Inicio Colombia: La Ciudad de las Mujeres, refugio contra la violencia

Colombia: La Ciudad de las Mujeres, refugio contra la violencia

Por Cristina P. Fraga

“Cuando llegué a Cartagena de Indias en 1998, me encontré con un panorama desolador. Mujeres víctimas de la violencia paramilitar y abandonadas a su suerte andaban por las calles deambulando, cargadas de niños, sin saber a quién y a dónde dirigirse, a quién pedir ayuda humanitaria, completamente desorientadas, en una ciudad que no conocían, en una comunidad hostil donde su presencia generaba sospecha”.

Éstas son las primeras palabras con las que nos recibe Patricia Guerrero, fundadora, junto con otras mujeres, de la Liga de Mujeres Desplazadas, organización que lucha por la restitución de los derechos humanos fundamentales de las mujeres en la ciudad de Cartagena de Indias y el Departamento de Bolívar.

A lo largo y ancho de Colombia, más de 40 mil mujeres en los últimos años se han visto obligadas a refugiarse de la violencia de grupos paramilitares y guerrilleros.

La Liga se creó buscando un cajón para enterrar a una mujer, relata Guerrero.

Una abogada prestigiosa, de rostro fascinante y palabras contundentes, que después de trasegar en distintos foros Internacionales como experta en temas de género, ante las Naciones Unidas, en la Comisión de Derechos Humanos de Ginebra y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de Washington, se empeñó en encontrarlas y reunirlas.

Le costó 2 años convencerlas de que era un tema de derechos humanos y que entendieran cómo se producía la violencia de género. Fue su primer objetivo.

Se plantearon el fortalecimiento de las formas de organización de mujeres desplazadas, promoviendo la participación pacífica en todas sus actividades y también, como objetivo prioritario, la equidad de género y la realización plena de los derechos de las mujeres.

Otro tema fundamental era conseguir el reconocimiento del estatuto de refugiadas para las mujeres que se vieron forzadas a traspasar, en razón de desplazamiento forzado, las zonas de fronteras. La consecución de viviendas dignas para ellas y su prole era otro eje fundamental de actuación.

Los primeros años, la Liga se consolidó y fue creando redes de apoyo para todas aquellas mujeres que seguían llegando. Viendo que la mayoría de las mujeres eran madres solteras y que tenían que dejar a sus hijas e hijos solos o al cuidado de alguna compañera, la Liga construyó, con el apoyo de ACNUR y la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI), un pequeño local para utilizarlo como guardería.

Este local se convirtió en un refugio insuficiente para la inmensidad de mujeres que necesitaban dónde alojarse. También se comenzó a capacitar a las mujeres para ayudarlas a ganarse la vida.

LA CIUDAD DE LAS MUJERES

En el año 2003, la Liga creó su proyecto estrella. Se trataba de buscar los recursos para construir viviendas dignas para las 300 mujeres que en aquellos momentos conformaban la Liga.

Tras meses y meses buscando financiación sin obtener resultados positivos, en el 2004 el senador Demócrata de los Estados Unidos, Patrick Leía, les consiguió del gobierno estadounidense medio millón de dólares para la construcción de casas, cantidad insuficiente para las 300 mujeres que las necesitaban, por lo que fue necesario buscar mas recursos. Aún así se pusieron manos a la obra comenzando el proyecto en el término de Tubarko, a 15 kilómetros de Cartagena.

Para optimizar los recursos y poder reducir los costos de construcción, la Liga creó una pequeña fábrica de ladrillos de adobe. Esta factoría dio trabajo a 30 mujeres, capacitándolas para el oficio y con dos máquinas se fabricaron 95 mil bloques de adobe de cemento que se necesitaban para su construcción.

AÚN PERSEGUIDAS POR PARAMILITARES

En medio de todo ese trasiego y trabajo intenso, han aparecido los mensajes del pasado. Un grupo de miembros de los escuadrones de la muerte comenzaron a dejar cuerpos sin vida y descuartizados al lado de la urbanización o en cultivos de maíz que servían como financiación y ayuda para la subsistencia de muchas mujeres y niños. Este hecho no ha sido investigado por las autoridades locales y los responsables siguen en el anonimato.

Aun con todos estos escollos, La Ciudad de las Mujeres fue inaugurada en marzo de 2006, escogiendo el nombre por votación.

En este momento, además de las viviendas han construido un centro multifuncional (sufrió un violento incendio todavía hoy no esclarecido) que en la actualidad sirve de escuela a los 300 niñas y niños que allí habitan, y se están llevando a cabo otras nuevas fases de edificación.

La vida de las mujeres que allí habitan se ha ido normalizando y la mayoría han conseguido trabajos en el exterior de la “ciudad” y se trasladan diariamente a Cartagena de Indias y alrededores.

La Liga de las Mujeres desplazadas ha recibido numerosos premios internacionales, entre el que se encuentra el Premio Rey de España de Derechos Humanos, concedido en el año 2006.

07/CPF/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más