Inicio » Del Bestiario y las minifaldas

Del Bestiario y las minifaldas

Por Cecilia Lavalle*

Los hombres son bestias sin remedio. Las mujeres que han sufrido una agresión sexual tienen la culpa por haber provocado al hombre que es, ya quedamos, una bestia.

No lo pienso yo, que conste. Es lo que piensan en la Arquidiócesis Primada de México y en la Universidad Autónoma de Sinaloa. No lo dicen así, por supuesto, pero la esencia es la misma.

La Arquidiócesis publica en su página diversas reflexiones respecto a los valores que deben promoverse en la familia, con miras al VI Encuentro Mundial de las Familias, que se llevará a cabo en nuestro país el próximo año.

En ese contexto, el sacerdote Sergio G. Román reflexionó sobre el pudor. Comienza por recordar con nostalgia que en el siglo XIX los varones se mostraban encantados cuando llovía porque era el momento en que las damitas –así les llama- se levantaban levemente el vestido lo cual permitía ver “¡los tobillos calzados con púdicos botines!”.

En cambio ahora, se lamenta, usan minifaldas, ombligueras, mallones y bikinis, ¿ya no hay pudor?, se pregunta.

Luego señala que jóvenes decididas, educadas en el valor del pudor, se liberan de la moda y usan ropa cómoda que les permita “no ser objeto sexual para los mirones que las rodean, violándolas con la imaginación”.

Precisa que el pudor se basa en el respeto a la dignidad del cuerpo y en el derecho a la intimidad, y afirma que “la falta de privacidad propicia el abuso sexual”.

Termina su reflexión enlistando lo que debemos hacer las mujeres para evitar una agresión sexual: “No uses ropa provocativa. Cuida tus miradas y tus gestos. No te quedes sola con un hombre, aunque sea conocido. No permitas familiaridades de tus amigos o parientes. No admitas pláticas o chistes picantes. Busca ayuda cuando sospeches de una mala intención”.

En Sinaloa hay autoridades que coinciden con el sacerdote.
Según el rector de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), Héctor Melesio Cuen Ojeda, las faldas sumamente cortas que visten algunas estudiantes se convierten en una invitación para ser agredidas o molestadas.

Señaló que en las 36 escuelas de bachillerato y en las 20 extensiones, con una población total de 46 mil estudiantes, se han presentado diversos actos de violencia y acoso generados por la forma de vestir de las alumnas.

Por eso se ha recomendado a cada plantel restringir entre la población femenil el uso de minifaldas (El Universal, agosto 14).
Y yo, que regreso de mis vacaciones relajada y ecuánime, le quiero creer al sacerdote Román y al rector Cuen, nada más que me quedan algunas dudas.

¿Los hombres no puede someter sus instintos a la razón?, ¿eso significa que se quedaron en una escala inferior de la evolución?, ¿todos los hombres son esencialmente bestias?, ¿también los sacerdotes y los rectores de universidades?

Si las mujeres provocamos las agresiones con ropas provocativas, ¿por qué había violaciones sexuales también en el siglo XIX, cuando las damitas apenas si enseñaban el tobillo en púdicos botines?, ¿por qué niñas de meses o años de nacidas son agredidas sexualmente?, ¿por qué violan a monjas?, ¿las mujeres somos provocativas por naturaleza?, si es así, ¿por qué violan y abusan sexualmente también de niños?

¿Si las niñas y las mujeres vistiéramos burka ya no seríamos agredidas sexualmente?, ¿por qué en los países islámicos –donde la burka es obligatoria– las mujeres siguen padeciendo violaciones sexuales?

Cuando el sacerdote Román dice que no nos quedemos solas con un hombre, aunque sea conocido, ¿se refiere a nuestro padre?, ¿a nuestros hermanos?, ¿a nuestro confesor?, ¿a nuestros esposos?
Y ya para terminar: si se parte de la idea de que todos los varones son unos bestias dominados por el instinto, ¿por qué mejor no traerles con cadena atada al cuello?

cecilialavalle@hotmail.com

* Periodista y feminista mexicana en Cancún Quintana Roo, integrante de la Red Internacional de Periodistas con Visión de Género.

08/CL/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: