Inicio El sueño de la igualdad, lejos para mujeres

El sueño de la igualdad, lejos para mujeres

Por Miriam Ruiz

A una década de la última gran conferencia de las Naciones Unidas, las mexicanas están lejos de erradicar el analfabetismo, las jóvenes no tienen empleo y las decisiones políticas siguen en manos de los hombres.

Con derechos y sin trabajos, la mayor generación de mujeres jóvenes en la historia del planeta intenta abrirse paso en una situación precaria, por lo que junto con las mujeres indígenas, son tema de especial preocupación en la 49 Sesión del Consejo Social de la Mujer en la ONU que se lleva al cabo al iniciar marzo en Nueva York.

Pese a todo esfuerzo, hoy tres de cada cuatro mexicanas menores de 25 años cancelan sus posibilidades de estudiar y mejorar su futuro cuando se casan, de acuerdo al Consejo Nacional de Población (Conapo): 75 por ciento de las jóvenes unidas se dedican al trabajo doméstico de su hogar.

En la actualidad, solamente uno de cada cuatro jóvenes tiene el estudio como única actividad, mientras que uno de cada cinco se dedica a los quehaceres del hogar (18.4 por ciento) o no realiza actividad alguna (2.5 por ciento), principalmente entre mujeres.

La misma instancia señala que 34 millones de jóvenes mexicanos tampoco encontrarán buenos empleos –o cualquier empleo—, en tanto que según la Encuesta Nacional sobre la Juventud en el año 2000, del Instituto Nacional de la Juventud, la mitad obtiene su empleo entre 15 y 19 años de edad, 36.9 por ciento de ellos sin prestaciones.

No hay escape: 70 millones de jóvenes no encontrarán trabajo este año, de acuerdo con datos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

“La dimensión de género encuentra su máxima expresión en el mercado de trabajo y se expresa sistemáticamente en mayor desempleo femenino, mayor precarización o trabajos de peor calidad, exigencias excesivas en materia de calificaciones, menor remuneración por trabajos de igual valor”, refiere el investigador sobre juventud y empleo, Enrique Pieck.

Las jóvenes tienen poco control sobre sus decisiones sexuales y el rostro del VIH-sida se feminiza: cada minuto cinco personas entre los 10 y 24 años de edad contraen el virus de inmunodeficiencia humana en el mundo, la mitad de ellas, mujeres.

EDUCACIÓN Y JUVENTUD

Pese a los compromisos signados hace una década, cuando se llevó al cabo la última gran conferencia sobre las mujeres en Pekín, la educación para las mujeres es un sueño que todavía no se alcanza en la Plataforma de Acción, signada entonces por más de 180 países.

Uno de cada tres jóvenes en México carece de acceso a la educación, pero entre las mujeres mames, pames, kajabales, chontales, amuzgas, tzotziles y popolucas de más de 15 años, solamente cuatro de cada 10 podrían leer este artículo.

El índice más alto de alfabetismo entre mujeres indígenas lo tienen las mayas, las huastecas, chinantecas y yaquis, donde dos de cada tres saben leer y escribir, detalla el Instituto Nacional de Geografía, Estadística e Informática (INEGI).

De cada 100 hablantes de mujeres de lenguas indígenas de cualquier edad, 39 carecen de instrucción, lo que en las zonas rurales se agudiza a más de 45 por ciento. Solamente 48 de cada 100 acaba la primaria, siete la secundaria y cinco cualquier nivel educativo posterior.

Actualmente se les ha negado el derecho a aprender a leer y escribir a 576 millones de mujeres en el mundo, más que la población total de México, Estados Unidos y Canadá juntas, estima la Organización de las Naciones Unidas.

El acceso universal a la educación para las mujeres es uno de los compromisos que adquirieron 189 países durante la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer en Pekín y es también una de las Metas del Milenio de la ONU.

DECIDEN LOS DE CORBATA

Las mujeres siguen siendo minoría en los parlamentos nacionales en todo el mundo y el promedio alcanzado en 1999, el más alto en la historia, es de apenas de 13 por ciento.

Lo anterior, a pesar de que los países miembros de Naciones Unidas reconocieron que la participación igualitaria de las mujeres en la adopción de decisiones no sólo es una exigencia básica de justicia o democracia sino que es una condición necesaria para que se tomen en cuenta las necesidades básicas y estratégicas de la mitad de la población mundial.

En México, pese a las modificaciones del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe) para impulsar un mínimo de 30 por ciento de candidaturas femeninas, el número de curules ocupadas por mujeres en el Congreso federal no alcanza actualmente 20 por ciento.

De acuerdo a un análisis preliminar de Fundar, Equidad de Género y otras organizaciones feministas, al paso actual se requerirían 30 años más para alcanzar esa representación femenina en los puestos de poder en México.

Entre las metas planteadas por la ONU en 1995 -en cuanto acceso al poder- solamente se ha cumplido que las mujeres dirijan los partidos políticos y el camino para las diputadas, senadoras, secretarias y subsecretarias, gobernadoras, presidentas municipales y ministras de la Corte, apenas va a la mitad.

RUMBO A NUEVA YORK

Con este panorama, una delegación mexicana encabezada por la presidenta del Instituto de las Mujeres, Patricia Espinosa Torres, y una decena más de legisladoras, funcionarias e integrantes de la sociedad civil viajarán la próxima semana a la sede de la ONU en Nueva York.

Sin formar parte de la delegación oficial, Marta Sahagún hará lo propio y ofrecerá un almuerzo el 28 de febrero en la Misión Permanente de México ante la ONU a las participantes de lo que se llama Pekín+10, en alusión a 10 años desde la Cuarta Conferencia Mundial de la Mujer en ese país.

Por su cuenta viajan también decenas de organizaciones civiles, tanto feministas como de derecha, para cabildear y vigilar que los acuerdos tomados sean acordes a su visión del mundo.

2005/MR/SJ

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles.Acepto Leer más

Skip to content