Inicio El proyecto presupuestal 2010 ignora a las mujeres

El proyecto presupuestal 2010 ignora a las mujeres

Por Gladis Torres Ruiz

El Proyecto del Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) 2010, lejos de fortalecer garantías constitucionales como el derecho a la salud, a la educación y a una vida libre de violencia de las mexicanas, anuncia disminuciones importantes en programas y políticas sensibles para las mujeres y en el impulso a la igualdad de género, dos asignaturas con alto rezago en nuestro país.

Así lo señaló la Coalición por la Salud de las Mujeres, integrada por las organizaciones Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad, Centro de Análisis e Investigación Fundar, Kinal Antzetik, Fundación Mexicana para la Planeación Familiar, A.C., Mexfam, Salud Integral para la Mujer (Sipam) y el Comité Promotor por una Maternidad Sin Riesgos.

En su análisis sobre el PPEF 2010, presentado por tercer año consecutivo a diputadas y diputados de la LXI Legislatura y al Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres), la Coalición señala que ante la contracción económica que vive el país es importante enlazar los temas de la salud sexual y reproductiva vinculados con los proyectos de desarrollo nacional y con el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), instrumento con el que el Estado mexicano está comprometido.

En su documento, las organizaciones de la sociedad civil (OSC), precisan que en la Exposición de Motivos del PPEF 2010, capitulo 10, Estrategias Relevantes, apartado Erogaciones para la igualdad entre mujeres y hombres, se anuncian 55,480.2 millones de pesos para 19 ramos y 55 programas, acciones y estrategias; sin embargo, al hacer una revisión del Análisis Funcional Programático Económico de las diferentes dependencias (ramos) responsables de estos recursos, se aprecian reducciones de facto.

Lo anterior se puede ver en el Anexo 10. Presupuesto para mujeres y la igualdad de género, donde se incluyen los montos del programa de desarrollo humano Oportunidades, con gasto asignado a través de las secretarías de Educación, Desarrollo Social y Salud, como erogaciones para la igualdad entre mujeres y hombres.

Sin embargo, los montos totales no están desagregados ni se especifican sus respectivos aportes a la igualdad; esto es grave porque, del total etiquetado en el Anexo 10, Oportunidades representa 83.18 por ciento, con un gasto asignado de 46,146.5 millones de pesos. Lo que queda etiquetado para el avance para mujeres, en los hechos, es mínimo: apenas 9, 824 millones.

LAS TRAMPAS DEL ANEXO 10

Reiteradamente, en años anteriores, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público ha incluido en este anexo al programa Oportunidades, el cual puede tener consecuencias y efectos vinculados con el género, pero no está diseñado con esos objetivos.

“Por ende, no es un programa con enfoque de género y, en consecuencia, su inclusión en el anexo provoca un efecto tramposo en la cifra”, denuncian.

La Coalición por la Salud de las Mujeres, que durante tres años ha impulsado una agenda presupuestal que fortalezca las garantías constitucionales de las mujeres, enfatiza que lo anterior también ocurre con otros 32 programas: al comparar la Exposición de Motivos y el Análisis Funcional Programático Económico, se observa que en la primera aparecen montos no desagregados en la segunda.

“Esta estructura presupuestaria, contradictoriamente, impide la efectiva asignación y ejecución del gasto etiquetado en el Anexo 10 y contradice la acción afirmativa en favor de las mujeres propuesta con la etiquetación de recursos”.

El documento resalta, como ejemplo de esta “trampa”, los recursos que se destinaron a “promover la protección de los derechos humanos y prevenir la discriminación” en la Secretaría de Gobernación: casi 69 millones de pesos, cifra que constituye el presupuesto total de la Comisión Nacional para Erradicar la Violencia Contra las Mujeres en los 18 programas estrategias y acciones señalados en el Anexo 10.

En su análisis, la coalición denuncia que 90 por ciento de los recursos no están etiquetados, por lo que no es posible dar seguimiento a su ejercicio presupuestal a menos que haya un seguimiento específico utilizando, por ejemplo, el sistema Infomex, desarrollado por el Instituto Federal de Acceso a la Información Pública (IFAI).

SIN DINERO, SALUD SEXUAL Y REPRODUCTIVA

Las organizaciones precisan que en este contexto de reducciones se enfrentan escenarios críticos; el primero, la salud sexual y reproductiva de las mexicanas, que incluye un conjunto de problemáticas sociales que se han agudizado en el país, como la mortalidad materna y la prevalencia del VIH/Sida.

Según la coalición, el monto para el Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva (CNEGYSR) de la Secretaría de Salud, también sufrirá reducciones, ya que tan sólo se le asignan 454, 261, 422 pesos, poco más de la mitad de los 870, 760 893 pesos que se le asignaron en 2009.

El CNEGYSR es la instancia de la Secretaría de Salud que se encarga de varios asuntos vinculados con la salud sexual y reproductiva; ante el escaso presupuesto que le tocará en 2010, las OSC cuestionan, de aprobarse la propuesta del Ejecutivo, qué pasará con la planificación familiar, el cáncer mamario y el cáncer cérvico-uterino. “Se quedarán sin asignación presupuestal”, aducen.

El texto precisa que el gasto etiquetado es parte del gasto social y que, por tanto, no debe sujetarse a reducciones. Así, el Ejecutivo federal, en su propuesta de PPEF 2010, contraviene en esta disposición establecida en la Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria.

“En un contexto de crisis económica, tal estructura presupuestaria en nada sostiene los objetivos y metas plasmados en el Plan Nacional de Salud ni los programas de acción específicos para la salud sexual y reproductiva”, enfatiza el documento.

La Coalición por la Salud de las Mujeres sostiene que es fundamental un anexo que especifique y desagregue por rubro el gasto dirigido a mujeres, más aún en el contexto de una grave crisis económica que complica el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

Por ello, considera de suma importancia que en el PEF 2010, se corrijan las inconsistencias programáticas del Anexo 10, y que las y los legisladores de la Cámara de Diputados hagan suyos los criterios de etiquetación, irreductibilidad, aumento, transparencia y rendición de cuentas en lo referente al presupuesto para el avance de las mujeres.

09/GTR/YT/LGL

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content