Inicio “Delicada” situación de las adultas mayores en el DF

“Delicada” situación de las adultas mayores en el DF

Por Guadalupe Cruz Jaimes

Las adultas mayores en el Distrito Federal (DF), que constituyen el 58 por ciento de la población mayor de 60 años, enfrentan más violencia y maltrato que los varones de su edad y cuando realizan trabajo fuera del hogar se ocupan principalmente en el sector informal, por lo que no tienen derecho a la seguridad social y perciben ingresos menores.

Por ello, Emilio Álvarez Icaza, presidente de la Comisión de Derechos Humanos del DF (CDHDF), refirió ayer que el Gobierno de la Ciudad de México (GDF) necesita reforzar las acciones encaminadas al bienestar de las adultas mayores “no sólo a través del Instituto de las Mujeres de la Ciudad de México (Inmujeres-DF), sino a través de toda la estructura pública”.

El Ombudsman capitalino dijo lo anterior durante la presentación del Informe Especial sobre la Situación de los Derechos Humanos de las Personas Adultas Mayores en las Instituciones del Distrito Federal 2007, realizada en el Museo Mural Diego Rivera. El esfuerzo que realiza el Gobierno en programas de equidad y compromisos con perspectiva de género, advirtió Álvarez Icaza, no son suficientes para atender las necesidades de esta población, que representa el 9.85 por ciento de la población capitalina.

Álvarez Icaza mencionó que en el Informe presentado, la Comisión encontró que “les va peor” a las mujeres y a quienes están en situación de pobreza. “Cuando no tienen los recursos para acceder a un albergue o servicio, están en el olvido con niveles preocupantes de violencia y desnutrición”, informó.

Según la Encuesta sobre Maltrato a Personas Adultas Mayores en el Distrito Federal 2006, realizada por el GDF en colaboración, con el Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), las adultas mayores padecen mayor maltrato. El 18.4 por ciento de las entrevistadas refirió haber sufrido al menos un incidente en ese año, mientras que en los varones fue del 12.6 por ciento.

Esta afirmación la confirma la Dirección General de Igualdad y Diversidad Social del DF, la cual señala que durante el primer trimestre de 2007 distintas dependencias del Gobierno local atendieron 443 casos de violencia y maltrato en contra de personas adultas mayores, de los cuales el 84 por ciento son en contra de mujeres y el 16 por ciento de varones.

El presidente de la CDHDF lamentó la ausencia del jefe de gobierno capitalino, Marcelo Ebrard Casaubón, en la presentación del Informe y mencionó que esta situación “refleja la ausencia del Estado en un tema de derechos humanos, que aunque ha hecho un esfuerzo importante, pero lo que hemos visto a través de este informe es que no ha sido suficiente, se requiere una política pública integral”.

De acuerdo con el Segundo Conteo de Población y Vivienda en 2005, en el DF viven 8 millones 720 mil 916 personas, que representan el 8.4 del total de la población nacional, de las cuales 859 mil 438 son personas adultas mayores, y de ellas el 58 por ciento son mujeres.

Cabe mencionar que las y los adultos mayores capitalinos rebasan al promedio nacional que es del 8 por ciento. El número de personas mayores varía en cada demarcación política de la Ciudad de México y la mayor parte de este sector tiene de 60 a 74 años de edad.

Durante la presentación del Informe especial sobre la situación de los derechos humanos de las personas adultas mayores en las instituciones del Distrito Federal 2007, el Ombudsman capitalino señaló algunas deficiencias y carencias de los Centros de Asistencia e Integración Social (CAIS) dependientes del Gobierno local, como la falta de infraestructura para centros de día, albergues y servicios médicos especializados.

Del estudio que se realizó en 4 CAIS, 9 Instituciones de Asistencia Privada (IAP) y tres Asociaciones Civiles (AC) la Comisión concluyó “que los esfuerzos que realiza la sociedad civil son mayores que los del GDF, no puede ser que las IAP y AC generen servicios mayores que los del Estado”.

Por ello, instó al gobierno local a generar una agenda integral que genere condiciones laborales dignas y de lucha contra la discriminación. Así como incrementar el presupuesto del Instituto de Asistencia e Integración Social para atender a esta población.

De igual forma, mencionó que ésta es una responsabilidad social porque el primer lugar donde las personas adultas mayores sufren violencia es en la familia.

Respecto a las condiciones laborales, el Informe señala que 4 de cada 10 personas adultas mayores se ocupa en el sector formal y tiene posibilidad de acceder a las prestaciones laborales por Ley. De las y los adultos mayores económicamente activos el 15 por ciento son mujeres y el 45 por ciento hombres.

La participación de las adultas mayores en el sector informal es del 72 por ciento mientras que 59 por ciento de los hombres labora en este sector.

Asimismo, el 34 por ciento de las mujeres adultas mayores recibían como ingreso menos de un salario mínimo, mientras que sólo el 14 por ciento de sus pares varones recibían este tipo de remuneración.

SITUACIÓN “DELICADA” DE LAS ADULTAS MAYORES

En el Informe se considera “delicada” la situación de las adultas mayores, porque casi 8 de cada 10 mujeres mayores de 60 años económicamente activas no cuentan con prestaciones sociales.

Según el Informe de la CDHDF, el índice de personas adultas mayores sin acceso a la seguridad social “no es considerablemente elevado, lo cierto es que 3 de cada 10 personas adultas mayores no cuentan con servicios de salud”.

Esto se reflejó en la Encuesta Multicéntrica Salud, Bienestar y Envejecimiento en 2001, donde 8 mujeres y 7 hombres de cada 10 tenían problemas de salud.

De igual forma, la Secretaría de Salud en 2002 dio a conocer que el 79 por ciento de las personas adultas mayores reportó por lo menos una enfermedad. Además de que el 48 por ciento de las adultas mayores sufre depresión, mientras que sólo el 34 por ciento de los hombres la padecen, menciona el Informe de la Comisión.

En tanto, el documento de la CDHDF indica que el 10 por ciento de las personas adultas mayores capitalinas tenían algún tipo de discapacidad, es decir, 1 de cada 10 tenía alguna condición física o mental que no le permitía desarrollar sus actividades cotidianas, en el 2000. Este dato, del Consejo Nacional de Población (Conapo), varía de acuerdo a la edad y el sexo, puesto que los hombres enfrentan mayores niveles de discapacidad que las mujeres.

Por otra parte, señala que de acuerdo con cálculos del Conapo esperan que para 2010 haya 78 hombres por cada 100 mujeres adultas mayores; en 2015 la relación habrá disminuido a 77 hombres por cada 100 mujeres.

Y para 2020 a 76.87 hombres por cada 100 mujeres; en 2025 el índice se ubicará en 76 hombres adultos mayores por cada 100 mujeres, y finalmente se alcanzará una relación de 75 hombres de más de 60 años por cada 100 mujeres de este grupo para 2030.

08/GCJ/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content