Inicio El oro azul, entre los derechos humanos y el negocio

El oro azul, entre los derechos humanos y el negocio

Por Soledad Jarquín Edgar

Con el tema Acciones locales para un reto global, en marzo de 2006 México será sede del IV Foro Mundial del Agua (FMA), que se enfocará en las prácticas óptimas con respecto al líquido y en compartir el conocimiento sobre el tema.

Este foro se realizará en circunstancias que demandan la atención real de quienes habrán de tomar las decisiones, como contraparte de las voces sociales que rechazan la privatización del agua, considerada un derecho humano.

La crisis del oro azul tiene cifras y prospectivas para su futuro que no son alentadoras en todo el mundo, pero que, a decir del propio FMA, se agudiza en cinco países a los que califica de emergentes: China, Egipto, India, México y Pakistán.

Estas cinco naciones representan 43 por ciento de la población mundial y el 51 por ciento del área irrigada del mundo, señala un comunicado del FMA a propósito del 19 Congreso Internacional y de la 56 Reunión del Consejo Ejecutivo Internacional de la Comisión Internacional de la Irrigación y el Saneamiento (ICID), celebrada en Pekín, China.

Las cifras de la crisis del agua en el mundo, de acuerdo con información de activistas y de organismos oficiales, estiman que 2.4 billones de personas en el mundo -dos quintas partes de la población global- no tienen acceso a condiciones de adecuada salubridad.

Asimismo, 1.1 billones de personas -un sexto de la población mundial- carecen de agua potable. 2.2 millones de personas de países en vías de desarrollo, la mayoría menores de edad, mueren cada año por enfermedades asociadas a la falta de acceso al líquido; unos seis mil niños y niñas mueren cada día por esta razón. Además, la mitad de las camas de los hospitales del mundo están ocupadas por pacientes con enfermedades relacionadas con la escasez de agua.

Una persona utiliza un promedio de 10 litros de agua al día en los países en desarrollo. En contraste, en el Reino Unido una persona utiliza 135 litros de agua cada día; la población de Nairobi, Kenia paga cinco veces más por un litro de agua que una norteamericana o un norteamericano.

Estos son algunos de los datos que reflejan la crisis del agua en el mundo, además de las inequidades de género y la brecha cada vez más amplia entre pobres y ricos; panorama que, a decir, del FMA lleva a algunos países a buscar “soluciones sostenibles”.

Uno de los cinco temas principales que se discutirán en México se refiere al agua para la alimentación y el medio ambiente. En el foro se analizarán las acciones locales para la búsqueda de soluciones innovadoras, como señaló Dato´Ir Keizrul bin Abdullah, presidente de la Comisión Internacional de la Irrigación y el Saneamiento.

PRIVATIZAR, PROPUESTA FOXISTA

Durante el reciente congreso celebrado en Pekín se presentó el ejemplo mexicano de la Modernización de Sistemas de Irrigación a pequeña escala, el cual permite financiar la infraestructura y los proyectos hídricos que buscan detener los problemas debidos a la supervisión inadecuada del mantenimiento de las obras y la gestión deficiente del transporte y distribución del agua.

A decir de la Comisión Nacional del Agua, México superará estos problemas mediante la gestión y el desarrollo de obras hídricas que incluyen la participación y contribución de las asociaciones civiles y de interesados múltiples, así como “las inquietudes ambientales de los diversos participantes”, apuntó el presidente del Comité Mexicano de la ICID, Luis Rendón.

Esta propuesta que se contrapone con el derecho inalienable al agua, ya que -de acuerdo con Alejandra Serrano, de la Red Ciudadana por el Derecho al Agua- lo que impulsa la CNA en realidad es la privatización. El bien se convierte de esta manera en un servicio.

LA ADVERTENCIA CIUDADANA

A través del Promagua, la CNA tiene como meta para 2006 lograr el tratamiento de más del 60 por ciento del agua que se desecha, por lo que se prevé que en 21 ciudades se “dé luz verde a la privatización”, advierte la Red Ciudadana por el Derecho al Agua.

Los ambientalistas, como muchos especialistas, se oponen a la privatización del agua, bien común que se convirtió en una mercancía para algunas empresas que ven “el agua dulce como un negocio seguro y muy atractivo, porque nadie puede dejar de consumir agua”.

En 2003, en el Informe Social Watch, el relator especial de Naciones Unidas sobre una Vivienda Adecuada, Miloon Kothari, revela que unos 600 millones de habitantes urbanos y más de mil millones de personas rurales viven ahora en viviendas superpobladas y de mala calidad, sin agua o desagüe ni recolección de residuos.

El relator explica que en muchos países las mujeres y los hombres no tienen el mismo acceso a los recursos y servicios básicos, pues los hogares dirigidos por ellas tienen menos oportunidades que los de los varones, y con los servicios privatizados el problema se agrava.

EL AGUA, SOBRE LOS HOMBROS DE LAS MUJERES

En el foro paralelo a la Quinta Conferencia Ministerial de la Organización Mundial de Comercio, organizado por la Fundación Heinrich Böll en 2004, Vandana Shiva, de la India, acusó al Banco Mundial de ser el culpable de la desaparición del agua en los países pobres y de su uso por las corporaciones para financiar su jugoso negocio con el agua potable.

Las activistas coincidieron en que la privatización del agua no resuelve los problemas de servicio y abastecimiento de las comunidades; en cambio, lo encarecen y lo hacen inaccesible para los sectores más pobres. De ahí que en aquella ocasión consideraron que los gobiernos deben evitar que empresas privadas manejen los servicios y se involucren en la reglamentación.

El investigador Andrés Barreda planteó el panorama de la privatización del servicio de agua en México y el proyecto de desarrollo que el presidente Vicente Fox le ha vendido al Banco Mundial, mismo que se encuentra sobre las cuencas hidráulicas más importantes del país, en señaló al referirse al Plan Puebla-Panamá.

Durante el Segundo Foro Alternativo Mundial del Agua (FAME 2005), especialistas de todo el mundo analizaron la situación del agua. Las mujeres tienen un papel preponderante como abastecedoras de sus comunidades desde hace siglos, pero no pueden tener injerencia en la gestión pública, porque aún hoy ésa se considera una tarea de hombres.

Los expertos citaron que en África, Asia y Latinoamérica las mujeres tienen la tarea fundamental de la distribución del agua y cargan sobre sus espaldas el abastecimiento de sus comunidades; pese a ello son las últimas en poder gestionar y decidir sobre el agua.

En algunos casos, como en Costa de Marfil, las niñas y las mujeres caminan hasta 15 kilómetros diarios para buscar agua. En India, las mujeres recorren más de seis kilómetros, mientras empresas como Coca Cola -a unos pasos de sus comunidades- utilizan entre 1 y 1.5 millones de litros de agua cada día.

Integrante de la Red de Género y Medio Ambiente de México, Hilda Salazar explicó que se desarrollan diversas estrategias como la Agenda Azul para dar voz a las mujeres rurales y urbanas de forma que expresen sus problemas en torno al agua en marzo próximo, durante la realización del IV Foro Mundial del Agua.

El especialista canadiense Maude Barlow se une a las voces que advierten a los gobiernos que los acuerdos comerciales que regulan la importación y exportación de agua son una trampa para la humanidad, pues favorecen la eventual apropiación del líquido por las empresas.

*Periodista mexicana

05/SJ/YT

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content