Inicio Contradicción en cifras de SHCP sobre becas a embarazadas

Contradicción en cifras de SHCP sobre becas a embarazadas

Por Gladis Torres Ruiz

Sobre la asignación de recursos para el Programa Becas de Apoyo a la Educación Básica de Madres Jóvenes y Jóvenes Embarazadas, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) se contradice en informes entregados al Congreso de la Unión: por una parte, señala que en los primeros 5 meses del año no asignó dinero para este programa, mientras que en información enviada a la Comisión de Equidad y Género de la Cámara de Diputados señala que para este año asignó 52 millones de pesos, de los cuales a la fecha ha ejercido cerca de 30 millones.

Bajo el argumento de la crisis económica, Hacienda señala en el Informe sobre Gasto Programable de los Ramos Administrativos Enero-Mayo 2009, entregado al Congreso de la Unión el 28 de julio pasado, que durante los primeros meses del año no asignó ni un peso a varios programas de la Secretaría de Educación Publica (SEP), entre los que se encuentra el mencionado programa a favor de las mujeres jóvenes del país.

En contraste, en los reportes sobre el ejercicio presupuestal para las mujeres y la igualdad de género, que otorga el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) cada trimestre y que envía a la Comisión de Equidad y Género, se afirma que del presupuesto asignado para 2009 a marzo se había ejercido el 14. 7 por ciento; y en el Segundo Análisis Trimestral reporta que a junio se ejerció el 29.93 por ciento de un total de 52 millones de pesos asignados para este año.

Mientras que información de la SEP señala que para el ciclo escolar 2008-2009, se otorgaron 4 mil 438 becas, sin embargo no existen datos de las becas otorgadas en 2009, razón por la que tampoco se registran avances en los indicadores del primer semestres de este año.

Cabe destacar que los documentos mencionados fueron elaborados por acuerdos de una mesa tripartita instalada en 2008, con la SHCP, el Inmujeres y la Comisión de Equidad y Género de la Cámara de Diputados, con el objetivo de desarrollar indicadores para cada programa antes del tercer trimestre, para que cada dependencia reporte trimestralmente sobre esta base.

En estos indicadores, de los cuales Cimacnoticias tiene copia, queda clara la contradicción de la Secretaría de Hacienda, ya que en las cifras del Informe sobre Gasto Programable documenta que a gran parte de los programas de la SEP no se les ha asignado dinero, entre ellos el de apoyo a mujeres jóvenes embarazadas.

Aunado a ello está el anuncio que la semana pasada hizo Agustín Carstens, secretario de Hacienda, de que se recortarían 50 millones de pesos a toda la administración pública y que la SEP será una de las que más dinero se le quitaría.

¿QUIÉNES SON ELLAS?

El Consejo Nacional de Población (Conapo) señala que la población de 15 a 24 años casi cuadruplicó su número (de 5 millones en 1950 a poco más de 21 millones en 2006) y que las mujeres adolescentes y jóvenes “concentran una gran parte de los nacimientos que ocurren en el país”. Para 2006 estimó que 766 mil nacimientos (39 por ciento del total) fueron de madres de entre 15 y 24 años de edad

Datos de la Encuesta Nacional de Juventud 2000 muestran que el 32.1 por ciento de las mujeres de 12 a 14 años dejó de estudiar, mientras que para las jóvenes de 15 a 19 años, ese porcentaje se eleva a 42.8 por ciento.

Especialistas nacionales e internacionales han insistido en que cualquier recorte o falta de inversión a la educación de una nación atenta contra su propio desarrollo, por lo cual quitar los recursos a las jóvenes embarazadas o madres jóvenes para seguir estudiando atenta contra el desarrollo del país.

HISTÓRICAMENTE “RASURADO”

El programa de la SEP para entregar becas a jóvenes embarazadas se creó en diciembre de 2001 en la Cámara de Diputados, a través de una iniciativa de la Comisión de Equidad y Género, con el fin de que no interrumpieran sus estudios. Pero históricamente el Programa ha sufrido recortes.

Para el ejercicio del 2002 obtuvo 5 millones de pesos, sin embargo, el dinero “desapareció”, según un reporte de Cimacnoticias de ese año. La SEP argumentó que Hacienda nunca le transfirió los recursos y las diputadas jamás obtuvieron información clara del Ejecutivo.

Para 2003, la historia se repitió: el programa tuvo un incremento de 350 por ciento, al alcanzar 45 millones de pesos, pero nuevamente la SEP informó que las becas nunca se implementaron “por falta de una entidad administrativa que se hiciera cargo”.

Para 2004 el Ejecutivo redujo el monto para las becas dejándolo casi igual a la cantidad aprobada para 2002: tan sólo 10 millones de pesos.

Para 2009, de acuerdo con los documentos oficiales, no queda claro dónde está el dinero para las jóvenes embarazadas que pretenden estudiar.

09/GTR/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content