Inicio » El estrés desconocido de las telefonistas

El estrés desconocido de las telefonistas

Por Marta Guerrero González

Existe la falsa creencia de que las mujeres no nos morimos de infartos, también es falso la excepción de estrés laboral, y los estragos de un ambiente de trabajo sedentario y de alta presión, cualquiera sin importar el género sufre o soporta lo mismo.

Precisamente es lo que les sucede a las operadoras de Telmex y gracias a que todas son mujeres han podido negociar en su contrato colectivo, ciertos privilegios de los que adolecen las mujeres oficinistas, planta o de limpieza en la misma empresa.

Consiguieron un examen médico anual para la detección de cáncer, así como electrocardiogramas y asistencia según la edad y la enfermedad. Son cuarenta mil trabajadoras activas y cuatro mil jubiladas, es decir que el 41 por ciento de trabajadores son mujeres.

Después de la privatización de Telmex, de las 13 mil 500 operadoras quedaron tres mil 500, fueron reubicadas cinco mil 500 y el resto fueron liquidadas o jubiladas.

El usuario no puede adivinar el desgaste que resulta tener que atender en diez segundos una llamada a partir de que se anuncia y contar con treinta para tramitarla con eficacia.

Todo esto durante cuarenta horas a la semana. Si bien las operadoras han unido metas, en cuestión de salarios padecen un rezago importante, aunado a que la promoción en el puesto y en la percepción económica sólo puede realizarse por vacante natural y nunca por estimulo o en base a la productividad o conocimiento.

En compensación tienen un trato bondadoso en cuanto a la flexibilidad de horarios o intercambio de turnos con las compañeras, lo que les permite estudiar y atender los asuntos de la casa, incluso prestar ayuda en negocios familiares.

Si tomamos en cuenta la tecnología comprenderemos que cada vez se requiere de menos mano de obra y de más soporte del sistema, es decir que si hubiera la posibilidad de una huelga de las operadoras nada malo pasaría, dejaría en todo caso de funcionar el servicio de despertador, de información y largas distancia nacional e internacional, pero lo demás operaría de manera normal. ¿Se acuerdan de aquella huelga en que los mexicanos nos quedamos incomunicados no recuerdo si dos o tres horas?

Bueno aún sin esa presión las operadoras negociarán en su próxima reunión mejores salarios y beneficios en su contrato laboral. Recuerdo a María Rojo bailando danzón, la protagonista de la película era operadora.

Muchos bailes y años han pasado y siguen las voces femeninas, sólo de las mujeres, atendiendo los llamados de la sociedad… ¿en Telmex o en todo México? Habría que escuchar mejor, despertar a los sordos, informar a los obtusos y alertar sobre la hora. Es tiempo de mujeres.

2003/MG/MEL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: