Inicio Crisis alimentaria, otro recordatorio de la feminización de la pobreza

Crisis alimentaria, otro recordatorio de la feminización de la pobreza

Por Gladis Torres Ruiz

El aumento sostenido en los precios de los alimentos y en el valor de los hidrocarburos tendrán graves efectos sobre la pobreza y la distribución del ingreso en los países de América Latina y el Caribe, informó la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), lo que repercute de manera más severa en la población femenina.

La Asociación para los Derechos de la Mujer y el Desarrollo (AWID) afirma que la actual crisis alimentaria es un recordatorio más de la feminización de la pobreza, ya que aunque las mujeres producen la mayor parte de los alimentos en los países pobres, tienen un menor acceso a semillas, fertilizantes y servicios de proyección comunitaria. Se trata, dice, de la población más afectada por la crisis de alimentos que se vive en el mundo, ya que ellas integran más de la mitad de la población del orbe.

Señala CEPAL en el Estudio Económico de América Latina y el Caribe 2007-2008 que (según un ejercicio de simulación para aislar y evaluar el impacto del aumento de los precios de los alimentos) un incremento del 15 por ciento en el valor de estos productos implicaría un crecimiento de la pobreza de casi 3 puntos porcentuales, que afectaría a más de 15 millones de personas.

Estas cifras significarían además el retroceso de cerca de un tercio de las mejoras en los indicadores de pobreza entre 2002 y 2007.

La CEPAL sostiene que el aumento de los precios de los alimentos castiga más a quienes destinan una mayor proporción de su ingreso para adquirirlos. “Una familia de bajos ingresos destinará un mayor porcentaje de ellos a comprar los alimentos básicos para cubrir sus requerimientos nutricionales”.

Al respecto, Jacques Diouf, director ejecutivo de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), advirtió que la actual alza de precios de los alimentos ha obligado a los gobiernos a replantear sus políticas de producción y seguridad alimentaria, sin embargo, la implementación de este tipo de iniciativas debe ser cuidadosa para evitar relaciones desequilibradas entre las partes involucradas.

En comunicado de prensa, expresó que las inversiones extranjeras directas en la agricultura deberían permitir producir empleos, ganancias y alimentos.

RENTABILIDAD CONTRA SUSTENTABILIDAD

En materia de seguridad alimentaria, la FAO afirmó que las empresas conjuntas de países con recursos financieros y países con recursos naturales y humanos para la producción agrícola representan una alternativa sólida, siempre y cuando permitan producir empleos, ganancias y alimentos.

Consideró que muchos planes ya en marcha exigen la adopción rápida de medidas para corregir su rumbo, ya que la agricultura resultante suele tener como único objetivo la rentabilidad económica y tiende a enfocarse en el corto plazo, lo que impide que se desarrolle una producción sustentable.

El riesgo es que las empresas conjuntas se conviertan en un pacto neo-colonial para el suministro de materias primas sin valor agregado en los países productores y a condiciones de trabajo inaceptables para los obreros agrícolas.

Por ello, el organismo internacional inició un estudio sobre las condiciones necesarias para garantizar que estas asociaciones beneficien a todas las partes implicadas.

Diouf afirmó que “la adopción por consenso de un marco de referencia internacional permitirá evitar los problemas que se anuncian en el horizonte de la seguridad alimentaria mundial y obtener beneficios con moderación de las oportunidades que plantea la creciente demanda agrícola”.

AWID asegura que, con frecuencia, los países no han tenido más alternativa que integrarse a la economía global, en detrimento de sus ciudadanas y ciudadanos. “Las instituciones financieras internacionales insisten en que los gobiernos de los países pobres dejen de brindar un apoyo adecuado a la producción agrícola local y a la seguridad alimentaria”.

En tanto, manifestantes del mundo entero han denunciado que se ha reducido la producción de alimentos en aras de los cultivos para biocombustibles como fuente alterna de energía. La propia crisis energética es exacerbada por la economía global de mercado, dicen.

08/GT/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más