Inicio Con 8 pesos, estudiantes pueden comer sanamente, sin chatarra

Con 8 pesos, estudiantes pueden comer sanamente, sin chatarra

Por Daniela Pacheco y Sarai Cabral

El Poder del Consumidor (EPC) y el Consejo Latinoamericano y del Caribe de Organizaciones de Consumidores (OCLAC), que agrupa a 31 asociaciones de consumidores de 16 países, consideran que ante la epidemia de obesidad en la infancia es necesaria una alimentación saludable en las escuelas, para lo cual presentó una propuesta a las autoridades de la Secretaría de Salud (SS) de México y de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Para demostrar la viabilidad de la propuesta, EPC realizó ayer un desayuno sano, económico, orgánico y solidario con más de 200 alumnos de la Escuela Secundaria 103 de la Ciudad de México.

La preocupación fundamental se basa en que la OMS admite una epidemia global de sobrepeso y obesidad, lo que se ha constituido rápidamente en el mayor problema de salud pública en gran parte del mundo. Este problema está íntimamente relacionado al aumento de enfermedades crónicas como la diabetes mellitus, afecciones cardiovasculares, hipertensión y ciertos tipos de cáncer.

“Lo que están haciendo las cooperativas escolares y la política de la Secretaría de Educación Pública es educar hacia la obesidad”, señaló Alejandro Calvillo, director de El Poder del Consumidor, durante el desayuno.

El objetivo la campaña lanzada por la agrupación es reducir el consumo de alimentos y bebidas con elevadas cantidades de azúcar, sodio, grasas y grasas trans en las escuelas y, por el contrario, fomentar el consumo de frutas y verduras, cereales integrales y agua potable.

DESAYUNO BALANCEADO Y ECONÓMICO

El desayuno en la Secundaria 103 incluyó amaranto y cacao, dos especies vegetales de las que México es centro de origen y que fueron parte de la rica y nutritiva alimentación prehispánica, leche orgánica y una fruta de temporada. El costo del desayuno fue menor a los 8 pesos que los niños gastan en promedio diariamente en la cooperativa escolar.

Los alumnos comieron barras de amaranto con cacahuate producidas por Quali, que agrupa a 180 familias de 80 pueblos de cultura popoloca, nahua, mixteca y de campesinos mestizos. Su producción es orgánica y fue reconocida recientemente con el “Premio Nacional Agroalimentario 2008”.

Además degustaron un chocolate con leche elaborado por la organización campesina maya Kay Kab, que produce cacao orgánico en la región del Soconusco, al sureste de Chiapas. Esa organización la integran cinco grupos comunitarios que producen pinole, tazcalate, soyakab y chocolate en polvo.

RESULTADOS DEL PROYECTO

La finalidad de este desayuno fue demostrar la posibilidad de mejorar la calidad de alimentación en las niñas y niños de México, ante la epidemia mundial de sobrepeso y obesidad.

El proyecto ha dado como resultado una reducción de 5 kilos en 6 meses en niñas de la secundaria 23, escuela que tiene con el programa un año. A través de encuestas se ha estudiado la aceptación de los desayunos orgánicos. La primera semana, los estudiantes demandan comida chatarra; lassiguientes semanas comienzan a acostumbrarse.

Alejandro Calvillo denunció que la relación entre la Secretaría de Educación Pública (SEP) y las grandes empresas es muy profunda, por lo que las recomendaciones sobre bebidas, realizadas en febrero del año pasado por el Instituto Nacional de Nutrición no se han aplicado en las escuelas públicas.

EL CÓDIGO PABI

Las empresas propusieron en septiembre pasado el código Pabi (Código de Autorregulación de Alimentos y Bebidas para el Público Infantil), pero Calvillo sostiene que éste no sirve, pues lo único que buscan las empresas es vender más. En particular porque, explicó, “no hay sanciones económicas a las empresas ni un cuerpo que juzgue publicidad que sea independiente”.

Asimismo, señaló que el código Pabi, a diferencia de los códigos de autorregulación a nivel mundial, ni siquiera menciona la publicidad que privilegia el regalo por encima del producto, que es una de las formas de manipular el deseo de los niños por consumir productos chatarra.

Igualmente, no hay regulación de personajes ficticios o reales con los cuales los niños pueden tener una relación afectiva, para la publicidad de alimentos y bebidas con un alto contenido de azúcar, grasas y sal, enfatizó Alejandro Calvillo.

LA PROPUESTA DE LOS CONSUMIDORES

La escuela es un espacio privilegiado para la educación nutricional, porque es durante la primera década de vida cuando se forman los hábitos alimenticios que permanecen a lo largo de la vida. Por ello, los consumidores proponen reglamentar los alimentos en los kioskos escolares (“cooperativas”) para impedir la venta de alimentos chatarra con alto contenido de azúcar, sal, grasas saturadas y grasas trans (grasas hidrogenadas).

Consideran que debe prohibirse en las escuelas el expendio de:
bebidas adicionadas con cafeína, taurina, glocoronalactona o cualquier sustancia que actúe como estimulante, por sus efectos en el sistema nervioso; bebidas diseñadas para deportistas de alto rendimiento, por su elevado contenido de sales y bebidas con edulcorantes artificiales, por desconocerse sus impactos sobre la salud a largo plazo.

Proponen asegurar a la comunidad escolar el acceso gratuito al agua debidamente potabilizada para su consumo directo.

Consideran que los centros educativos deben ofrecer y promover el consumo de frutas, verduras y cereales integrales entre las y los escolares, y que la educación alimentaria y nutricional debe ser incorporada en la currícula escolar.

Con la presentación de este primer desayuno saludable, económico, orgánico y solidario, El Poder del Consumidor planteó “una política integral que vele por los intereses colectivos y no por los de las empresas productoras de comida chatarra puede llevar alimentos sanos a las escuelas, brindar productos elaborados con cuidado del medio ambiente y fortalecer alternativas productivas de cooperativas rurales e indígenas”, declaró Alejandro Calvillo, director de la organización.

08/DPySC/VR/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más