Inicio Crecen amenazas y violencia de grupos homofóbicos

Crecen amenazas y violencia de grupos homofóbicos

Por Beatriz Jiménez

En septiembre del 2002, un joven de 16 años en Montes María, Colombia es encontrado muerto por propia mano; “el pastor evangélico lo convenció de que su vida era una ofensa para dios”: era homosexual.

El relato fue hecho por Alejandra Sardá, Coordinadora para América Latina y el Caribe de la Comisión Internacional de Derechos Humanos de Gays y Lesbianas (IGLHRC), durante su ponencia Fundamentalismos y Sexualidad.

Sardá dedicó su exposición en el Foro Latinoamericano y Caribeño de Mujeres, Nuevos Tiempos, Nuevos Retos, -previo a la IX Conferencia Regional sobre la Mujer que tendrá lugar en esta ciudad, este fin de semana– a enumerar una serie de amenazas y violencia de que son objeto todas aquellas personas cuyas orientaciones sexuales difieren de las consideradas “normales” por los parámetros sociales.

Sin embargo, enfatizó especialmente el caso de los evangélicos y católicos, quienes con más frecuencia y de manera abierta y vehemente, se oponen a todos aquellos cuyas opciones sexuales son distintas a la heterosexualidad.

Es el caso de un sacerdote uruguayo quien, abiertamente, declaró: a “gays, lesbianas y transexuales había que mudarlos a una isla alejada de donde viven los normales”, o bien, el caso de México, en donde la jerarquía eclesiástica llamó “a no votar por quienes avalen las uniones no naturales”.

Durante los trabajos del panel de esta mañana, Sardá dijo que las organizaciones como las que ella representa son consideradas por los fundamentalistas evangélicos y católicos como lugares “para defender las patologías que deberían vivir en castidad y silencio”.

El caso más extremo ha sido el del Brasil, en donde existen “terapias de conversión” que van desde el conductismo a la reclusión forzada, y en donde se han impulsado mecanismos por los que se intenta que el gobierno financie dichas terapias.

O el caso de Colombia en donde se ha impulsado el “Plan Modelo del Nuevo Ciudadano”, que ejerce violencia en contra de madres solteras, tatuados, gays y lesbianas.

En febrero de 2000, una veintena de neonazis mataron a un homosexual en Brasil, en 2003; sucedió lo mismo en Perú.”El problema es que los grupos de católicos y evangelistas tienen una actitud cada vez más militante, y el movimiento de gays, lesbianas y transexuales es débil y fragmentado”, dijo Sardá.

El Foro Latinoamericano y Caribeño de Mujeres fue convocado por Milenio Feminista y siete redes de mujeres mexicanas y de América Latina y el Caribe. Su propósito es hacer un balance del cumplimiento del Programa de Acción Regional para las Mujeres de América Latina y el Caribe 1995 y de la Plataforma de Pekín, así como debatir acerca de los avances y retos de esta parte de la población en el nuevo contexto global y regional.

2004/BJ/GV/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content