Inicio Deben atacarse los mitos que acompañan a la violencia

Deben atacarse los mitos que acompañan a la violencia

Por Sara Más

Además de aprender a reconocer la violencia en sus formas más sutiles, pasar de la pasividad a la denuncia y educar en la tolerancia y la equidad, poco puede avanzarse en la erradicación de ese mal si no se vencen las falsas creencias que le acompañan.

“Los mitos salen de la gente y con el tiempo se van convirtiendo en leyes no escritas”, afirma Silvia García, psicóloga cubana e investigadora del Ministerio de Justicia. “Y también impiden ver claramente los motivos reales que amparan el abuso”.

Que las mujeres son masoquistas y les gusta el maltrato, que los abusadores son hombres con trastornos o actúan así por culpa del alcohol, son algunas de esas convicciones.

También se cree “que los más pobres y menos educados son los más violentos”, comprobó la especialista entre mujeres y varones de una localidad de la capital cubana.

Pero “si se tratara sólo de hombres con trastornos, sería mucho más fácil de resolver”, sostiene la psicóloga.

Sin embargo, una buena parte de los abusadores “son gente agradable, profesionales de respeto, personas admiradas entre los vecinos y, por eso mismo, es más difícil denunciarlos; nadie lo llega a creer”, agregó la autora de Creencias y mitos sobre el maltrato femenino en las relaciones de pareja.

Por otro lado, el alcohol puede ser un factor desencadenante, pero “la causa fundamental de la violencia es la ideología patriarcal y la educación sexista que se continúa generando y transmitiendo mediante relaciones de subordinación femenina y poder masculino”, aclaró.

La incidencia de los dogmas en la invisibilidad y permanencia de la violencia ha sido uno de los temas más reiterados por las especialistas que asisten esta semana al V Taller Internacional Mujeres en el siglo XXI.

Convocado por la Cátedra de la Mujer de la Universidad de La Habana y con la asistencia de 300 participantes de 17 países, el encuentro dedica una comisión de trabajo a Género y Violencia.

Sea para referirse al maltrato psicológico, verbal, o al físico, aparecen los viejos y nuevos pareceres que tratan de justificar esos actos o, de alguna forma, legitimarlos.

Otro tanto sucede con el acoso sexual, un fenómeno todavía menos admitido y del cual todavía se habla muy poco.

“Muchas mujeres no tienen una concepción acabada de lo que es y lo limitan a la persecución y las violaciones”, señala la psicóloga Karelín López Sánchez.

Al explorar el asunto entre mujeres de diversas generaciones, la investigadora detectó los mismos mitos que suelen aparecer en otros actos violentos, como suponer que sólo incurren en ellos los hombres que padecen algún trastorno psicológico o desviación sexual.

En esa misma línea, López comprobó también que existe el criterio, incluso por parte de las propias mujeres, “de que ellas son las que lo propician, las que se visten llamativamente, las que los provocan”.

De acuerdo con las indagaciones de la psicóloga, las mujeres entre 35 y 50 años tienen aún menos conocimiento sobre el tema y son las que tienen más arraigado el mito de que las mujeres suscitan el acoso.

Incluso no faltan quienes llegan a justificar a los hombres en ese proceder que asocian a una supuesta identidad masculina, porque “los cubanos son muy desinhibidos, más dados al piropo, muy expresivos”.

“De esa forma, como parte de un proceso cultural, se van aceptando como normales ese tipo de situaciones”, precisa López.

Poco reconocida entre cubanas y cubanos, y de reciente atención por parte de instituciones académicas y sociales, la violencia sigue siendo un tema insuficientemente abordado en la vida cotidiana, donde subsisten modelos patriarcales y una educación sexista en el seno familiar.

03/SM/GMT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content