Inicio » En 2006, 54 homicidios de mujeres en Tamaulipas

En 2006, 54 homicidios de mujeres en Tamaulipas

Por la Redacción

La violencia ejercida contra las mujeres presenta un negro panorama en Tamaulipas ya que, de acuerdo con la última estadística de la Procuraduría de Justicia del estado, 54 tamaulipecas perdieron la vida violentamente durante el 2006, rebasando la cifra de 43 asesinatos que se registraron durante el año anterior.

De la totalidad de los asesinatos contra mujeres, 28 están considerados como homicidios domésticos, por maltrato, motivos pasionales, pleitos, robos. El cien por ciento de estos se esclarecieron y fueron cometieron por los esposos, ex-parejas, o familiares cercanos. En cinco casos, aunque el criminal ha sido identificado, está huyendo o se suicidó.

CRIMENES DEL NARCO: IMPUNIDAD TOTAL

Veinte de los crímenes contra tamaulipecas están relacionados, de acuerdo con el reporte de la Procuraduría estatal, con el narcotráfico y ninguno ha sido esclarecido, lo que preocupa a las legisladoras locales.

Cuando matan a una mujer y no encuentran como esclarecer el crimen, dice Norma Leticia Salazar, presidenta de la Comisión de Equidad y Género, la práctica más recurrente de los cuerpos policíacos es relacionar el caso con el crimen organizado, deslindándose de responsabilidad directa y cediendo la investigación a las autoridades federales, olvidando que las víctimas son tamaulipecas y que los hechos ocurrieron en la geografía estatal”.

Esta más que claro ?puntualiza Salazar- que en este tipo de crímenes los cuerpos policíacos tienen miedo a los grupos criminales que, a diferencia de ellos, sí están organizados y que asesinan a las mujeres a sabiendas de que sus acciones quedarán impunes, porque simple y sencillamente, no hay un interés real por esclarecerlos.

LAREDO, LIDEREA CRÍMENES CONTRA MUJERES

De nueva cuenta, el municipio de Nuevo Laredo no sólo acapara la estadística criminal general, sino también la de asesinatos de mujeres, pues es aquí en donde mayor número de mujeres han perdido la vida violentamente: 18 asesinadas durante 2006.

Reynosa ocupa el segundo lugar con 13 crímenes de este tipo. Sigue Matamoros, con 10 crímenes. Y en esta capital, Ciudad Victoria, cuatro mujeres perdieron la vida: dos crímenes por “motivos pasionales”, según definición de las autoridades policíacas, otro por causas “circunstanciales” y otro más por cuestiones relacionadas con el crimen organizado.

VIOLENCIA EXTREMA

Además de la estadística, resulta preocupante el grado de violencia empleado para asesinar a tamaulipecas, como en el caso de Rebeca García Chapa, de 50 años, encontrada sin vida, descuartizada, luego de que su esposo Juan Francisco Olivares González, de 49 años, la mató.

De acuerdo con la información disponible, la pareja tenía 22 años de casados y vivían en Río Sabinas 935 de la colonia Longoria. Tenían dos hijas en común, de 18 y 20 años, mientras la víctima era madre de Marcia, de 25 años, producto de una relación anterior.

El día del homicidio, la pareja tuvo una discusión, porque Rebeca reclamó a Juan Francisco unos chupetones en el cuello, lo que a decir de él era falso. En la discusión intervino la madre de éste, de nombre Isabel González Ceja, quien fue golpeada por Rebeca contra una ventana, lo que le dejó diversos moretones.

Juan Francisco atacó entonces a su esposa con un picahielo, hiriéndola en 20 ocasiones hasta que murió. Luego la arrastró hasta la regadera y con un hacha le cortó al cabeza, la mano, las piernas. Junto al cuerpo de la víctima durmió esa noche.

A la mañana siguiente, muy temprano envolvieron el cadáver con una cortina y lo subieron en un carrito de supermercado para arrojarlo al canal Anzaldúas. Pero se les cayó el cuerpo y ya no pudieron levantarlo, por lo que regresaron a su casa para sepultar la cabeza detrás del panteón Guadalupano.

Marcia Vázquez García, hija mayor de la víctima, fue a buscar a su madre, pero el homicida le dijo que se había ido. Ella le pidió la credencial de elector de Rebeca y fue ante la Policía Ministerial a solicitar apoyo para encontrarla.

Los agentes ministeriales entrevistaron a la madre del homicida, quien les narró lo ocurrido. Y aprendieron al homicida en la cantina Cazadores, de esta ciudad fronteriza.

Juan Francisco dijo en su descargo que su vida era un infierno al lado de su esposa ya que constantemente lo golpeaba con una tabla o botellas y lo humillaba. Ya no soportaba el trato recibido. Por eso, luego de matar a su esposa con el picahielo, la arrastró a la regadera, en donde procedió a descuartizarla con un hacha.

El cadáver de la mujer fue encontrado en la calle Tiburcio Garza Zamora y Río Sabinas. Cerca de ahí se encontraron las piernas cortadas a la altura de las rodillas. La cabeza fue localizada dentro de una bolsa de plástico de supermercado y luego envuelta en otra bolsa negra de plástico.

07/BCZ/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: