Inicio Cómo eliminar lo que nos daña

Cómo eliminar lo que nos daña

Por Juana Eugenia Olvera*

Hay personas que son proclives a guardar cuanta cosa que encuentran como "recuerditos" de todo lo que van experimentando en el transcurso de sus vidas, sin discernir lo positivo de lo negativo o, en confusión, según sus estados emotivos.

Luego se extrañan que no puedan olvidar aquella persona que las dañó, o determinada etapa en la que pasaron por verdaderas tragedias que las marcaron y si buscamos en sus cajones, encontraremos una infinidad de objetos relacionados con esos momentos.

Lo primero que hay que hacer cuando una etapa de nuestra vida termina, es deshacerse de todo lo que nos la recuerde, aunque hayamos tenido momentos plenos.

No hemos alcanzado el punto de finalizar todo en armonía y generalmente vamos acumulando todas las situaciones negativas que generalmente desembocan en broncas gigantes, que lejos de cerrar en armonía, nos llevan al caos y a la confusión.

Aún situaciones de enfermedad dejan sus marcas. Recuerdo una señora que había tenido un embarazo difícil, desde los clásicos mareos, náuseas y todo lo que conlleva. La pérdida del bebé y las tristezas, el duelo, el vacío.

Habían pasado más de dos años de esa experiencia, incluso hubo un cambio de casa y de pronto empezó a sentirse mal, como si repitiera toda la etapa dolorosa de su embarazo. Finalmente fui a revisar la casa para ver qué estaba pasando y realmente no encontré ningún tipo de energía nociva, por lo que empecé a indagar sobre ¿qué era lo que había traído de su vieja casa?

Ella empezó por hacer una revisión mental, de qué cosa del pasado estaba presente en su nuevo hogar, y se dio cuenta que recién había puesto la colcha que había usado en toda la etapa de su fallido embarazo.

Recordó nítidamente que a partir de que la colcha había sido nuevamente empleada, ella había empezado a sufrir las náuseas y la depresión vivida. Desde luego, al deshacerse de ella, la salud, la alegría y la normalidad regresaron.

En ocasiones las compras en casas de empeño, bazares y remates de demoliciones, suelen generar situaciones que no se dan crédito.

Un arquitecto que estaba construyendo una casa tipo colonial, encontró en un remate una puerta que cubría las necesidades que tenía. La adquirió y la puso en el lugar destinado. Una vez terminada, la casa fue ocupada por su familia. A los pocos días empezaron a escuchar gritos desquiciados, llantos, insultos.

En un principio no quisieron prestar atención a lo que sucedía por las noches, pero como el insomnio se hizo presente, el arquitecto empezó a investigar de donde provenía la puerta y la sorpresa le hizo darse cuenta que tenía que eliminarla, ya que había sido la puerta principal del manicomio que estuvo ubicado en Mixcoac.

Generalmente recomiendo que los objetos que nos refieren a recuerdos positivos sean los que merecen la pena guardarse, no así los que representan, dolor, castigo, sufrimiento.

Algo muy común por la influencia del catolicismo es colocar cruces sobre las camas, lo cual es nocivo para las relaciones de pareja, sobre todo porque dentro de la costumbre se habla mucho de "cargar tu cruz". Algo absurdo, masoquista y destructivo.

Aparte del significado que tiene de martirio, doloroso y mortal, la figura de la cruz es una figura desequilibrada, ya que uno de los largueros es más corto que el otro y sabemos que las figuras inarmónicas generan energías inarmónicas.

Si aparte de esto, todavía colocan cruces que han estado sobre los féretros de familiares, pues ya podrán darse cuenta del ambiente que están generando, aparte de las depresiones, los desequilibrios emocionales estarán a la orden del día.

Desde luego que para muchas personas, deshacerse de hábitos nocivos es muy difícil, pero en vías de tener una vida sana y armónica es indispensable cambiar nuestra forma de ser.

Para quienes son practicantes de la religión católica es mejor que practiquen las enseñanzas de amor y comprensión del maestro Jesús, en lugar de estar festejando su muerte. ¿No lo creen?

*Narradora oral, astróloga y terapeuta.

12/JEO/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content