Inicio El estreñimiento, trastorno común en la actualidad

El estreñimiento, trastorno común en la actualidad

Por Carolina Velásquez

En su aspecto físico existe una incapacidad para tener movimientos intestinales regulares y una contracción muscular en la zona del abdomen, asociados a falta de fibra en la dieta, situación que impide la eliminación libre de las heces fecales.

El mal funcionamiento del intestino se asemeja a una tubería tapada con desperdicios. ¿El resultado? Un proceso de auto intoxicación de nuestro “yo soy corporal”.

Hay una retención que no tiene que ver sólo con aspectos físicos del cuerpo sino también con causas emocionales.

Esencialmente, el estreñimiento se relaciona con la manera como nos enfrentamos a la vida desde una actitud de control, manifestada en: falta de espontaneidad, desconfianza e incapacidad de rendirse a lo que suceda.

A esta forma de vivir, Debbie Shapiro le llama “personalidad estreñida”.

“Surge cuando uno se obsesiona tanto en controlar y dominar que tiene dificultades para ser espontáneo. Esto puede ser debido a un miedo a perder el control sobre los acontecimientos, así como al miedo a expresar la propia naturaleza creativa. La única forma de combatir este problema pasa por dejar que la vida tome su propio curso”, señala Shapiro (Cuerpo mente. La conexión curativa, 1991).

Nos aferramos a lo que existe. Hay miedo e inseguridad a perder lo que tenemos y… al cambio. Motivo por el cual muchas veces padecemos de estreñimiento cuando viajamos o nos movemos del lugar donde estábamos –aparentemente seguros y seguras– a otro: empleo, puesto de trabajo, pareja, casa.

La otra cara de esta actitud se manifiesta en una negación a tomar y ejercer nuestro poder, según Shapiro a “la imposibilidad de asumir el propio sentido de la seguridad y el poder personal que deja el campo libre para que todas las cosas sean como son sin que el individuo intervenga”.

También puede sucedernos lo contrario y padecer diarrea. Sucede cuando “la realidad que debemos digerir resulta desconcertante, abrumadora o angustiosa”, sentimos que existe algún riesgo y no deseamos aferrarnos a nada.

El mensaje en este caso sería, para Shapiro, darnos un tiempo, escuchar y asimilar la situación y, luego, pasar a la siguiente.

¿Padeces estreñimiento o diarrea? Además de revisar cual es la fisiología de tu intestino grueso, observa si encuentras alguna actitud de las descritas en esta entrega, ¿dicen algo de ti?

[email protected]

2005/CV/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content