Inicio En la disputa: la compra del voto

En la disputa: la compra del voto

Por Leticia Burgos Ochoa

En la recta final del proceso electoral, en vez de que la competencia éste centrada en ganar la simpatía ciudadana a través de la confrontación de los proyectos políticos y las propuestas de gobierno, gana terreno la diatriba, la confusión y se empaña con la compra del voto.

La fragilidad democrática que vivimos pone al descubierto la manipulación que se pretende realizar con los ciudadanos, ya que más que apostarle a convencer por su oferta política y hacer valer la voluntad popular se burlan de ella a cambio de prebendas. Todo indica que la disputa se va enfilando entre quienes le apuestan a conquistar el voto en medio de una andanada de formas de manipulación ciudadana.

Los gobernantes son los más proclives a dichas prácticas muy a pesar de que son los más informados y conocen el ordenamiento Constitucional como electoral que prohíbe y sanciona la inducción o coacción del voto a cambio de cualquier regalía, insisten en violar la ley para perpetuarse a toda costa en el poder.

El Partido en el gobierno y su candidato le apuestan a la maniobra eso está visto hasta éste momento no pretenden jugar limpio.

En estos últimos 20 años de mayor competencia electoral sólo se ha encarado la manipulación ganando terreno con la participación ciudadana cada vez más conciente que disputa en cualquier intento de inducción o coacción echando mano de las normas hasta éste momento logradas para denunciar los actos y ser sancionados por la autoridad cuando bien les va.

Lo cierto es que mientras unos le apuestan al voto útil, hay que dar una voz de alerta a la ciudadanía sobre las diversas formas de la manipulación del voto. Sobre todo hay que demandar la actuación inmediata de las autoridades electorales para detener de tajo estas prácticas que ponen en riesgo el desenlace de las elecciones del 2 de julio. Van desde el manejo del erario público y de los programas sociales, a las estrategias “innovadoras” como la entrega de una credencial de descuentos por parte del Partido Acción Nacional (PAN).

En vez de ofrecer la propuesta política se plantean disputar la contienda con la inducción del voto.

A ello se suma, de manera preocupante, que la empresa y de manera particular los comerciantes agrupados en la Confederación de Cámaras de Comercio en la República fortalezcan estos mecanismos de inducción y, adicionalmente, incrementan sus ventas al llamar a votar a cambio de recompensas, a todas luces violatorio del derecho que toda persona tiene de sufragar con plena libertad, aunque se diga que es posterior al sufragio. La violación del derecho de votar de un ciudadano es sancionado antes, durante y después del día de la elección y un acto que pareciera anodino puede llegar a configurarse un delito electoral. Ojalá y la autoridad actúe a tiempo.

*Senadora mexicana. lburgos@senado.gob.mx

06/LBO/MR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más