Inicio Ejecutivo colombiano impide libertad de líder campesina

Ejecutivo colombiano impide libertad de líder campesina

Por la Redacción

La asociación Francia América Latina (FAL) denunció la semana pasada en París una “maniobra” del ejecutivo colombiano, presidido por Alvaro Uribe, para impedir la libertad de la líder campesina Luz Perly Córdoba.

Ella fue arrestada el 18 de febrero último en la universidad de Bogotá y conducida a las dependencias del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS). Hoy está recluida en la cárcel El Buen Pastor, difunde el portal Mujereshoy.

Luz Perly Córdoba es presidenta de la Asociación Campesina del departamento colombiano de Arauca (ACA) y responsable de derechos humanos de la Federación Nacional Sindical Unitaria Agropecuaria (Fensuagro-CUT), confederación agraria que agrupa diferentes sindicatos, asociaciones sociales y comités que trabajan a favor de la justicia y el cambio social en Colombia.

Simultáneamente a su detención fueron allanadas las oficinas de ACA en Arauca, asociación legal que apoya a los campesinos de la región.

Además, tras el arresto de Luz Perly Córdoba Mosquera se realizaron redadas en la región de Arauca y hubo otras detenciones ordenadas por la Fiscalía Nacional de Colombia. Uno de los detenidos fue Jesús Gutiérrez, también dirigente de la Asociación Campesina de Arauca, zona petrolera situada en el nordeste colombiano y en la que operan rebeldes armados derechistas e izquierdistas.

Fensuagro ha informado que actualmente se encuentran detenidas unas 75 personas entre campesinos y sus líderes.

LA SOLIDARIDAD Y LAS DENUNCIAS DE FAL

Desde hace meses, FAL, junto con otras organizaciones no gubernamentales (ONG) europeas, lleva a cabo una campaña de solidaridad con Colombia bajo el título “Otra Colombia es posible con paz y justicia social”.

La FAL es una de las diversas organizaciones internacionales, como Amnistía Internacional (AI), que han protestado ante el gobierno colombiano por la demora en poner en libertad a la líder campesina. También lo han hecho parlamentarios de Dinamarca, Suecia, Italia y otros países de Europa.

Portavoces de Francia América Latina denunciaron, por ejemplo, que la justicia colombiana adelantó, sin previo aviso, la fecha prevista para que los testigos europeos citados por la defensa de Perly Córdoba prestaran declaración a favor de la líder campesina. De esta forma, ninguno de ellos pudo presentarse a tiempo ante el tribunal.

La organización gala indicó en un comunicado que “FAL denuncia esta maniobra del gobierno de Álvaro Uribe que deja impunes crímenes de terrorismo y encarcela a dirigentes campesinos o defensores de los derechos humanos”.

Madre de dos hijos, Perly Córdoba disponía de una escolta colectiva nombrada por el Ministerio del Interior de Colombia a instancias de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), en el marco del programa de protección a líderes del Ministerio del Interior de ese país.

La líder campesina se había visto obligada a trasladarse a Bogotá ante las reiteradas amenazas de muerte que recibía en Arauca, en la frontera con Venezuela, por parte de los grupos paramilitares, informaron responsables de FAL.

Su detención, según FAL, provocó protestas en varios países europeos como Italia, Francia o Dinamarca, donde la líder campesina había efectuado una serie de conferencias en 2002, y había formulado críticas contra el gobierno de Álvaro Uribe que la acusa de “rebelión y terrorismo”.

Desde la cárcel, Córdoba envió una carta denunciando los “macabros” planes del presidente Álvaro Uribe contra los movimientos populares y campesinos.

“Escribo desde la cárcel donde el Estado colombiano me ha proscrito, privándome de mis más elementales derechos, como lo ha hecho con otros cientos de dirigentes populares y campesinos que, al igual que yo, se encuentran privados de libertad, acusados de rebelión, como producto de la intolerancia de un régimen que se ha dado en satanizar y estigmatizar como rebeldes a todos aquellos quienes nos atrevemos a diferir y disentir de sus inaceptables políticas económicas y sociales” aseguró.

El pasado 31 de marzo, Luz Perly Cordoba fue galardonada con el Premio Danés de la Paz otorgado por el alcalde Per Bregengaard en el Palacio Municipal de Copenhague, por su ejemplar desempeño como defensora de los derechos del campesinado colombiano. El premio le fue otorgado por el Comité Bjorneklo, pero Luz no pudo recibirlo. Ya estaba en la cárcel.

Según el Comité, la detención de la reconocida dirigente social y muchos otros sindicalistas, todos acusados por rebelión o terrorismo, forma parte de “una ola de represión que incluye asesinatos y tortura. Detrás de la violencia está el régimen colombiano, que opera a través de bandas de sicarios paramilitares y las fuerzas de seguridad del país”.

“La lucha contra el terrorismo sirve como pretexto para acallar y perseguir a los que luchan por una sociedad más justa,” dijo el alcalde Per Bregengaard en su discurso de bienvenida a la prensa danesa y a otros dignatarios.

“Sabemos que el régimen colombiano tortura a sus presos. Lo que pasa en Colombia es que el gobierno declara terroristas y persigue a todo el mundo que se atreve a manifestarse a favor de la justicia social,” dijo él.

Por su parte, Luz Perly Córdoba aseguró desde la cárcel: “Estoy aquí, en pie de lucha, a pesar de la prisión, porque estoy convencida de que nuestro pueblo será superior a toda la adversidad que le infringe hoy el régimen, y de que nuestra lucha y sacrificio no serán en vano”.

2004/BJ/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más