Inicio Destacado trabajo de Nóbel de Medicina sobre lógica del olor

Destacado trabajo de Nóbel de Medicina sobre lógica del olor

Por la Redacción

Los olores, algo tan importante en nuestras vidas, memorias, sentimientos, amores y odios, fueron objeto del premio Nóbel de Medicina este año y Linda B. Buck, una mujer, mezcla profesional de psicóloga y bióloga, fue quien develó parte del misterio del olfato.

Linda B. Buck nació el 29 de enero de 1947 en Seattle, es una reconocida científica que ha formado parte del departamento de Neurobiología de la Escuela médica Harvard (Boston) y del Instituto Médico Howard Hughes, como docente e investigadora.

Actualmente trabaja en el Centro de Investigación Oncológica Fred Hutchinson (Seattle) y es conocida, entre otros motivos, por su trabajo sobre la lógica del olor.

Después de varios premios por sus investigaciones, fue merecedora esta semana junto con Richard Axel, del Instituto Médico Howard Hughes de la Universidad de Columbia (Nueva York), del Premio Nóbel de Medicina por su descubrimiento “de los receptores olfativos y la organización del sistema olfativo,” publica una nota de la ciudad de las mujeres en la Red.

Linda Buck descubrió los genes que codifican los receptores olfativos de los vertebrados y demostró que cada neurona olfativa expresa un solo receptor. También probó que los olores se detectan gracias a un código que activa el receptor.

Ambos científicos descubrieron la existencia de unos mil genes que sirven de receptores olfativos y son capaces de reconocer y memorizar las estimadas 10 mil sustancias odoríferas que se conocen.

Parece que a partir de ahora podremos comprender mejor estos enigmáticos mecanismos y, lo más importante, buscar soluciones a los problemas que se planteen.

Porque, al fin y al cabo, los olores seguirán trayéndonos recuerdos, atracciones y rechazos, sepamos o no cómo o qué lo hace, pero si perdiéramos esa capacidad, con lo que supone de pérdida de placer y también de protección de nuestra salud (pensemos en la capacidad de detectar un incendio por el olor del humo o prevenir una intoxicación por el olor de un alimento en mal estado), más vale que la ciencia pueda resolver nuestro problema.

2004/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

Skip to content