Inicio En el siglo XXI la batalla es por la diversidad sexual: Marta Lamas

En el siglo XXI la batalla es por la diversidad sexual: Marta Lamas

Por la Redacción

El siglo XXI será el de la gran batalla por la diversidad sexual, donde ni la heterosexualidad es lo “natural” ni la homosexualidad es un asunto “antinatural”, pues la libido es polimorfa y el deseo humano no tiene más límite que el que logra imponer la cultura, afirmó la antropóloga Marta Lamas.

Al participar en la conferencia ¿Derechos Civiles o Tolerancia? El caso de la sexualidad, en la Facultad de Arquitectura de la UNAM, la también directora de la revista Debate Feminista, precisó que -desde una postura científica- se puede afirmar que no hay una sola forma de sexualidad “natural”, sino lo “natural” es que existe una diversidad de sexualidades.

Expuso que la heterosexualidad y la homosexualidad son resultado de los procesos de estructuración psíquica que, de manera inconsciente, colocan el deseo de los seres humanos y, por otro, de las normas culturales que permiten o prohiben este tipo de prácticas.

La directora del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) explicó que se requiere de un acuerdo social sobre la edad mínima para ejercer libremente la sexualidad, pues hasta ahora esta edad se ubica a los 18 años, mientras que en la actualidad los jóvenes tienen relaciones sexuales desde los 14 años.

La concepción que tiene la sociedad mexicana de que la sexualidad sólo es válida para la reproducción, ha provocado que se considere indecente toda aquella sexualidad que no tenga esta fin.

Abundó en que el deseo del homosexual no puede cambiarse a voluntad. En aras de no sufrir discriminación algunos pueden ocultarlo, negarlo, asumirse públicamente como heterosexuales, casarse y tener hijos, pero su verdadero deseo erótico es hacia personas con el mismo cuerpo que ellas.

En este sentido, afirmó, mucha de la intolerancia nace de la ignorancia; incluso personas progresistas o laicas consideran que lesbianas y homosexuales son “perversos”, “desviados”, “antinaturales”. Sin embargo, una persona bien informada suele tener un profundo respeto a la diversidad sexual.

Concluyó que nadie le puede imponer a otro sus ideas sobre su forma de vida. Los derechos civiles garantizan un tratamiento igualitario ante la ley y generan un espacio de igualdad humana con los demás. Cualquier forma de discriminación por sexo, raza, religión, convicciones políticas y orientación sexual va en contra de la igualdad ante la ley.

       
atención
información producida por cimac, comunicación e información de la mujer
disponible para periodistas y medios de comunicación impresos y electrónicos
por favor citen la fuente

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más