Inicio Cuestionan leyes contra la violencia familiar

Cuestionan leyes contra la violencia familiar

Por Silvia Magally

Las leyes creadas para proteger a las mujeres dan el mismo trato al victimario que a la víctima, a pesar de que la violencia contra la población femenina ha aumentado en los años recientes, aseguró hoy la directora de la Asociación Mexicana Contra la Violencia a las Mujeres AC, Patricia Duarte.

Con cerca de 20 años de trabajo en el combate de la violencia hacia las mujeres, Duarte advierte que a pesar de los avances en la materia y la creación de leyes de atención y prevención de la violencia, “aún nos seguimos dando de topes ante las autoridades por la persistencia de prejuicios y aspectos culturales”.

Aún subsiste entre los funcionarios e incluso entre las mujeres maltratadas la idea de que la violencia es producto únicamente del alcoholismo o la drogadicción, cuando existe un gran número de golpeadores que no ingieren bebidas embriagantes o no son adictos a las drogas, advirtió.

Desde la experiencia de esta organización no gubernamental, existe claridad en cuanto a los orígenes de la violencia que son de tipo ideológico y cultural, donde las mujeres se sitúan en un status inferior con relación a los varones, por lo que el maltrato surge como una forma eficaz de ejercer control y poder sobre ellas.

La consecuencias son variadas y derivan en violencia sexual, intrafamiliar, agresiones contra menores de edad, violencia laboral, hostigamiento sexual, pero también moral que se relaciona con actos de discriminación y en el peor de los casos, el homicidio.

El maltrato hacia las mujeres aumenta porque hay más violencia en general en nuestras sociedades y en el mundo. En México, por ejemplo, las unidades de atención a la violencia intrafamiliar están saturadas y los mismos agentes del Ministerio Público reciben numerosos casos de delitos sexuales como la violación, señala Duarte.

Reportes de la Fiscalía de Delitos Sexuales de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) indican que de enero a junio de este año, se han levantado mil 500 denuncias por distintos delitos de tipo sexual, el 40 por ciento de las cuales corresponde a violaciones.

Se calcula además que cuando menos una cuarta parte de los 22 millones de hogares mexicanos sufren violencia intrafamiliar.

La miseria, explica Duarte impide a las mujeres abandonar el círculo de la violencia “y no porque son masoquistas como antes se pensaba”.

De ahí, la necesidad de crear políticas laborales, educativas, de salud ad hoc a las mujeres maltratadas, que permitan romper el círculo de la violencia, promuevan el crecimiento personal de la población femenina y su independencia del agresor.

Según, Duarte las política públicas para enfrentar el fenómeno no han fracasado. El 80 por ciento de los estados cuentan con leyes de atención y prevención y en una tercera parte de las entidades federativas la violencia intrafamiliar esta tipificada como delito.

Duarte, insistió en que el problema radica en la impartición de justicia y en el tratamiento que las autoridades y abogados dan a este fenómeno, cuya víctima principal son las mujeres, quienes por miedo, vergüenza y temor a los procesos legales prefieren no denunciar.

En su opinión estrategias como los albergues para mujeres maltratadas (existen 11 en el país), constituyen una política más para enfrentar el problema aunque puede resultar muy costosa para los gobiernos que deben ser los responsables de su operación.

En síntesis, la directora de Covac, dijo que hace falta contar con funcionarios capacitados, espacios de atención psicológica y otras estrategias que ayuden a las mujeres poner fin al maltrato que sufren en ocasiones durante muchos años de su vida con consecuencias fatales.

Es necesario continuar canalizando recursos a la atención de las mujeres víctimas de la violencia intrafamiliar y emprender campañas de sensibilización entre los hombres para que vía el convencimiento rechacen las violencia como una forma de relacionarse con las mujeres, finalizó.

2003/SM/MEL

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más