Inicio Denuncian a empresa de Kamel Nacif por contaminación

Denuncian a empresa de Kamel Nacif por contaminación

Por Soledad Jarquín Edgar

La empresa Textitles KN de Oriente fue denunciada ante el Tribunal Latinoamericano del Agua (TLA) como una de las responsables de la contaminación al río Atoyac y su afluente Xochiac, lo que habría provocado el fallecimiento de 45 personas en los últimos años.

Ante esta instancia de justicia ambiental, representantes del Centro de Derechos Humanos Fray Julián Garcés explicaron que la contaminación resultado la actividad industrial en el corredor Quetzalcóatl y el Complejo Petroquímico Independencia ha provocado la muerte de 45 personas por enfermedades como anemia, púrpura trombocitopénica y leucemia, atribuidas a la contaminación ambiental del río.

Textiles KN de Oriente, propiedad del llamado “rey de la mezclilla”, Nacif Kamel, fue señalada como una de las responsables por contar con tres corredores de la zona Puebla-Tlaxcala con un total de cuatro plantas de mezclilla en la que se producen 300 mil pantalones al día.

Las y los expositores, entre abogados, médicos y activistas de derechos humanos, explicaron que KN de Oriente cuenta con plantas maquiladoras en los corredores Quetzalcóatl, Ixtacuixtla y Huejotzingo, cuyos desechos se vierten al río Atoyac.

Explicaron que los decesos de estas personas se han presentado desde 1987, pero fue a partir del año 2000 cuando se presenta un pico en la aparición de los decesos, registrándose 11 en ese mismo año, el 80 por ciento de ellos entre menores y adolescentes.

Las poblaciones afectadas, que tienen una población de poco más de dos mil y hasta 23 mil habitantes, son Villalta, San Lucas Atoyatenco, San Mateo Ayecac, San Baltasar Temaxcala, Santa Marìa Moyotzingo, Santa Ana Xalmimilulco, Tepetitla, San Rafael Tenanyecac y Santiago Michac, todas ellas en el estado de Tlaxcala.

Regina Montero, responsable del estudio de Genotoxicidad y Salud, hizo una amplia explicación de los efectos que los desechos industriales y tóxicos provocan en la vida humana, como los trihalometanos, cloruro de metileno y cloroformo detectados en el río Atoyac.

Apuntó que la capacidad de asimilación y de dilución del Atoyac se ha rebasado. Las emisiones industriales, las descargas clandestinas de la maquila de la mezclilla y las descargas de agua residual doméstica no reciben ningún tratamiento previo y, si este existe, es parcial o insuficiente para contribuir al saneamiento del río, aunque algunas plantas industriales declaren contar con plantas de tratamiento de aguas residuales.

La señora Ángeles Valencia Villaseñor relató ante el tribunal internacional de justicia ambiental la forma en que su hija de ocho años perdió la vida, como resultado de una leucemia en el año 2000.

Su testimonio, que por momentos le hizo quebrar la voz, no pareció conmover al abogado de Kamel Nacif, Leopoldo Bourguette, quien asistió a la audiencia acompañado de tres jóvenes más que de manera burlona presenciaron este juicio.

Ángeles Valencia pidió a los jurados del Tribunal que preside Augusto Willemsen, que se haga justicia, “por nuestros hijos, porque las empresas de Kamel Nacif los están envenenando”, dijo, mientras el pequeño grupo seguía la escena entre comentarios mordaces.

Por otra parte, la coordinadora del Programa de Defensa Incidencial de ese organismo de derechos humanos, Irma Vásquez, pidió al TLA recomiende y promueva una política para atacar de raíz esta problemática, se proteja el medio ambiente y la salud de los habitantes de la zona.

Demandó que las recomendaciones del TLA sean de aplicación obligatoria y se elimine de manera gradual el vertimiento de sustancias tóxicas y se repare el daño a las víctimas actuales y potenciales.

Por su parte, el abogado de la empresa de Nacif Kamel, consideró inaceptable que solo Textiles NK de Oriente haya sido demandada ante este tribunal, lo que aseguró “afecta el prestigio de una empresa que dijo es responsable socialmente”.

Y pidió también al jurado del TLA que desestime la demanda, por lo que consideró falta de pruebas, luego de rechazar que Textiles NK de Oriente utilice sustancias tóxicas que podrían estar ocasionando daños a la salud de la población.

En entrevista, Irma Vásquez considero como un acto de buena voluntad la presencia de un representante de la empresa maquiladora para desahogar la diligencia, pues lo que se busca es justicia jurídica y política del caso.

Cuestionada sobre la actitud que asumieron, los acompañantes del abogado Bourguette, sostuvo que la dignidad humana va más allá de eso, “la justicia implica valorar la problemática, las muertes de las niñas y niños, el seguir documentando estos casos, porque la justicia no es sólo que tengan una sanción, a través de una multa, sino la garantía de que no se volverá a repetir”.

06/SJ/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más