Inicio El Programa Oportuno del CACU, a revisión

El Programa Oportuno del CACU, a revisión

Por Guadalupe Vallejo

Establecido desde hace más de 20 años, el Programa Oportuno de Cáncer Cérvico-Uterino (CACU) no ha tenido el impacto deseado, ya que sólo detecta 13 por ciento de los casos potencialmente prevenibles, situación que ha propiciado que el Instituto Nacional de Salud Pública realice una evaluación para identificar las fallas del programa. En nuestro país, tres mil 500 mujeres fallecen anualmente por causas relacionadas con este mal.

Para revertir esta situación, se estima que en el 2006 nuestro país podría contar ya con una vacuna contra el Virus del Papiloma Humano (VPH), que está presente en una de cada 10 mujeres en el país y que de acuerdo a estudios realizados es causa de cáncer cérvico-uterino. Dicha vacuna podría ser aprobada en breve por la Agencia de Alimentos y Medicinas (FDA, por sus siglas en inglés), y en los primeros meses del próximo año se presentaría en la Secretaría de Salud.

El estudio Programa de Detección Oportuna de Cáncer Cervical en México: Diagnóstico situacional, elaborado por Eduardo Lazcano Ponce, miembro de la Academia Mexicana de Ciencias, e investigadores del Instituto Nacional de Cancerología (INC), indica que el escaso efecto del programa se debe principalmente a que las mujeres acuden tardíamente al diagnóstico.

El reporte señala que 55 por ciento de las mujeres estudiadas se realizaron el Papanicolaou porque presentaban síntomas ginecológicos.

En una muestra de mujeres entre 15 y 49 años residentes de la ciudad de México, 65 por ciento tenían antecedentes de utilización de la prueba de Papanicolaou, comparado con 30.2 por ciento en un área rural estudiada del estado de Oaxaca.

Dicho estudio deja claro que la calidad de obtención de muestras fue deficiente. Sesenta y cuatro por ciento carecían de células endocervicales, moco y metaplasia epidermoide, correlacionados con error en el diagnóstico.

A pesar de los esfuerzos de prevención, las razones culturales son las que a corto plazo impiden que el cáncer sea diagnosticado tempranamente y pueda llevarse a cabo un tratamiento preventivo adecuado.

“La misma sociedad, incluyendo las mujeres, creen que padecer lesiones genitales y cáncer asociado a VPH, es consecuencia de la infidelidad y, por lo mismo, tratan de ocultarlo hasta que ya es demasiado tarde”, reconoce el investigador.

Basta recordar que el 66 por ciento de los casos de cáncer en México, considerada la segunda causa de muerte, afectan a las mujeres, el otro 34 por ciento se ha registrado en los varones, según el Registro Histopatológico de Tumores.

Lascano Ponce deja claro en su estudio que no obstante que en una de cada 10 mujeres se presenta el virus del papiloma humano, en más de 90 por ciento puede desaparecer en un año y sólo entre 5 y 10 por ciento presentan enfermedades infecciosas crónicas.

En este marco, resaltó la importancia que tendrá la vacuna elaborada por la empresa farmacéutica Merck Sharp & Dohme, la cual ya se ha probado entre las y los adolescentes de 16 a 23 años de edad con buenos resultados.


OTRO DATO

Alfonso Torres Lobatón, consultor técnico de oncología del Hospital General de México, explicó que en nuestro país ocurren cerca de 50 mil defunciones anuales por neoplasia, en tanto que cada dos horas fallece una mujer por cáncer cérvico-uterino.

El especialista destacó la importancia de que las mujeres que han iniciado su vida sexual se realicen la prueba del Papanicolau por lo menos una vez al año y las mayores de 40 años se practiquen una mastografía anual.

Reconoció no obstante que en México existe un problema cultural para la realización de pruebas de diagnóstico, sobre todo en los cánceres cérvico-uterino y de mama, “pues en muchas ocasiones las parejas dificultan la revisión o bien la mujer por pudor no acepta la exploración del área genital ni de los senos”.

Explicó que son múltiples los factores que ocasionan cáncer, el 90 por ciento de los casos de neoplasias de colón y de mama son resultado del consumo excesivo de alimentos saturados en grasa de origen animal y por el contrario baja ingesta de fibra.

Torres Lobatón urgió a promover el consumo de dietas nutritivas (sin exceso de grasas animales, con fibra y consumo de antioxidantes) sobre todo en zonas marginadas y de escasos recursos económicos, ya que aún existe un gran desconocimiento de estas enfermedades.

2005/GV/GM

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más