Inicio » Destruye al campo mexicano el libre comercio

Destruye al campo mexicano el libre comercio

Por Soledad Jarquín Edgar

Las políticas de libre comercio destruyen la capacidad productiva del país provocando un aumento de la dependencia alimentaria, alertaron organizaciones civiles, sociales, indígenas, campesinas y de mujeres al concluir el Primer Encuentro Nacional de Agricultura Sostenible y Soberanía Alimentaria con Perspectiva de Género.

En declaración final, al cierre de los trabajos, unos 300 participantes al encuentro llamaron la atención acerca de la introducción masiva de productos y semillas transgénicas a nuestro país y comunidades.

El documento firmado por más de 40 organizaciones indica que muchos productos están contaminados por alteraciones genéticas y sustancias químicas, lo que representa una severa amenaza para la agricultura, la salud, el medio ambiente y en general para la vida.

Explicaron que entre los riesgos que enfrenta la agricultura se encuentra el que paulatinamente se esté acabando con las semillas nativas y, en el caso de México, esto tiene trascendencia pues es un país de origen del maíz y otros cultivos.

En la declaración los participantes se propusieron compartir los conocimientos, y darle el valor justo a las semillas nativas y prácticas agroecológicas mediante la metodología “campesino a campesino, campesina a campesina”.

En el encuentro organizado por el Programa de Intercambio, Diálogo y Asesoría en la Agricultura Sostenible y Soberanía Alimentaria, los ahí reunidos se comprometieron a restablecer los mercados llamando a la sociedad para que privilegie el consumo de los productos naturales frente a los transgénicos y con alto contenido químico.

Las campesinas y campesinos exigieron que los gobiernos consideren la agricultura sostenible como alternativa viable a los problemas del campo del país y que se detenga la introducción de semillas y productos transgénicos a México.

También pidieron que los gobiernos detengan todas las actividades de bioprospección y saqueo de los recursos, pues además de atentar el patrimonio histórico y cultural, se pone en peligro la vida de las generaciones futuras.

En ese sentido, asumieron el compromiso de buscar y construir un mundo mejor, defendiendo la tierra, los territorios, los recursos naturales, los saberes y la cultura. Además de consolidar la agricultura sostenible y la soberanía alimentaria en las organizaciones, comunidades y regiones, como alternativa de una vida digna y saludable.

Se destacó como prioridad impulsar la perspectiva de género en los espacios y actividades, lo que implica eliminar la discriminación de género y compartir los roles de mujeres y hombres en el ámbito familiar, social y laboral, además de promover esa nueva actitud con las generaciones futuras.

Finalmente los participantes rechazaron la imposición de megaproyectos impulsados por trasnacionales como únicos modelos de desarrollo, además de adherirse a las exigencias expresadas por el movimiento campesino.

2004/SJE/BJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más