Inicio » En mayor vulnerabilidad, mujeres y niñas refugiadas en Europa

En mayor vulnerabilidad, mujeres y niñas refugiadas en Europa

Por Anaiz Zamora Márquez

El deterioro de las condiciones de vida en Siria –país de Medio Oriente con cinco años en guerra civil– y naciones vecinas, obliga a miles de mujeres, niñas y niños a emprender viajes extremadamente peligrosos –en los que corren el riesgo de ser víctimas de violencia sexual, tortura o de ser cooptadas en redes de explotación sexual–, en busca de asilo en Europa.
 
Ello, sin que se tomen las medidas necesarias para terminar el prolongado conflicto armado en Siria y abordar las necesidades humanitarias de los millones de personas afectadas por la violencia, advirtieron organismos de Naciones Unidas.
 
El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) alertó que entre el 1 y 6 de septiembre cerca de 10 mil personas, de las que aproximadamente 40 por ciento son mujeres, niñas y niños, se registraron en el centro de recepción de Gevgelija, en la antigua ex República Yugoslava de Macedonia, quienes provenían de Grecia.
 
En el mismo periodo también se registraron más de 7 mil 720 personas que llegaron a Serbia.
 
UNICEF advirtió que es probable que el número de mujeres, niñas y niños que han llegado a los centros de recepción de Macedonia y Serbia duplique las cifras oficiales, ya que muchas familias siguen su viaje sin registrarse.
 
Desde junio pasado, más de 64 mil personas se han registrado en el centro de recepción de Gevgelija, mientras que 89 mil 161 personas que han expresado su intención de solicitar asilo se han inscrito en Serbia en el mismo lapso.
 
Según el organismo de la ONU, las y los refugiados que han entrado a Serbia y han registrado su petición de asilo tienen 72 horas para completar el proceso. La mayoría continúa su travesía en autobús hacia el norte para llegar a la capital, Belgrado, continuar hasta Hungría, y finalmente llegar a los países del oeste o norte de Europa. Muchas personas huyen de la violencia en Siria, Afganistán e Irak.
 
UNICEF también alertó que “la crisis” de personas refugiadas y migrantes en Europa “empeorará si no se hace un mayor esfuerzo para terminar con el prolongado conflicto en Siria, y abordar las necesidades humanitarias de los millones de personas afectadas por la violencia”.
 
El conflicto –agregó– ha causado que unos 16 millones de personas, casi la mitad de ellos niñas y niños, necesiten asistencia vital y protección, como atención sanitaria básica, agua potable y saneamiento, y educación. Alrededor de dos millones no van a la escuela.
 
En los últimos meses, cinco millones de personas de las ciudades y comunidades de Siria han sufrido las consecuencias de largos, y en ocasiones intencionados, cortes del abastecimiento de agua. En todo el país árabe, más de la mitad de los hospitales públicos sólo funcionan parcialmente o están fuera de servicio por completo, reportó la Organización Mundial de la Salud (OMS).
 
En tanto, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) señaló que en medio de la espiral de violencia, las y los sirios se han quedado sin sus pertenencias y sus casas, al mismo tiempo que aumentan el desempleo y la inflación, mientras que se desploma el valor de su moneda, ya que la libra siria se ha devaluado en 90 por ciento en los últimos cuatro años.
 
En gran parte de Siria sólo hay suministro eléctrico durante dos o cuatro horas al día, y muchas regiones sufren escasez de agua. Más de la mitad de la población vive en la pobreza extrema.
 
Esta situación se agudiza cuando buscan asilo en los países vecinos que, ante la sobrecarga de refugiados, la falta de apoyo internacional y la preocupación por la seguridad, han tomado medidas para contener el flujo de personas (restringir el acceso o vigilar más de cerca las fronteras, así como imponer requisitos más complejos y tediosos).
 
“Para los más de 4 millones de refugiados que ya están en los países vecinos –quienes en su mayoría viven fuera de los campos oficiales– la esperanza se desvanece a medida que se hunden en la más miserable pobreza”, debido a la falta de financiamiento de los programas para refugiados, advirtió ACNUR. 
 
En ese contexto, la agencia de la ONU subrayó que “sin contar con la protección de sus hogares, sus gobiernos y en muchos casos de las estructuras familiares tradicionales, las mujeres se encuentran con frecuencia en situaciones de vulnerabilidad”.
 
Ellas se enfrentan a los rigores de largas jornadas de camino hacia el exilio, el acoso o la indiferencia oficial, y con frecuencia al abuso sexual, incluso una vez que han alcanzado un lugar aparentemente seguro. 

“Las mujeres no sólo deben lidiar con estas amenazas personales y la consecuente estigmatización social que muchas veces acarrea, sino que deben encargarse de la seguridad física, el bienestar y la supervivencia de sus familias”, enfatizó ACNUR, que pidió a la comunidad internacional enviar su apoyo a los millones de niñas y niños refugiados.
 
Igualmente instó a las naciones a implementar con prontitud las propuestas que la Comisión Europea anunció para reubicar a 160 mil personas refugiadas en Grecia, Italia y Hungría, a fin de que estén en mejores condiciones.  
 
15/AZM/RMB 

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: