Inicio Ellas siempre estuvieron ahí, en medio de la revuelta

Ellas siempre estuvieron ahí, en medio de la revuelta

Por Guadalupe Gómez Q.

Maravillosa, hermosa, qué bella y pura, qué noble, terrenal, amada, entrañable. ¡Y te dejamos tan sola! ¡Qué bella, qué prodigiosa, qué nube, qué agua, qué aire, qué luz eres!

Así describió el escritor José Revueltas a Alcira Sanst Scaffo, activista en el movimiento estudiantil y social de 1968, quien fue hallada el lunes 30 de septiembre de ese año en los baños del octavo piso de Humanidades, en Ciudad Universitaria, donde permaneció 12 días escondida y a punto de morir de hambre.

Ella estaba el día 18 en ese edificio, cuando entró el Ejército a la Universidad, narra Revueltas en “México 68: Juventud y Revolución”. La tropa fue recibida por la voz del poeta español León Felipe que recitaba con toda la potencia de “Radio Humanidades”, como se bautizó al micrófono con el que se transmitía música sinfónica y mensajes revolucionarios, desde el octavo piso. Era Alcira que, de este modo, recibía a los invasores, dice Revueltas.

Al entrar el Ejército, cada quien se salvó como pudo y muchos más cayeron presos. “Todos pensábamos que Alcira habría sido presa y, ante el silencio de los periódicos, algunos supimos que estaría en libertad, pero perdido el contacto”.

Fue el poeta Rubén Bonifaz Nuño quien la descubrió en los baños y enseguida fue hospitalizada. Fue el mismo día en que las madres de las y los estudiantes presos hicieron una manifestación para exigir la liberación y acudieron hasta la Cámara de Diputados con esa demanda.

Revueltas conoció a Alcira meses atrás, en un café. Estaba en una mesa y, mientras escribía sobre una pequeña hoja de papel, recuerda Revueltas, lloraba en silencio. Terminó de escribir, fue a su mesa para entregárselo: era un poema. Y no cesaba de llorar.

“Todo se le había aglomerado en el alma: la guerra de Vietnam, la persecución de los negros, el vacío y el dolor de la vida”. El poeta la encontró después en la Facultad de Filosofía, desde el inicio del Movimiento. Era otra mujer, dice José, su espíritu se había hecho nuevo y combatiente. Imprimía sus poemas en el mimeógrafo del Comité, por las madrugadas.

EL CNH Y LAS COMPAÑERAS

En los días previos a la masacre de la Plaza de las Tres Culturas, las y los participantes del Movimiento estudiantil estaban “a salto de mata”, iban de casa en casa, de refugio en refugio para no sufrir la detención y el encarcelamiento. El 20 de septiembre, Revueltas escribió: “Se reestructura lo más que se puede el Consejo Nacional de Huelga (CNH). Se redacta desplegado, para que amanezca mañana en El Día”.

Al día siguiente, apareció el desplegado, como evidencia de que el CNH continuaba dirigiendo, a pesar de la represión, de la amenaza de encarcelamiento y tortura. Y el escritor deja testimonio de varias mujeres que estaban en ese proceso: “Úrsula, actriz; Lote; María Elena, la jovencita que tiene días de dormir vestida; Gabriela, actriz (a determinada hora ensayaba: Marat y otra obra), Virginia, otra joven actriz (atendía la cafetería Vallejo de la Facultad), Paz, Gabriela…”.

AMADA

El 22 de diciembre de 1969, preso en la Cárcel de Lecumberri, José Revueltas escribió al escritor Arthur Miller, presidente del Pen Club Internacional, sobre la huelga de hambre que iniciaron ese día 86 presos políticos para obtener su libertad.

Revueltas habla de los presos que dejaron de comer en Lecumberri como medida de presión, pero menciona también a Amada Velasco, una de las seis activistas presas, la mayoría muy jóvenes, en la Cárcel de Mujeres. Amada fue la única que participó en esa prisión en la huelga de hambre. Era abogada y maestra universitaria.

08/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más