Inicio Eliminar castigo físico en escuelas públicas, urgen HRW y ACLU

Eliminar castigo físico en escuelas públicas, urgen HRW y ACLU

Eliminar el castigo físico en las escuelas públicas, urgieron Human Rights Watch (HRW) y la Unión de Libertades Civiles Americanas (ACLU) al Gobierno federal de este país hace unos días, pues durante el año escolar 2006-2007 encontraron que más de 200 mil estudiantes de entre tres y 19 años de edad recibieron castigo corporal como medida disciplinaria.

De acuerdo con el reporte de Alice Farmer “A Violent Education: Corporal Punishment of Children in US Public Schools” (Una Educación Violenta: Castigo Corporal de Niños en Escuelas Publicas de USA), dado a conocer mediante un comunicado de prensa fechado en Dallas, Texas, encontró que en esa entidad y en Mississippi, estudiantes de entre 3 a 19 años son rutinariamente castigadas y castigados físicamente por infracciones menores como masticar chicle, contestar al profesorado, violar el código de vestir así como por transgresiones más serias como pelear.

El castigo corporal, legal en 21 estados, típicamente toma la forma de “azotes, en los que un administrador o maestro golpea a una niña o niño repetidas veces en los glúteos con una larga regla.

El reporte muestra que, como resultado de los azotes, las y los niños resultan lesionados y se sienten degradados e incluso se alejan de la escuela.

En los 13 estados donde corporalmente castigan a más de mil estudiantes por año, las niñas y adolescentes afroamericanas fueron más susceptibles de ser golpeadas que sus contrapartes blancas.

Un ejemplo de lo encontrado durante las entrevistas que sostuvieron para la elaboración del estudio fue la siguiente: “Él me llevó a la oficina y me dio varias nalgadas… me dolió por dos horas, sentí una quemazón”, dijo Matthew S., quien fue castigado en el segundo grado por tirar alimentos en la cafetería escolar, en Mississippi Delta.

A esto, Alice Farmer, de Human Rights Watch y ACLU, y autora del reporte, indicó que “Cada escuela pública necesita métodos de disciplina, pero golpear a los niños enseña violencia y no frena la mala conducta”.

El reporte indica que en los 13 estados sureños donde el castigo corporal prevalece más, se encontró que las y los estudiantes afroamericanos son castigados 1.4 veces más que lo que podría esperarse, dado su número en la población estudiantil. Y las niñas afroamericanas tienen la probabilidad de ser azotadas 2.1 veces más de lo que se esperaría.

Y no hay evidencia de que estas y estos estudiantes incurran en infracciones disciplinarias en niveles desproporcionados, señala el Informe.

Ante este panorama, “estudiantes de las minorías en las escuelas públicas ya tienen barreras para el éxito”, asegura Farmer, tras indicar que “al exponer a estas niñas y niños a niveles desproporcionados de castigo corporal, las escuelas crean un ambiente hostil en el que estas y estos estudiantes deben luchar aún más”.

Estudiantes con impedimentos físicos o mentales también son castigados desproporcionadamente. Para la elaboración del informe, se emplearon cuatro semanas de investigación en Mississippi y Texas a fines del 2007 y principios del 2008, incluyendo más de 175 entrevistas con niñas y niños, maestros, madres y padres, administradores, superintendentes y miembros de juntas escolares.

El llamado al Gobierno federal de parte de Human Rights Watch y ACLU para que prohíba el castigo corporal en todas las escuelas públicas, también incluye a gobiernos estatales, juntas escolares, superintendentes y administradores.

08/LPB/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más