Inicio Cuerpos de paz de ONU ofrecen alimento por sexo

Cuerpos de paz de ONU ofrecen alimento por sexo

Por la Redacción

Las y los trabajadores humanitarios dicen que cada noche, las jóvenes se arrastran a través de huecos en el alambrado que rodea el campamento de Naciones Unidas, en la República Democrática del Congo, para vender sexo a soldados marroquíes y uruguayos a cambio de mercancías, tales como una banana o un pastel, generalmente para alimentar sus hijas e hijos, que son el resultado de las múltiples violaciones previas.

Faela tiene 13 años de edad; Joseph menos de seis meses. Sentada en el piso polvoriento del más grande campo para refugiados internos, acuna a su hijo en sus brazos, y habla sobre como se asegura el alimento para ambos.

“Si voy a ver los soldados de noche y duermo con ellos, algunas veces me dan comida, tal vez una banana o una torta”, dice Faela, mirando a su hijo. ”Tengo que hacerlo con ellos porque no hay nadie que me cuide, y no hay nadie más que yo para proteger a mi bebé. Él es todo lo que tengo y debo cuidarlo”.

Esta es una historia que no sonaría extraña en ninguna parte de este país africado asolado por la guerra, si no fuera por un detalle: los soldados de los que Faela está hablando no forman parte de los grupos rebeldes que han devastado la provincia de Ituri, en el noreste del país durante los pasados cuatro años y medio.

En cambio, son parte de las fuerzas de paz de la Organización de Naciones Unidas en el Congo (MONUC, por sus siglas en inglés), y se hallan estacionados bajo sus órdenes junto al campo de refugiados de Bunia, difunde Mujereshoy.

La ONU tiene el control del aeropuerto local, una vez un animado nudo comercial que servía a toda la provincia de Ituri. La región es rica en recursos naturales, incluyendo uranio y grandes y recién descubiertas reservas de petróleo.

El aeropuerto de Bunia rebosa de personal militar, y el estado y la cantidad de aviones de la ONU contrasta directamente con los herrumbrados aviones congoleños abandonados en las cercanías.

Luego de dejar el aeropuerto, uno pasa por una serie de barracas a lo largo de unos caminos sin pavimentar. Es posible ver los cascos azules de las fuerzas de paz uruguayas y marroquíes detrás de sus barricadas hechas con sacos de arena y alambre de púas.

La gente forma una corriente constante caminando a lo largo del camino polvoriento, pero es imposible decir a donde va.

La explotación ocurre a pesar de la solicitud de Naciones Unidas de tener una política de tolerancia cero con sus dependientes que cometan abusos sexuales.

Dominique McAdams, cabeza de la misión de la ONU en Bunia, declaró que creía que estaban habiendo abusos sexuales, pero que no había visto ninguna evidencia.

Entrevistas realizadas a más de 30 muchachas durante cinco días, arrojó que la mitad de ellas había ido con los cuerpos de paz a través de huecos en la alambrada del campamento.

Un funcionario de Atlas, la organización de ayuda que gerencia el campo, confirmó que miembros de su personal estaban al tanto de ello, pero tenían miedo de enfrentar la situación. ”No hay nada que los detenga, y las muchachas necesitan comida. Es mejor quedarse callado”, dijo.

”Tengo miedo de que si dijo algo pueda perder mi trabajo, y tengo mis propios hijos para alimentar”, agregó.

Mientras la ONU ha prometido utilizar ”todas las sanciones disponibles” contra los violadores, hay dudas acerca de si algo cambiará con la investigación y de si alguno de los culpables será llevado ante la justicia, reportó un medio británico.

2004/GV/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content