares atribuibles a la clamidia.

Pero, como siempre, los más afectados son quienes nacen de madres que viven en pobreza extrema. La Revista Panamericana de Salud Pública afirma que estos casos, aunque podrían prevenirse, se siguen presentando con más frecuencia en África, el Medio Oriente, Sudoeste de Asia, comunidades aborígenes en Australia, así como en el sur y centro de América.

¿QUÉ ES LA CLAMIDIA?

De acuerdo con Planned Parenthood Federation of America (PPFA), organismo líder de renombre mundial en la defensa de los derechos y la salud reproductiva, la clamidia es una enfermedad que se transmite a través de relaciones sexuales vaginales y anales. También se puede contagiar de madre a hijo durante el parto y, en raras ocasiones, puede haber contagio durante el sexo oral.

La clamidia constituye una amenaza grave para la salud. En las mujeres, la infección generalmente comienza en el cuello del útero y también se puede transmitir a las trompas de Falopio o a los ovarios. Si no se trata, la clamidia puede provocar la Enfermedad Inflamatoria Pélvica (EIP), y ésta su vez ocasiona esterilidad.

Es muy importante conocer los síntomas de la EIP, porque muchas veces se toman como normales; de esta forma no se les presta atención y no se trata hasta que ya es demasiado tarde.

Los síntomas de la EIP son: secreción mucosa anormal, fiebre, períodos más largos o más abundantes, más cólicos durante el período menstrual, dolor durante el examen de pelvis, dolor durante las relaciones sexuales vaginales, dolor en el bajo vientre, cansancio, debilidad y vómitos.

La EIP se trata generalmente con medicamentos. En algunos casos también se requiere cirugía. Pero con frecuencia la esterilidad provocada por la clamidia es permanente.

La clamidia también puede ocasionar un embarazo ectópico, es decir un embarazo fuera del útero, el cual puede causar la muerte de la mujer, salvo que éste se termine con medicamentos o por medios quirúrgicos.

Así mismo, puede provocar hemorragias intensas antes del parto. También puede ser causa de parto prematuro y podría estar relacionada con abortos espontáneos o con partos en los que el bebé nace muerto o con bajo peso.

SÍNTOMAS

Los síntomas son los que ocasionan que muchas personas no se traten a tiempo. La mayoría de las personas no sabe que tiene la clamidia porque, en general, no presenta síntomas. De hecho el 75 por ciento de las mujeres y el 50 por ciento de los hombres que tienen la infección por clamidia no tienen síntomas

Cuando se presentan síntomas, éstos pueden aparecer entre cinco y diez días después del contagio. Los síntomas en las mujeres son: dolor abdominal, secreción vaginal anormal, sangrado entre períodos menstruales, inflamación del cuello del útero o del recto, fiebre baja, cervicitis mucopurulenta, secreción amarillenta que proviene del cuello del útero y que puede tener un olor fétido, sangrado vaginal después de las relaciones sexuales, dolor durante las relaciones sexuales, dolor al orinar y necesidad de orinar más frecuentemente.

Es importante que las mujeres conozcan los síntomas que presentan los hombres porque, de presentarse, deben evitarse las relaciones sexuales con ellos para evitar ser contagiadas. Cuando aparecen síntomas en los hombres, pueden tener: dolor o irritación al orinar, pus o secreción acuosa o lechosa que proviene del pene, hinchazón o sensibilidad en los testículos e inflamación del recto.

DETECCIÓN Y CURA

A pesar de que los síntomas no pueden ayudar a una temprana detección, existe una alternativa muy efectiva para detectar la clamidia: el Papanicolaou, un estudio que es recomendable hacerse cada seis meses o anualmente. Si este estudio encuentra signos de inflamación en el cuello uterino, es preciso realizar otro examen especial para detectar la clamidia.

Si se detecta, existen tratamientos que dan muy buenos resultados. Existen diversos antibióticos para tratar la bacteria que la provoca. Algunos médicos les entregan a sus pacientes la medicación para llevarle a la pareja. Además, es posible que les sugieran realizarse un examen de control tres o cuatro meses después del tratamiento.

De cualquier forma, todos tenemos el poder de evitar este tipo de síntomas tan desagradables o las consecuencias graves a la salud, simplemente usando en cada relación sexual el condón femenino o el masculino.

09/HST/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content