Inicio » Doble jornada causa estragos a salud de las mujeres

Doble jornada causa estragos a salud de las mujeres

Por Silvia Magally

El abandono de las responsabilidades del Estado y la falta de compromiso del empresariado con las mujeres, propician que las trabajadoras se vean sometidas a altos niveles de estrés para poder cumplir con las exigencias laborales y familiares, situación que deriva en un repunte de enfermedades, –antes de mayor prevalencia masculina– como infartos, diabetes, hipertensión arterial y el cáncer pulmonar.

Reyna Hernández de Tubert, Premio Sigmund Freud 1994 de la Federación Psicoanalítica de América Latina, advierte que en la medida en que las mujeres han tenido que insertarse en el ámbito laboral, se han visto sometidas un mayor número de tensiones, debido a la falta de condiciones en el trabajo que les permitan desarrollar a la vez, su vida familiar.

Virgen Ortega, psiquiatra del Hospital Fray Bernardino Alvarez, reporta a su vez un aumento de la presencia femenina en el nosocomio. Se trata de mujeres estresadas y deprimidas por múltiples factores, incluidos los problemas económicos, laborales y familiares.

Estadísticas de la Secretaría de Salud (SSA), señalan que son similares el número de muertes entre hombres y mujeres por diabetes mellitus, enfermedad cerebrovascular, insuficiencia renal y enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

EL FANTASMA DE LA DEPRESIÓN

Datos epidemiológicos recientes de la Ciudad de México, muestran una prevalencia de depresión –cuyo precursor puede ser el estrés–, durante la vida, de 10 por ciento en las mujeres y de 5.2 por ciento en los varones.

Respecto al uso de sustancias, la Encuesta Nacional de Adicciones informa que 19.5 por ciento de los varones y 1.2 por ciento de las mujeres fueron clasificados como bebedores excesivos, lo que también podría ser consecuencia del estrés.

En su investigación Salud Mental y Trabajo Extradoméstico, María Asunción Lara (del Instituto Nacional de Psiquiatría) y Maricarmen (docente de la Universidad Intercontinental) refieren que los estudios existentes acerca de las condiciones laborales de las mujeres y su impacto emocional revelan el desencadenamiento de enfermedades como diabetes, depresión, ataques cardíacos, ansiedad, insomnio, accidentes, úlcera péptica y alergias.

En el contexto de la “doble jornada” que las mujeres se ven obligadas a realizar, el Instituto Nacional de Geografía, Estadística e Informática, (INEGI) señala que las mujeres dedican al trabajo remunerado de 35 a 45 horas a la semana, mientras que 49, al trabajo doméstico.

La también integrante de la Asociación de Psicoanálisis Internacional, Reyna Hernández de Tubert, culpa al Estado del abandono de sus responsabilidades en el área asistencial y al empresariado de no crear las condiciones laborales que den respuesta a las necesidades específicas de las mujeres.

Así, las mujeres se ven obligadas a trabajar fuera y dentro de casa, a cumplir con la “doble jornada”, duplicando su trabajo y viéndose sometidas a numerosas tensiones que obviamente están repercutiendo en su estado de salud, precisa la especialista.

Explica que las situaciones de estrés traen consigo enfermedades emocionales, neurosis, trastornos del carácter, de la personalidad que pueden llegar a tener sintomatología física: úlceras, gastritis, trastornos menstruales, a lo que se añaden males considerados tradicionalmente masculinos, como enfermedades cardiovasculares, cardiopatías e infartos, entre otros.

CANCER PULMONAR Y ALCOHOLISMO FEMENINO

Se suman además el cáncer pulmonar y el alcoholismo (cada vez más las mujeres adquieren estos hábitos como una forma de desestresarse) lo que conlleva a conflictos familiares y la violencia en el hogar.

En este sentido, la psicoterapeuta estima que las mujeres deben reflexionar acerca de sus exigencias dentro y fuera del hogar y a buscar grupos de autoayuda, apoyarse en sus familiares o en los profesionales de la salud en momentos de crisis.

Hernández de Tubert insiste en que sólo cuando el Estado y el empresariado asuman sus responsabilidades, las mujeres trabajadoras, que son madres o que tienen a su cargo el cuidado de niños o bien de enfermos, discapacitados o ancianos, podrán disminuir cargas excesivas de trabajo y laborar dentro y fuera de casa, sin detrimento de su salud.

La psiquiatra Virgen Ortega, manifesta que debido a la crisis económica, familiar y social se registra un aumento en la incidencia de padecimientos como los trastornos de ansiedad y depresivos, de tal forma que cerca del 3 por ciento de la población mundial sufre de este tipo de enfermedades.

La falta de tiempo de las mujeres para su autocuidado o recreación propicia además trastornos en su alimentación.

” Normalmente se alimentan de tamales, tortas y hamburguesas o mantienen dietas ricas en carbohidratos que tienen como consecuencia males como diabetes, hipertensión arterial, cardiopatías, insuficiencias vasculares además de la obesidad”.

Los cambios de estado de ánimo, nostalgia, tristeza, desesperación, agresividad, irritabilidad, pueden ser síntomas de estrés de las mujeres, que no sólo tienen un impacto psicológico, sino fisiológico, funcional y social.

El estrés dificulta la capacidad personal, laboral, y social y se identifica fácilmente a través dolores de cabeza, colon irritable, gastritis así como alteraciones de la menstruación, como primeros síntomas.

La especialista del Hospital Fray Bernardino Alvarez, señaló que las mujeres que acuden a consulta externa en este nosocomio están estresadas y deprimidas por exceso de trabajo, porque son despedidas por embarazo, porque sus hijos están enfermos, porque son madres solteras, porque faltan continuamente a su trabajo debido a problemas familiares , además porque sus parejas son infieles o no controlan su agresividad o bien porque abusan en el consumo de alcohol.

SM/MEL

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

El servicio informativo se realiza gracias al apoyo
brindado por las siguientes instituciones:
John D. and Catherine T. MacArthur Foundation, UNIFEM,
Partner of the Americas, Fundación Heinrich Böll,
GLAMS y The William and Flora Hewlett Foundation.

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: