Inicio Contagiadas de VIH dos y medio millones de jóvenes en 2003

Contagiadas de VIH dos y medio millones de jóvenes en 2003

Por Lourdes Godínez Leal

En 2003, cerca de dos y medio millones de mujeres jóvenes en el mundo fueron infectadas con el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH), cifra equivalente al total de la población de Houston, considerada como la cuarta ciudad más grande de Estados Unidos, señaló hoy Javier Domínguez del Olmo, del Fondo de Población de las Naciones Unidas (FNUAP).

Durante la conferencia Los jóvenes y el sida, en el marco de la XXV Feria del Libro en el Palacio de Minería, el especialista explicó que de los cinco millones de nuevas infecciones registradas en 2003, 700 mil fueron de menores de 15 años. Asimismo, indicó que cada día se contagian alrededor de 14 mil jóvenes, en su mayoría, menores de 25 años.

El especialista lamentó que aún persistan mitos en torno a esta pandemia, sobre todo en la población juvenil, ya que es la más vulnerable.

Entre las falsa creencias que recordó Domínguez se encuentran la idea de que durante la primera relación no hay peligro de contagio, que la apariencia saludable de una persona significa que no está infectada, que los anticonceptivos protegen contra el virus y que la enfermedad se puede adquirir al saludar de mano a una persona infectada o por compartir el escusado.

Las y los jóvenes asistentes al evento reconocieron que la falta de información, el inicio de la vida sexual a edades tempranas, tener varias parejas sexuales y la resistencia a usar el condón, son las situaciones que los hacen más vulnerables a la adquisición de la enfermedad.

Africa y América Latina son las regiones en las que las mujeres son más afectadas por la pandemia. En ambos continentes las trabajadoras sexuales y los hombres captan la mayor parte de las infecciones.

En el caso de México, la mortal enfermedad se concentra en hombres que tienen sexo con otros hombres (no necesariamente homosexuales), y como consecuencia se ha incrementado en las mujeres, sobre todo en amas de casa, de comunidades rurales e indígenas.

El sida, explicó el especialista de Onusida, afecta a las y los jóvenes, pues disminuye la esperanza de vida. Para explicar lo anterior, puso como ejemplo el caso de Botswana, donde hace una década la esperanza de vida era de poco mas de 55 años de edad, y ahora es de 47 años.

Mujeres y hombres jóvenes están muriendo aceleradamente en la mayoría de los países del mundo a consecuencia de la enfermedad, lo que está provocando que el cuidado de sus hijos quede en manos de otros familiares, como los abuelos. Tan sólo en América Latina, el número de huérfanos a causa del sida es de 14 millones.

Las y los jóvenes, comentó Domínguez del Olmo, se encuentran en el centro de la epidemia, su comportamiento, la protección de sus derechos y los servicios de información y educación que reciban, ayudarán a mejorar su calidad de vida.

04/LGL/GBG/

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content