Inicio Denuncia EU explotación de menores de edad y trabajo forzado

Denuncia EU explotación de menores de edad y trabajo forzado

Por Redaccion

Un reporte del Departamento de Trabajo estadounidense identifica más de 58 países donde el trabajo infantil o el trabajo forzado se utiliza para fabricar cientos de productos, desde el café en Colombia hasta los adornos navideños hechos en China que, por lo general, terminan en Estados Unidos, señaló la agencia AP.

El gobierno desea que las compañías y los consumidores estadounidenses estén enterados sobre las probabilidades de que tales productos hayan sido fabricados en esas condiciones de abuso y explotación de niños y trabajadores en general.

Queremos relacionarnos con esos países y empresas que podrían estar involucrados con esas prácticas y que traten de corregirlas, afirmó Hilda Solís, secretaria del Trabajo, quien agregó: espero que las grandes empresas tomen esto seriamente.

A pesar de algunos progresos en la lucha contra el trabajo infantil y la explotación, el problema aún persiste con los productos que provienen de casi cada región en el mundo, desde el cacao del oeste de África hasta el azúcar en Latinoamérica y la seda en la India.

El informe no identifica a las compañías extranjeras que utilizan el trabajo infantil ni a las empresas estadounidenses que compran los productos en que interviene esta mano de obra. Pues, advirtió Solís, la intención no es castigar a las empresas ni penalizar el comercio con algún país.

El objetivo, explicó, es elevar la conciencia pública sobre el trabajo infantil o el trabajo forzado que se utiliza en la producción de ciertos bienes y alentar los esfuerzos voluntarios de las compañías estadounidenses para que los productos de distribuidores extranjeros no provengan de la explotación laboral.

Algunos de los productos más comunes incluidos en el reporte son: materias primas como algodón, café, arroz, cacao y ladrillos. La lista fue presentada el pasado jueves por mandato del Congreso, junto con el reporte anual del Departamento de Trabajo que detalla los esfuerzos en 141 países y territorios para combatir la explotación laboral de menores de edad.

Saber qué productos son fabricados por medio del trabajo esclavo infantil puede afectar la conducta del consumidor, estimó por su parte el senador demócrata Tom Harkin, quien desde hace casi dos décadas combate la explotación laboral de menores de edad. Esos reportes arrojan algo de luz sobre quién y dónde debemos concentrar nuestros esfuerzos para detener las peores formas de trabajo infantil.

Harkin y el representante demócrata Eliot Engel tienen años colaborando con la industria chocolatera estadounidense para reducir la explotación de menores de edad en Ghana y Costa de Marfil, en África.

Algunas compañías como Levi Strauss Co., con sede en San Francisco, y Coca-Cola Co., con sede en Atlanta, tienen políticas específicas para vigilar que sus suministradores de materias primas no utilicen productos hechos mediante la explotación de niños.

Meses atrás, ante informes de que en la cosecha de algodón en Uzbekistán se empleaba trabajo infantil, Levi-Strauss prohibió a sus proveedores comprar el algodón de ese país hasta que cambien las condiciones, dijo la vocera Kelley Benander.

Coca-Cola, que compra caña de azúcar en todo el mundo, enfrenta un fuerte desafío, a juzgar por los datos más recientes. El informe dice que se emplea trabajo infantil o forzado en la producción de caña de azúcar en Belice, Bolivia, Brasil, Birmania (Mianmar), Colombia, República Dominicana, Guatemala, Kenia, México, Pakistán, Panamá, Filipinas, Tailandia y Uganda.

La portavoz de Coca-Cola, Kerry Kerr, dijo que la compañía evalúa constantemente a sus proveedores, para garantizar que apliquen políticas y prácticas que ayuden a evitar el trabajo infantil.

Si bien el Departamento de Trabajo no puede impedir que empresas privadas adquieran productos fabricados con trabajo infantil o forzado, sí puede tratar de impedir que el gobierno federal compre esos productos. En tal sentido, la dependencia propone actualizar una orden ejecutiva del presidente Bill Clinton, que en 1999 prohibió la compra de bienes producidos en esas condiciones. La nueva orden incluiría 19 productos de 21 países, se dijo.

09/LG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content