Inicio » El despido “sutil” no previsto en la LFT

El despido “sutil” no previsto en la LFT

Por Lourdes Godínez Leal

En la era de la globalización y el uso acelerado de la tecnología, donde mejor se observa la “maquila intelectual” es en los “Call Centers”, entidades que contratan personal calificado, sobre todo mujeres, con bajos salarios y precarias condiciones laborales agravadas en muchas ocasiones por acoso y hostigamiento sexual.

Los Call Centers se caracterizan por contratar personal calificado, en su mayoría profesionistas bilingües o trilingües, quienes son constantemente rotados de empresa en empresa para no generar antigüedad, ni derechos, con bajos salarios, sin prestaciones y bajo contratos “por obra determinada”.

El personal que labora en Tele Tech, uno de varios Call Centers establecidos en México, está conformado por profesionistas incluso con posgrados, que han recurrido a este tipo de empleos ante las pocas expectativas de trabajo en sus áreas, y por estudiantes con la necesidad de un ingreso que los ayude a mantener sus estudios y ayudar a su familia.

En general, son mujeres y hombres de entre 18 y 40 años que hablan dos o tres idiomas como inglés, francés, ruso, portugués, italiano, griego o alemán. Trabajan un promedio de seis horas diarias, de lunes a domingo, tienen 12 minutos “de descanso para comer” y su sueldo varía de acuerdo al proyecto en que se encuentren, “el mejor pagado” es de 54 pesos la hora (2 mil 268 pesos semanales).

“…si te pasas de ese tiempo recibes una sanción, todos tus tiempos los registra una computadora…”, denunció una trabajadora, cuyo nombre se mantiene en reserva por su seguridad.

No hay permisos para faltar, cuando acumulan tres faltas se les suspende y por cada tres retardos también hay suspensión, tienen como tolerancia 10 minutos para llegar después de la hora de entrada, que también es checada por computadora.

Aunque tienen las prestaciones de Ley, es decir, vacaciones, aguinaldo, días de descanso, seguro social y prima vacacional, al momento de “renunciar” o en que las o los despiden, se enfrentan a una serie de trabas por parte de la empresa para reclamar lo que por Ley les corresponde.

De acuerdo con el abogado Pablo Cerón López, de la Procuraduría para la Defensa del Trabajo, aunque efectivamente estos trabajadores cuentan con los derechos que marca la LFT, cuando son despedidos tienen que acreditarlos para poder acceder a los beneficios de ésta y ése es el mayor problema que enfrentan.

El abogado enfatizó que se ha dado una globalización de estas empresas cuyos empleos son mal remunerados, sin garantías jurídicas ni seguridad social que desaparecen cuando hay “crisis” y entonces las y los empleados no tienen a quién reclamarle.

Recientemente, la empresa Tele Tech despidió a 19 trabajadores, 9 mujeres y 9 hombres, pero según información obtenida por Cimacnoticias, sólo dos no firmaron su renuncia, por lo que demandarán por despido injustificado.

Según versiones de las trabajadoras, hasta ahora esta corporación tiene 50 denuncias por despido injustificado en la Junta Local de Conciliación y Arbitraje del DF, pero ninguna ha prosperado.

ACOSO Y HOSTIGAMIENTO

Personal femenino de esta empresa narró a Cimacnoticias la forma en que son tratadas por sus supervisores de proyecto, en su mayoría hombres quienes incluso han llegado a hacerles propuestas sexuales.

“…cuando sentías estaban detrás de ti metiendo su mano en tu cuello o tocando tu espalda, tu cabello, o te invitaban a salir, algunos eran más descarados y te decían que si te daban un masaje en privado…”

Aunque algunos han sido acusados de acoso sexual por parte de las trabajadoras, hasta ahora no han recibido ninguna sanción y continúan laborando en la empresa.

No obstante, el hostigamiento también se da de parte de mujeres, en especial de las gerentes de proyecto, que dan un trato preferente a los operadores.

Una investigación del profesor Jordy Micheli de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) Azcapotzalco, señala que en la Ciudad de México hay dos grandes Call Centers que juntos, reúnen a 5 mil trabajadores: Teckmarketing, de Teléfonos de México y Tele Tech.

Estos centros de llamadas, añade la investigación, “pueden ser empresas dedicadas a conseguir como clientes a otras empresas que necesiten contar con teleservicios y que no van a invertir en crear un centro propio o bien, pueden ser parte de la estructura de una empresa que han decidido crear funciones de teleservicio”.

Los Call Centers, llegaron a México a finales de los años 90, poco después de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio impulsado por el ex presidente, Carlos Salinas de Gortari.

Lourdes Adame Goddard, del Instituto Mexicano de Telemarketing, señala en un artículo que “en México el mercado de los Call Centers ocupa el segundo lugar en importancia a nivel regional”, toda vez que “ofrece grandes oportunidades para los proveedores de tecnología”, sobre todo “por los bajos costos, el personal bilingüe capacitado y profesionales con un perfil adecuado”.

EL CASO TELE TECH

Esta empresa de origen estadounidense, presidida por Kenneth D. Tuchman, tiene una filial aquí que incluye a cinco empresas: Tele Tech Holdings, Inc.; Tele Tech México S.A de C.V; Servicios SSI Integrales S de RL de CV; Apoyo Empresarial de Servicios S de RL de CV; y Servicios y Administraciones del Bajío S de RL de CV.

Tele Tech tiene presencia en más de 12 países y cuenta con aproximadamente 30 mil trabajadoras y trabajadores. Entre sus clientes están: Bancomer, Aeroméxico, cadenas hoteleras como Hilton y Delta, Motorola, Directv, Ford, IBM, Microsoft, Hewlett Packard, Deutsche Bank, Lloyds, AOL, entre otras.

Datos del investigador de la UAM, Jordy Micheli, refieren que el valor de mercado de esta empresa es superior a los 770 millones de dólares.

TRABAJO A DESTAJO

El personal de Tele Tech México SA de CV, que se calcula son 3 mil, en su mayoría mujeres, reciben en promedio 30 llamadas diarias cuya duración oscila entre los 5 minutos y hasta las 3 horas, dependiendo el tipo de servicio requerido, según varios testimonios.

Son contratados por obra determinada y el contrato establece en la cláusula segunda que: “…no podrá modificarse, suspenderse o rescindirse ni darse por terminado sino por voluntad de las partes o en los términos expresamente previstos en la Ley Federal del Trabajo (LFT), en la inteligencia que terminará sin responsabilidad para la Empresa al quedar concluidos los trabajos para los que es contratado y señalados en la cláusula que antecede”.

Pero en la realidad, esto opera de diferente manera, las y los trabajadores son despedidos sutilmente, cuando los “invitan” a cambiar de proyecto o departamento con un sueldo menor por el que estaban contratados.

“A mi me despidieron porque según mi supervisor ya no había llamadas y la productividad estaba en rojos, aunque me propuso cambiarme a otro departamento, pero me pagaban mucho menos de lo que ganaba”…, denunció una trabajadora.

Y aunque el argumento para despedir al personal es que “no hay llamadas y por lo tanto no hay trabajo”, extrañamente la empresa continúa contratando personal.

06/LG/LR/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: