Inicio Dos ministras se enfilan a competir por la presidencia chilena

Dos ministras se enfilan a competir por la presidencia chilena

Por la Redacción

La legitimación como precandidatas presidenciales de dos mujeres fue uno de los rasgos destacados de la política en Chile en el año pasado, y abrió un nuevo escenario para la sucesión del actual mandatario Ricardo Lagos, que debe comenzar a clarificarse el próximo octubre.

La ministra de Relaciones Exteriores, Soledad Alvear, del Partido Demócrata Cristiano, y la de Defensa, Michelle Bachelet, del Partido Socialista, aparecen hoy por hoy con el mayor apoyo en las encuestas para la postulación a la presidencia de la coalición gobernante en los comicios de diciembre de 2005.

Pero antes, en octubre, tendrán lugar las elecciones municipales, donde medirán fuerzas la oficialista Concertación por la Democracia y Alianza por Chile, de la oposición derechista, y que también serán una instancia para dirimir liderazgos dentro de cada uno de los bloques.

Alvear y Bachelet fueron evaluadas como las mejores integrantes del equipo ministerial de Lagos en todas las encuestas de opinión realizadas durante el año, y en algunas la valoración de la ministra de Defensa como personaje público superó incluso a la del propio mandatario y a la del alcalde de Santiago-Centro, Joaquín Lavín, líder de la oposición de derecha.

En diciembre, como colofón de la nueva tendencia, 89 por ciento de los consultados por la Fundación Chile 21 en las principales ciudades del país se declararon dispuestos a votar por una mujer para la presidencia, si estuvieran de acuerdo con sus ideas y su programa de gobierno.

En la misma consulta de opinión, 58 por ciento de los entrevistados afirmaron que Chile está preparado para tener una mujer a la cabeza del gobierno, mientras 55 por ciento calificaron de “muy bueno” el ingreso de las mujeres a la política, y 36 por ciento lo consideraron “bueno”.

Entre los simpatizantes de Concertación por la Democracia, la disposición a votar por una mujer es de 94 por ciento, y entre los de Alianza por Chile de 80 por ciento, lo cual se explica porque en la oposición derechista no han surgido mujeres con proyección “presidenciable”, señaló la directora de la Fundación Chile 21, Clarisa Hardy.

“Michelle Bachelet y Soledad Alvear están en el tapete público por sus propios méritos en los ministerios que dirigen y además por ser opciones posibles a la presidencia en el año 2005”, dijo a IPS la periodista María Pía Matta, presidenta de la feminista Fundación La Morada.

El gobierno de Lagos inició 2003 CON muy mal pie, acosado por una cadena de casos de corrupción que se destaparon desde octubre de 2002 y llegaron a su culminación en febrero, involucrando a diputados oficialistas, ex ministros y otros altos funcionarios.

Esas situaciones, sumadas a las dificultades económicas de comienzos del año, hicieron descender la popularidad del gobierno y de Lagos, pero tanto Alvear como Bachelet permanecieron a salvo del deterioro.

La canciller Alvear tuvo un año de grandes logros con la firma del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, y por el hecho de haber mantenido, sobre la crisis de Irak, una posición independiente de Washington en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas, al cual Chile ingresó en enero en calidad de miembro rotativo.

A Bachelet se le reconoce como mérito este año la forma en que condujo las relaciones cívico-militares en el complicado trigésimo aniversario del golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, en cuyo marco propició un reacercamiento de las fuerzas armadas y la sociedad civil.

El general Alberto Bachelet, de la fuerza aérea y padre de la ministra, fue leal al gobierno de Salvador Allende y murió el 12 de marzo de 1974 en la cárcel pública de Santiago, como consecuencia de las torturas y maltratos que le aplicaron los militares golpistas.

“Creo que Michelle Bachelet pone en muy buena forma la presencia femenina en la política. Su liderazgo en el Ministerio de Defensa ha sido bastante potente. Tiene muchas posibilidades desde el punto de vista de su subjetividad, de lo femenino, de desarmar el discurso conservador de la derecha”, señaló Matta.

En la encuesta más reciente, difundida el 24 de diciembre por la Fundación Futuro, Bachelet tuvo 82 por ciento de evaluación positiva entre los consultados, Alvear 81 por ciento, Lagos 63 por ciento, y Lavín 62 por ciento.

Esa fundación es dirigida por el empresario y ex senador Sebastián Piñera, presidente del Partido Renovación Nacional, que integra Alianza por Chile junto con Unión Demócrata Independiente de Lavín.

Ese último sondeo no solo ratificó la buena posición de Bachelet y Alvear, sino que evidenció igualmente una vigorosa recuperación de la figura de Lagos en relación con los críticos meses de comienzos de 2003.

Al mismo tiempo, si bien Lavín no ha tenido retrocesos significativos, las encuestas muestran un estancamiento de su figura, atribuible a la crisis que desató en la coalición derechista la diputada Pía Guzmán, del Partido Renovación Nacional, al denunciar en octubre la participación de parlamentarios de Alianza por Chile en una red de paidofilia.

Lavín, candidato derechista no proclamado para las elecciones de diciembre de 2005, tiene como potenciales contrincantes a Bachelet y Alvear.

En una encuesta de la consultora Benchmark, se plantearon hipótesis de elecciones entre Lavín y Bachelet, y entre Lavín y Alvear. En ambos casos, el candidato derechista logró mayoría entre los consultados, con 47 a 41 por ciento contra Bachelet, y 47 a 39 por ciento contra Alvear.

La consultora Gemines encuestó a 400 mujeres con las mismas hipótesis, y en ambos casos ganaron las candidatas, Bachelet por 51 contra 37 por ciento, y Alvear por 45 contra 43 por ciento.

Como suele suceder, los estudios de opinión abren un amplio campo para la especulación. Por eso serán tan importantes las municipales de octubre, en las cuales Lavín deberá jugarse por unificar a la derecha y conseguir que supere en la votación general a la coalición de centroizquierda que gobierna el país desde marzo de 1990.

En Concertación por la Democracia se pondrá a prueba, a su vez, si el Partido Demócrata Cristiano es capaz de recuperar la votación que perdió en las parlamentarias de diciembre de 2001, o continúa a la zaga del ala izquierda de la coalición, que integran el Partido Socialista y el Partido Por la Democracia.

“La elección de los concejales (municipales) mostrará la fuerza de cada partido. Hasta entonces, la discusión sobre candidaturas presidenciales no tiene ningún sentido. Es inoficioso e inconducente tratar de definir esto antes”, dijo Bachelet el 24 de diciembre en un encuentro con corresponsales extranjeros.

En términos jurídicos, un acto inoficioso es el que lesiona derechos de herencia forzosa.

“Las encuestas son una fotografía del momento. Falta aún mucho camino por recorrer”, agregó la ministra, quien se negó a responder si desea ser candidata presidencial. “Todos tenemos roles políticos que cumplir. Querer o no querer no tiene importancia”, sentenció.

La ministra de Defensa subrayó, no obstante, que luego del “test” de las municipales, la Concertación por la Democracia deberá resolver la designación de una o un candidato único mediante el sistema de comicios primarios, tal como hizo en 1993, cuando postuló a Eduardo Frei Ruiz-Tagle, demócrata cristiano, y en 1999, cuando el socialista Lagos fue el candidato.

Bachelet abogó por repetir la experiencia de las “primarias abiertas”, que dieron el triunfo a Lagos, en las cuales votó todo el “pueblo concertacionista”.

Esos fueron comicios en que pudieron participar todos los ciudadanos que manifestaran identidad con la coalición gobernante, sin necesidad de antecedentes de afiliación partidaria. Sólo se prohibió votar a quienes figuraran como militantes en los registros de los partidos de Alianza por Chile y de otras agrupaciones menores ajenas a la coalición, como los comunistas y los humanistas.

El ex presidente Frei, actual senador vitalicio, aparece en la actualidad como el único contrincante serio de Bachelet y Alvear en el bloque gobernante. Cuenta con el apoyo de un importante sector empresarial, pero sus posibilidades de triunfar en unas primarias se ven por ahora difíciles.

04/IPS/GMT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más