Inicio El feminicidio en DF se ensaña con mujeres mayores de 60

El feminicidio en DF se ensaña con mujeres mayores de 60

Por Miriam Ruiz

“Cuerpo de mujer, peligro de muerte” es uno de los mantras que describen al feminicidio presente en todo el país con características diferentes. A diferencia del rostro lozano del que se observa en Ciudad Juárez, Chihuahua, el feminicidio que priva en la ciudad de México está lleno de arrugas.

Son más de 30 averiguaciones previas que la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) abrió este año para investigar los asesinatos con saña de mujeres mayores de 60 años, todas ellas vivían solas y por ende, vulnerables.

Pero también están las víctimas fatales de la violencia familiar que en los pasados dos años cobraron la vida de 40 mujeres a mano de sus parejas sentimentales, según datos de la PGJDF y que en la segunda mitad del 2004, registró por lo menos siete consignaciones de asesinatos a manos de esposos o amantes.

El feminicidio, clasificación acuñada por la feministas estadounidenses Jill Rafford y Diana Russell, se define como algo más allá de un homicidio de mujer. Ante muchas formas de agresión cruel, algunas mueren, pero todas las víctimas son desvalorizadas, maltratables o desechables.

“Para que se dé el feminicidio concurren de manera criminal, el silencio, la omisión, la negligencia y la colusión de autoridades encargadas de prevenir y erradicar estos crímenes. Hay feminicidio cuando el Estado no da garantías a las mujeres y no crea condiciones de seguridad para sus vidas”, explica la diputada feminista Marcela Lagarde.

La presidenta de la Comisión Especial para Conocer y dar Seguimiento a las Investigaciones relacionadas con los Feminicidos en la República Mexicana y la Procuración de Justicia Vinculada añade que contribuye al feminicidio la idea de que hay problemas más urgentes, así como la tendencia a minimizar el fenómeno.

Para Luz Rosales directora del Instituto de las Mujeres en el Distrito Federal (Inmujeres-DF) no hay duda sobre la existencia del feminicidio en la capital mexicana.

“Yo por supuesto creo que sí lo hay. No estamos hablando de Ciudad Juárez.” Sin embargo destacó el asesinato de mujeres mayores porque eran mujeres.

Igualmente, serían mujeres poco valoradas, socialmente desechables.

En cuanto a la violencia familiar, la encargada de ver por la situación de casi cuatro millones de capitalinas encuentra “un incremento de la violencia familiar por un no-entendimiento del cambio de roles que en la sociedad se están generando y que es irreversible.”

“Son tremendos los casos intrafamiliares, muchos no se denuncian hasta que llegan al hospital” o a la morgue. Antes no se atreven a decirlo.” Y otra cara de la misma moneda son las mujeres presas “por haber matado o golpeado a sus esposos en un plan de desesperación, la mayoría una respuesta violenta a un cúmulo de agresiones de años.”

Por ello, una de sus propuestas, de cara al próximo 25 de Noviembre Día Internacional por la No Violencia hacia las Mujeres, es trabajar con la otra parte del género”, es decir los varones capitalinos.

EN LA MORGUE

De acuerdo con el Servicio Médico Forense (Semefo), dependencia del Tribunal Superior de Justicia del Distrito Federal, 15 por ciento de las mujeres que fallecen por muerte violenta son asesinadas.

Sólo en el primer semestre del 2004 el Semefo registró 71 homicidios entre las 458 muertes violentas de mujeres registradas (15.5), es decir un tres por ciento más que en todo el año 2003, de un 12.1 por ciento.

El suicidio, que Lagarde considera un subproducto del feminicidio, cobró 37 vidas de mujeres entre enero y junio del 2004.

En comparación, para esta ciudad con ocho millones de habitantes, en la primera mitad del año se registraron 442 homicidios masculinos, contra los 71 de mujeres.

AL FINAL DE SUS DÍAS

Los diarios capitalinos registraron en sus secciones policíacas cada uno de los crímenes de quienes las nuevas leyes consideran como adultos en plenitud. Igualmente, están consignados en los registros de la PGJDF.

El homicidio de Margarita Arredondo Rodríguez, de 83 años de edad, es el cuarto de mujeres de la tercera edad que se registra en menos de un mes, tan sólo en la delegación Cuauhtémoc.

Ella vivía en la colonia Santa María La Ribera, considerada de clase media, como todas las que corrieron la misma suerte.

La primera anciana en ese mes fue asesinada en la colonia Tabacalera y una más la encontraron en Tlatelolco, el pasado 24 de octubre.

Ana Reyna Rentería, con 65 años de edad fue estrangulada y amagada con cinta adhesiva canela en Ezequiel Montes 4-int 4 también de la colonia Santa María la Ribera, el 20 de octubre.

Y el 29 de septiembre Simona Bedolla Ayala de 79 años fue ahorcada en su departamento de la colonia Daniel Garza en la delegación Miguel Hidalgo.

Carmen González Mata, de 78 años de edad, cuyo caso se investiga también por la Fiscalía Central de Homicidios, fue encontrada en su casa de la colonia Viaducto Piedad, con un cinturón en el cuello, la frente fracturada y varios dientes regados el 27 de julio pasado.

En la misma fiscalía, dan curso a la investigación de la muerte por estrangulamiento con una media de María de los Ángeles Cortéz, de 84 años de edad, el pasado 19 de julio. Así como el de Estela Cantoral, de la misma edad y con el mismo método en su departamento de la colonia General Anaya el pasado 26 de junio.

La primera mujer que fue asesinada así este año fue Margarita Aceves Quezada, de 71 años en Azcapotzalco.

Finaliza el año y las autoridades capitalinas, pese al reconocimiento del fenómeno de violencia familiar como un asunto grave, al igual que los asesinatos a mujeres de la tercera edad, no pueden dejar aún la estadística en cero.

2004/MR/LR/SM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content