Inicio » Emplea mano de obra infantil, reconoce agrícola sinaloense

Emplea mano de obra infantil, reconoce agrícola sinaloense

Por la Redacción

La empresa Agrícola Paredes, responsable de la contratación del niño jornalero agrícola David Salgado Aranda, (que murió atropellado el 6 de enero por un tractor cuando recolectaba jitomates en el campo Los Pinos, en Culiacán, Sinaloa), admitió que emplea a menores de edad aún en contra de las leyes mexicanas que consideran ilegal el trabajo infantil, informa en un boletín el Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan.

David Salgado Arando, un niño de ocho años de edad, originario de la comunidad indígena de Ayotzinapa, Tlapa, Guerrero, era uno de los más de 10 mil jornaleros migrantes que salió junto a su familia de La Montaña en diciembre del 2006 en busca de mejores condiciones de vida. El 6 de enero murió atropellado por un tractor.

El gerente administrativo de Agrícola Paredes, Juan Carlos Águila, entrevistado el 2 de marzo por el periodista Javier Solórzano en su programa Radio 13 Noticias, aceptó que la empresa contrata a menores de edad, como fue el caso de David Salgado Aranda, con lo cual en los hechos estaría admitiendo la responsabilidad laboral de Paredes en la muerte del menor por causa de riesgos de trabajo, pues David fue atropellado en el campo agrícola en horas laborables.

En la misma entrevista, el representante de Agrícola Paredes deslindó a la empresa de cualquier responsabilidad en el caso de David y afirmó que han indemnizado a la familia conforme a derecho y sujetos a lo ordenado por un Ministerio Público. Sin embargo, los 34 mil pesos que otorgó en nada se asemejan a los montos económicos que establece la Ley Federal del Trabajo y el Código Penal de Sinaloa.

El Gerente Administrativo de Agrícola Paredes afirmó que es responsabilidad de los padres de familia el hecho de que ellos, como empresa, contraten a menores de edad.

“¿Ustedes emplean a menores de edad?”, preguntó Solórzano a Juan Carlos Águila.

– No. Se emplean, efectivamente, pero se emplean precisamente a partir de las presiones que uno recibe de los padres, porque los padres dicen que si no entran los niños a trabajar, pues tampoco trabajan ellos. Y son pocos los niños que día por día trabajan.

Solórzano insistió:

– Emplean a los niños ¿sí o no?, o sea, ¿les pagan un salario a los niños, más allá de lo que digan los papás?

– Sí. Por supuesto que sí, en el momento en que ellos (los padres) meten una criatura a trabajar pues tenemos que pagarles.

La Ley Federal del Trabajo permite el trabajo infantil, pero sólo a partir de niños que cursan la edad de 14 a 16 años. Además, de acuerdo con el Artículo 173, dicho trabajo estará sujeto a una inspección de las autoridades de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STyPS).

La empresa Agrícola Paredes contrata de manera ilegal a niños menores de catorce años y subsecuentemente no ofrece las condiciones laborales y de seguridad que garanticen la integridad física de los menores, tal es el caso de David Salgado Aranda.

Resulta claro, continúa el centro Tlachinollan, que la STyPS no ha cumplido con su obligación de verificar el cumplimiento de las normas y derechos laborales, en especial de los niños jornaleros agrícolas, permitiendo la exposición de infantes a trabajos en condiciones peligrosas e indignas, como refleja el caso de David Salgado.

“El Centro de Derechos Humanos de La Montaña Tlachinollan considera sumamente preocupante y criticable la actitud tendenciosa de la empresa Agrícola Paredes, pues ha pretendido desvanecer su responsabilidad en materia de trabajo al modificar las causas de la muerte en el acta de defunción, y aparentar que el accidente que produjo la muerte de David fue en un lugar público y no al interior de un campo agrícola”.

Asimismo, dice Tlachinollan, “nos preocupa la actitud que tiene respecto a que pretende hacer creer que no son ellos los responsables de contratar a menores de edad y endilgue dicha responsabilidad a los padres de familia de La Montaña, que precisamente es la región más pobre de México y una de las de mayor marginación en el mundo”.

Agrega que “por esta misma razón reiteramos la urgente necesidad de que las autoridades implementen un programa nacional donde concurran los esfuerzos de distintas dependencias para una atención integral a la situación de los jornaleros agrícolas en México, que comience por atender las causas estructurales que obligan a las familias indígenas a trasladarse con todo y sus hijos para emplearse como mano de obra barata para obtener los ingresos necesarios que les permitan sobrevivir en sus condiciones de pobreza y marginación”.

Este programa también debe garantizar que los empresarios agrícolas no se aprovechen dolosamente de las necesidades de las familias indígenas al contratar a menores de 14 años y exponerlos a una explotación laboral infantil, que parte de condiciones riesgosas de trabajo que ponen en riesgo hasta la vida de las niñas y los niños.

07/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: