Inicio Delito “invisibilizado”, acoso sexual laboral queda impune

Delito “invisibilizado”, acoso sexual laboral queda impune

Por Angélica Jocelyn Soto Espinosa

Tener un grupo de apoyo experto, allegarse de abogadas sensibles al tema y conocer las normas en materia de derechos de las mujeres, contribuirá a que más de un millón de víctimas de hostigamiento y acoso sexual en México denuncien y su agresor sea castigado, dijo Lina Andrea Bernal Carmona, activista y especialista en Estudios de la Mujer.
 
Como parte del segundo ciclo del “Conversatorio sobre Violencia Laboral”, que la Red de Mujeres Sindicalistas y la Unión Nacional de Trabajadores (UNT) realiza en la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, académicas, investigadoras, activistas y trabajadoras analizaron los mecanismos vigentes para castigar el acoso y el hostigamiento sexual.
 
Lina Andrea Bernal Carmona, maestra en Estudios de la Mujer, señaló que el acoso y el hostigamiento sexual afecta a un millón 5 mil mexicanas, de las que 384 mil fueron agredidas en sus centros de trabajo por sus propios jefes y compañeros, y la mayoría de ellas son jóvenes y separadas, solteras o divorciadas, según la Encuesta Nacional sobre la Dinámica de las Relaciones en los Hogares (Endireh 2011).
 
Se suma que la mitad de las trabajadoras del país sienten temor de ser acosadas u hostigadas sexualmente en sus espacios laborales, lo que coloca a México en el segundo lugar, después de Turquía, en la nación donde más mujeres perciben como latente esta forma de violencia.
 
La investigadora precisó que el acoso y el hostigamiento sexual están reconocidos en el artículo 259 bis del Código Penal Federal, en los códigos estatales de la mayoría de las entidades (a excepción de Campeche, Guanajuato y Tamaulipas), y en otros instrumentos legales; en todos los casos, el delito se sanciona sólo con una multa.
 
La también integrante de la Red No Están Solas explicó que uno de los problemas que invisibiliza la ocurrencia de este delito es que se persigue por querella y no de oficio, a pesar de que la mayoría de los casos de acoso y hostigamiento sexual no son denunciados por las víctimas, por miedo a perder su empleo o porque la familia y las compañeras y compañeros de trabajo inhiben la denuncia.  
 
Agregó que en los pocos casos en los que las mujeres acceden a presentar denuncias, éstas derivan en sanciones menores para el agresor, como multas mínimas o la separación del cargo; y sólo en los casos en los que se cometen violaciones sexuales, los agresores son encarcelados. 
 
En México aún falta mucho por hacer para reconocer y analizar las consecuencias de este delito –apuntó Bernal Carmona–, ya que en la Suprema Corte de Justicia de la Nación nunca se ha discutido con seriedad un caso vinculado a esta violencia.
 
Se añade que la atención a las víctimas de acoso y hostigamiento sexual en las instituciones es “incipiente”, y que en el momento de operar las normas en la materia se desconoce cómo hacerlo; además de que no existe participación por parte de las empresas para prevenir estos delitos, y las víctimas se enfrentan a que la sociedad y las instituciones no les crean, precisó.
 
Bernal Carmona consideró necesario que las víctimas busquen un grupo que las apoye y las respalde, como una organización civil sensible al tema, lo que sería más efectivo que enfrentar el proceso solas.
 
A la par –abundó– es mejor que las mujeres actúen desde distintos frentes, que revisen la Ley Federal del Trabajo, la de Violencia, los códigos penales, y busquen el apoyo de los medios de comunicación para mostrar que el acoso o el hostigamiento que vivieron no es un asunto individual, sino que le pasa a muchas mujeres sin que ellas sean responsables.
 
La activista lamentó que una vez que las víctimas denuncian a su agresor, las empresas no las apoyan y las descobijan, mientras que sus compañeras y compañeros tampoco “las perdonan”.
 
La Procuraduría General de Justicia del DF –entidad federativa que concentra el mayor número de trabajadoras y trabajadores del país–inició en 2014 sólo 39 averiguaciones previas por hostigamiento sexual (considerado un delito de bajo impacto), mientras que la Procuraduría Federal del Trabajo dijo haber asesorado en la capital en un solo mes a más de 100 empleadas por hostigamiento y violencia laboral. 
 
15/AJSE/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content