Inicio Continúa firme huelga de Euzkadi con solidaridad de mujeres

Continúa firme huelga de Euzkadi con solidaridad de mujeres

Por Soledad Jarquín Edgar

Mientras el gobierno mexicano continúa dilatando la respuesta a favor de los trabajadores de la empresa Euzkadi, la solidaridad de las mujeres con más de 600 empleados da nuevo aliento a esa lucha por la defensa de los derechos laborales.

Desde su cocina, su lugar de trabajo desde hace un tiempo, Conchita Velez, aseguró que continuará la colaboración de las mujeres en esta lucha por los derechos de los trabajadores, esposos, hijas e hijos, incluso sus yernos. “La empresa nos debe mucho como habitantes de El Salto, como familias…”, dice en tono claro.

“Las mujeres sufrimos hoy en día cansancio físico y emocional. Una huelga así, de más de dos años, nos ha puesto a todas y todos en malas condiciones, pero somos nosotras, las mujeres, las esposas, las madres, las suegras y las hermanas quienes tenemos que dar el respaldo emocional, sacudir cualquier depresión, apoyar económicamente a las familias”, dijo.

LA HISTORIA

Jesús Torres Nuño, secretario general del Comité Ejecutivo del Sindicato Nacional Revolucionario de trabajadores de la Compañía Hulera Euzkadi, explicó que el gobierno mexicano apostó -como la Continental AG-, al desgaste de las y los trabajadores que demandaban el respeto a sus derechos laborales.

Sin embargo, dijo que en la mayoría de los casos fueron las mujeres quienes alentaron a no declinar y son quienes actualmente contribuyen en el sostenimiento de sus familias.

El líder sindical aseguró en entrevista que actualmente hay un buen estado de ánimo en los trabajadores, pues el reconocimiento de la existencia de huelga por parte del gobierno mexicano es una luz importante en el largo camino que han tenido que emprender y que ha costado mucho a las familias de El Salto, pues además de las presiones financieras, han sido objeto de amenazas, atentados y hasta hostigamiento.

Además, Torres sostiene que la huelga de Euzkadi representa una lucha no sólo para los trabajadores de esa empresa, sino que enfrenta a un grave error del gobierno mexicano, al crear a la trasnacional la figura de “inexistencia de huelga”, que posteriormente podría aplicar a todos los trabajadores mexicanos.

POLÍTICA ANTILABORAL Y FASCISTA

En 1998, la empresa trasnacional alemana Continental AG adquirió en México la compañía Euzkadi, entonces propiedad del empresario Carlos Slim. En la planta de El Salto, Jalisco laboraban mil 164 trabajadores y en la de San Luis Potosí alrededor de mil más.

Fue entonces cuando empezaron los problemas. La empresa despidió a 17 trabajadores que consideraba dirigentes sindicales y en los dos años siguientes, presionó al sindicato para que aceptara un proyecto de productividad que, entre otras cosas, contenía una jornada laboral de 12 horas de manera obligatoria, la reducción gradual de salarios hasta en 50 por ciento en algunas áreas, así como un reglamento interior del trabajo fascista.

El 16 de diciembre de 2001, agrega el dirigente sindical, Continental AG, determinó de manera unilateral e ilegal cerrar la empresa afectando a los mil 164 trabajadores, “que de la noche a la mañana se quedaron sin trabajo, pero que además fueron boletinados en el área de El Salto para que no fueran contratados”.

SACAMOS LA CARA

A Concepción Velez, de 52 años de edad, se le atribuye la responsabilidad moral de organizar a las mujeres. Ella es una “autoridad” de solidaridad frente a las otras. Por eso busca la forma de contribuir a reducir la carga de los hombres frente al conflicto laboral.

“Imagínese, dice, primero empezó a escasear el dinero. Muchos de nuestros hijos e hijas dejaron de ir a la escuela; alrededor de 90 parejas se separaron como resultado de la inestabilidad económica, pero muchas otras, la mayoría estamos luchando con ellos”.

Sumado a ello está el que a los familiares de quienes están en huelga se les niega el trabajo en las fábricas del corredor industrial. Los empresarios niegan los hechos, que no hay trabajo, sin embargo en todas las puertas de las fábricas dice “hay vacantes”.

A la fecha, Continental AG logró la liquidación de unos 350 trabajadores que, ante la situación económica aceptaron la indemnización, a pesar de que fue menor a la que les correspondía.

Más de 600 permanecen desde hace dos años y medio en huelga, todos ellos apoyados por sus familias. La Continental AG tiene en el mundo un total de 25 plantas, es considerada la cuarta productora de neumáticos más importante del globo terráqueo y la primera en Europa.

El secretario general del Comité Ejecutivo del Sindicato Nacional Revolucionario de trabajadores de la Compañía Hulera Euzkadi, Jesús Torres aseguró que desde un principio sería difícil sentirse engañados por el gobierno mexicano. “Con Carlos Abascal, como secretario del Trabajo, la respuesta es de agresión, toda vez que no aceptamos la imposición de Continental AG y por demandar violaciones a nuestros derechos laborales”.

“Yo creo que el gobierno mexicano obedeció ciegamente a Continental, prueba de ello es que le creo una figura exclusiva que es la improcedencia a la huelga, término que por su puesto no existe, Entendimos que estábamos defendiendo no sólo nuestro derecho a la huelga, pues de aplicarse con nosotros ese término, lo aplicarían con todos los trabajadores de México, por eso seguimos pelando”.

Ahora ya se ha reconocido la existencia de la huelga, increíblemente fue dos años y medio después, pero seguimos sin una respuesta clara, la empresa sigue cerrada y la trasnacional está en la misma postura de siempre.

Cabe señalar que un grupo de trabajadores viajó a Alemania donde denunció las anomalías que esta empresa comete con trabajadores de San Luis Potosí y el Ecuador.

La repuesta –explica Torres, es increíble. El presidente de la empresa Manfred Wennemer, anunció que a más tardar en 30 años van a cerrar las fábricas que tienen en Alemania, lo cual nos podrá dar una idea de que la Continental voltea hacia los países donde hay mayor flexibilidad o posibilidades de aplicar su política antilaboral y donde la mano de obra es prácticamente regalada, como ya lo hace en la República Checa, Polonia y Tailandia y existe la posibilidad de ampliarse a Brasil, además de cerrar las plantas que tienen en Estados Unidos de Norteamérica.

2004/GV/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más