Inicio Constante agotamiento del “modelo maquilador” en México

Constante agotamiento del “modelo maquilador” en México

Por Rafael Maya

Como los sueños que se esfuman, la industria maquiladora en México, cuyo auge en décadas pasadas empleó a miles de mujeres, padece un agotamiento provocado por la recesión en Estados Unidos y la voraz competencia en el mercado internacional, que está dejando en la calle, enfermas y sin seguridad social a centenares de trabajadoras que ahora sobreviven de milagro en la informalidad.

De cara al IV Informe de Gobierno, el próximo 1 de septiembre, se prevé que el jefe del Ejecutivo resaltará los supuestos “avances” en materia de empleo, pero que omitirá abordar las miles de plazas que se han perdido en la maquila y las condiciones “precarias” en las que labora el personal que aún conserva su puesto.

Claudia Montoya fue despedida este año de Confecciones Monclova, planta establecida en Ciudad Frontera, Coahuila, y filial de la trasnacional estadounidense del vestido Sara Lee, como parte del proceso para cerrar la empresa en septiembre próximo.

Con lesiones severas en hombros y brazos debido al extenuante trabajo de la confección, la mujer de 38 años y madre de una niña de 12, no tuvo más remedio que emplearse como cocinera y afanadora en un restaurante de la localidad. A los seis meses fue despedida, y sin otra alternativa ahora trabaja desde su casa preparando platillos por pedido. De ese modo subsiste en su papel de jefa de familia.

Investigadoras de la maquila y el empleo femenino, sindicalistas, y activistas por los derechos humanos de las mujeres, dan la señal de alerta sobre un proceso en el que cada vez más trabajadoras de esa industria son despedidas, y las que aún conservan la “chamba” padecen peores condiciones laborales y salariales.

Advierten que en cuatro años de gobierno del presidente Vicente Fox -a pesar de sus promesas y compromisos a favor de las mujeres trabajadoras de la maquila-, las secretarías del Trabajo y de Economía nada han hecho para evitar el creciente desempleo femenino y la precarización laboral en ese sector.

Por el contrario, lamentan las especialistas, la actual administración se obstina en seguir aplicando una política económica que favorece sin cortapisas a los capitales extranjeros “golondrinos” (de fugaz estancia en el país), en detrimento de las industrias y empresas nacionales.

DESFEMINIZACION DE LA MAQUILA

En su investigación “Trabajo femenino y dinámica regional en la industria maquiladora de México”, María Eugenia de la O profesora-investigadora del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS), apunta que la “desfeminización” de la fuerza de trabajo en la Industria Maquiladora de Exportación se traduce en el “deterioro estructural” de las oportunidades laborales para las mujeres en ese sector.

Explica que la reciente incorporación masculina en áreas como la confección y la electrónica, antes de predominio femenino, “no ha significado la disminución de la brecha ocupacional entre hombres y mujeres, sino la falta de mejores oportunidades de empleo para ambos”.

En otro estudio reciente (“Expansión interritorial y trabajo femenino en industrias globales de México”), María Eugenia de la O apunta que cuando las maquiladoras llegaron a la frontera norte de México -a fines de los años 60- las mujeres fueron la fuerza de trabajo requerida, contribuyendo así a un mercado de trabajo feminizado.

“Pero con el paso del tiempo -prosigue-, a raíz de una mayor especialización productiva y de contextos de crisis económica, la ocupación de las mujeres se vio afectada, al concentrarse en las actividades más tradicionales y menos remuneradas.

“Finalmente, la expansión de actividades maquiladoras (en años recientes) al interior del país se asoció con el resurgimiento de patrones feminizados de trabajo pero en nichos de menor oportunidad.”

RECORTES

La responsable de Capacitación de la organización civil de asesoría a trabajadoras de la maquila Servicio, Desarrollo y Paz (Sedepac), Gloria Tello, subraya que la industria maquiladora en México atraviesa por la más severa crisis desde que se instaló en la frontera norte hace 40 años.

Sostiene que el “agotamiento” del modelo maquilador se refleja en la pérdida constante de empleos en el sector desde hace tres años. Apunta que en 2001, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI), fueron despedidos 219 mil 188 trabajadores y trabajadoras, 17 por ciento del total de personal ocupado.

En 2002, continúa, 280 mil 796 personas perdieron su empleo en la maquila, aunque -aclara- el Consejo Nacional de la Industria Maquiladora de Exportación, a diferencia del INEGI, da una cifra de personal despedido más elevada: 310 mil. Tello acota que a pesar de que los datos no están desagregados por sexo, la mayoría del personal cesado es femenino.

Otros datos oficiales revelan que en términos netos, el desempleo en la maquila durante 2003 sólo afectó a las mujeres al ser despedidas 13 mil 671 trabajadoras. El empleo total en las maquiladoras cayó de 1 millón 310 mil 26 plazas en el 2000 a 1 millón 55 mil 383 plazas en 2003, es decir, 254 mil 643 trabajadores despedidos, en su inmensa mayoría mujeres.

Al mismo tiempo, entre 2002 y 2003 hubo un incremento de mil 106 plazas para varones en el sector maquilador. En 2002 laboraban 538 mil 229 hombres, mientras que en 2003 la cifra ascendió a 539 mil 335.

ENORME COSTO SOCIAL

La directora ejecutiva de la Coalición por Justicia en la Maquila -organización con sede en San Antonio, Texas- Martha Ojeda, advierte que las industrias textil y de la electrónica han sido las más golpeadas por el desempleo en años recientes, con repercusiones más severas para las mujeres.

Explica que al concluir en 2004 un acuerdo para exentar de impuestos a las empresas extranjeras del vestido, como parte del Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN), ocurrió una “desbandada” de esas maquiladoras a otros países.

Añade que la industria de la electrónica “huyó” a China, para tener mayores facilidades del gobierno y contratar mano de obra todavía mucho más barata.

Ojeda, quien laboró durante 20 años en diversas plantas maquiladoras en la frontera norte como la empresa Sony en Nuevo Laredo, Tamaulipas, indica que ahora las maquilas de la confección se desplazan hacia el centro-sur de México (Puebla, Oaxaca y Chiapas), como parte del Plan Puebla Panamá (PPP) que ofrece amplias oportunidades para el capital extranjero.

Puso como ejemplo que en el central estado de Puebla, la industria de la confección está contratando a centenares de mujeres indígenas en condiciones de “esclavitud”: jornadas laborales de 12 horas y pésimos salarios. Observa que para esas mujeres la maquila es la única opción para paliar su pobreza.

Martha Ojeda relata cómo el norteño estado de Coahuila ha sido de los “más golpeados” recientemente por el cierre de maquiladoras. En seis meses, la empresa Cableados del Norte -filial de Alcoa Fujicura, de capital japonés y estadunidense- despidió por cierre a seis mil 500 trabajadores, 90 por ciento mujeres. En esa maquila las obreras ensamblaban cableado eléctrico automotriz.

Y a esos recortes, denuncia, se sumarán las cerca de mil 200 mujeres que Confecciones Monclova echará a la calle en septiembre próximo, luego de que Sara Lee anunció la salida de México de todas sus plantas. Sedepac ha denunciado que la empresa se niega a indemnizar a centenares de trabajadoras que padecen severas lesiones musculares y de la columna, debido a las extenuantes cargas de trabajo.

Ojeda lamenta que la industria maquiladora está dejando un “gran costo social” al despedir a mujeres gravemente deterioradas en su salud, sin indemnización y con escasas o nulas posibilidades de conseguir otro empleo.

Pone como ejemplo que en la empresa Autotrim de Matamoros, Tamaulipas, -en donde las y los trabajadores hacen la costura del recubrimiento de volantes automotrices-, las mujeres están expuestas a solventes y químicos peligrosos, que les han acarreado daños a su salud reproductiva.

La dirigente de la Coalición por Justicia en la Maquila resalta que muchas mujeres que son despedidas de las maquilas en la frontera norte, a pesar de ser jóvenes menores de 40 años, no encuentran empleo, ya sea por los daños en su salud o su baja escolaridad, y se dedican a vender periódicos o limpiar parabrisas en las calles.

“Ya ni siquiera los changarros son opción para ellas”, afirma indignada.

LAS MARAVILLAS DE FOX

Verónica Leyva, integrante del Centro de Estudios y Taller Laboral en Ciudad Juárez, Chihuahua, perteneciente al Frente Auténtico del Trabajo (FAT), denuncia que el presidente Fox incumplió con su promesa al comenzar el sexenio de implementar la perspectiva de género en la política económica.

Subraya la “falta de voluntad” del mandatario para generar acciones que garanticen la permanencia en el empleo. Al contrario, indica, el presidente ha dado “manga anchísima” a la industria maquiladora en detrimento de los derechos laborales de las y los trabajadores.

En entrevista, María Eugenia de la O concluye que Vicente Fox jamás cumplió con un convenio (por demás “ambiguo”, apunta) firmado hace dos años entre la Secretaría del Trabajo y la IME, para mejorar las condiciones laborales de las trabajadoras de la maquila. Pero, lamenta, “no se abrió ninguna guardería extra”.

Al tiempo que ocurre una desfeminización de la industria maquiladora, sentencia la especialista, las condiciones laborales de las y los trabajadores en general se están “feminizando” debido a la precariedad, bajos salarios y carencia de seguridad social del empleo.

“Lo que era una situación que históricamente han padecido las mujeres, ahora lo sufre toda la población.”

2004/RM/LR/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content