Inicio » CNDH en crisis alista renovación o reelección de su titular

CNDH en crisis alista renovación o reelección de su titular

Por Anaiz Zamora Márquez
protestaCNDH02gabrielagodinezgonzalez

En medio de críticas de ineficacia, poca transparencia, no promoción y protección de las garantías de las mujeres, y en medio de un contexto social que podría definirse como “crisis humanitaria”, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) atraviesa un proceso de relevo o reelección de su actual titular, Raúl Plascencia Villanueva. 
 
Este miércoles 22 de octubre se cerró el registro de aspirantes a encabezar la CNDH. La senadora por el PRD Angélica de la Peña, presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la Cámara alta, informó que se registraron 39 candidatas y candidatos.
 
Anunció que hoy inició el proceso de depuración de la lista, a fin de que las comparecencias de las y los aspirantes ante la comisión que ella encabeza se lleven a cabo la próxima semana (del 27 a 31 de octubre).
 
La o el nuevo presidente de la CNDH –quien ejercerá funciones por un periodo de cinco años– deberá responder a las exigencias de organizaciones civiles, que acusan a la institución de ser “omisa, negligente y poco transparente” en su actuar.
 
En semanas recientes, personalidades de la academia, grupos sociales y activistas pidieron a la Cámara de Diputados someter a juicio político a Plascencia Villanueva –quien concluye su periodo el próximo 15 de noviembre–, pues sus acciones –según dijeron– “no protegen” sus derechos e incluso “van en contra de ellos”.
 
Pusieron como ejemplo que mientras la ONU señala que hay mil 695 denuncias por abusos cometidos por el Ejército y 495 por la Marina, la CNDH –durante el periodo del actual titular– sólo emitió 25 recomendaciones al respecto, a pesar de contar con los recursos económicos suficientes para investigar los hechos.
 
Es de destacar que en sólo cinco años, la CNDH incrementó su presupuesto en 55.2 por ciento, según los datos que la propia dependencia divulga en su página web. Mientras en 2010 tuvo un presupuesto por 889 millones 578 mil 369 pesos, para 2014 se le asignaron mil 416 millones 381 mil 46 pesos.
 
RECLAMOS
 
Organizaciones feministas y redes de mujeres han acusado la “omisión” de la CNDH ante las violaciones a las garantías humanitarias que enfrentan las mexicanas.
 
Por ejemplo, integrantes de la Red por los Derechos Sexuales y Reproductivos en México (Ddesser) protestaron en día recientes frente a la CNDH, para señalar la supuesta incapacidad del ombudsman nacional en la atención de los crecientes casos de feminicidio y violencia obstétrica. Las activistas se pronunciaron por la no reelección de Raúl Plascencia al frente de la Comisión.
 
Se suma que el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) –respecto a casos de mujeres que han recibido mala atención en sus partos en diversas clínicas del estado de Oaxaca, y a los que ha dado seguimiento– ha criticado que para emitir las recomendaciones al respecto, la CNDH no se acercó a las víctimas, lo que derivó en que sus resoluciones no fueran acordes a lo que ellas pedían, no procuraran la adecuada reparación del daño, y no ordenaran a los gobiernos solventar las fallas estructurales del sistema de salud que derivaron en violencia obstétrica.
 
La CNDH también se negó a abrir una queja sobre el caso de Irene Cruz Zúñiga, mujer indígena que a consecuencia de una mala atención durante su parto, quedó en estado vegetativo desde hace 13 años.
 
En cuanto a violencia de género, el organismo también recibió severos cuestionamientos de académicas que integraron el Grupo de Trabajo que elaboró el informe sobre violencia feminicida en el estado de Guanajuato, y del que se desprendieron recomendaciones para frenar el creciente número de asesinatos.
 
Las investigadoras denunciaron en su momento que la representante de la CNDH que formó parte del grupo se negó en todo momento a participar activamente en las reuniones para realizar la indagación, e incluso se abstuvo de votar las recomendaciones finales.
 
Aunque los señalamientos a la CNDH se hacen más evidentes y parecen acumularse de cara al proceso de elección, éstos no son nuevos. Y es que es añeja la demanda de que el organismo –con más presupuesto y recursos humanos a nivel continental– realmente respalde los Derechos Humanos (DH) de las mexicanas.
 
HISTORIA
 
La creación de la CNDH en 1990 fue resultado de muchos años de trabajo en defensa de los DH de las organizaciones que habían documentado los abusos cometidos en México por el gobierno federal y los estatales durante la llamada “guerra sucia” (años 70).
 
En sus primeros 10 años de vida, la CNDH tuvo un desempeño favorable e incluso varias de sus recomendaciones tenían un peso considerable, tal fue el caso de la detención ilegal, tortura y ejecución extrajudicial de Reyes Penagos Martínez, en Chiapas, donde el gobierno estatal fue obligado a pedir perdón públicamente a las víctimas.
 
No obstante, posteriormente fue perdiendo sus capacidades, según dan cuenta diversos informes consultados por Cimacnoticias.
 
En su informe “Política de Estado en materia de DH: un año más de buenas intenciones” (2005), el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (ProDH) cuestionó la actuación de la CNDH respecto a la alarmante situación de feminicidio en Ciudad Juárez, Chihuahua.
 
De acuerdo con el ProDH, en este caso paradigmático la CNDH se limitó a presentar el “Informe especial sobre los casos de homicidio y desapariciones de mujeres en el municipio de Juárez, Chihuahua”, que si bien documentaba la situación y su contexto, no tenía la facultad para llamar la atención a las autoridades que permitieron esas violaciones a DH, como pudo haberlo hecho si hubiera emitido una recomendación al respecto.
 
En 2008, la organización Human Rights Watch (HRW) publicó el informe “La Comisión Nacional de Derechos Humanos de México. Una evaluación crítica”, en el que afirmó que “cuando se trata de impulsar medidas para mejorar el pobre historial de violaciones de DH en México, a través de asegurar un recurso efectivo a las víctimas y de promover reformas estructurales (a las legislaciones), la actuación de la CNDH ha sido decepcionante”.
 
Añadió que la CNDH habitualmente abandonaba antes de su resolución, los casos de violaciones de DH que documentaba. “Una vez documentadas las violaciones y tras emitir recomendaciones sobre cómo repararlas, los visitadores de la CNDH optan por no monitorear la implementación de las recomendaciones, cuyo fin es garantizar que se reparen los abusos”, documentó.
 
Si bien HRW reconoció el informe realizado por la CNDH sobre los abusos y delitos cometidos en mayo de 2006 durante los operativos policiacos en San Salvador Atenco, Estado de México, así como las recomendaciones emitidas en el caso, señaló la falta de capacidad del organismo para darle seguimiento a sus recomendaciones, y el hecho de que “no se tomó el trabajo de refutar los argumentos invocados por el secretario de Seguridad Pública para justificar la falta de implementación de las recomendaciones”.
 
En 2008, el entonces presidente de la CNDH, José Luis Soberanes, presentó ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) una acción de inconstitucionalidad contra la despenalización del aborto en el DF, sin informar ni tomar en cuenta la opinión de los integrantes del Consejo Consultivo de la Comisión, lo que le valió severos señalamientos por parte del movimiento feminista.
 
El periodo de Plascencia Villanueva tampoco significó para las mujeres un cambio en la forma en que la CNDH protegía, defendía y promovía sus DH, ya que la CNDH se ha mantenido ausente de las discusiones para despenalizar el aborto en Guerrero o “proteger la vida desde la concepción” en Nuevo León, y no ha apoyados las solicitudes de activación de la Alerta de Violencia de Género.
 
De acuerdo con los tiempos del procedimiento para renovar la presidencia de la CNDH, la publicación del dictamen para el nombramiento tiene que estar listo antes del próximo 13 de noviembre.
 
Entre la lista de 39 aspirantes se encuentran Patricia Olamendi Torres, ex subsecretaria de Relaciones Exteriores y experta del Comité de DH de la ONU; Laura Gómez Ortiz, ex visitadora de la CNDH, así como Sara Irene Herrerías, ex fiscal de Atención a Víctimas del Delito; María Soledad Ruiz, ex dirigente perredista, y María Teresa Vallejo Gómez.
 
También se sabe de la candidatura de Ricardo Bucio, presidente del Consejo Nacional para Prevenir y Erradicar la Discriminación (Conapred); Luis Armando González Plascencia, ex ombudsman capitalino; Mauricio Farah Gebara, secretario general de la Cámara de Diputados; Carlos Pérez Vázquez, coordinador de DH de la SCJN; el activista José Luis García Salazar, y el ombudsman de Querétaro, Miguel Nava Alvarado. Por su parte, Raúl Plascencia Villanueva busca la reelección.
 
14/AZM/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: