Inicio En México 4.9 millones de mujeres son fumadoras

En México 4.9 millones de mujeres son fumadoras

En México, aproximadamente 4.9 millones de mujeres y 13.6 millones de hombres, entre 12 y 65 años, fuman y se estima que todos los días mueren 118 personas por enfermedades atribuibles al tabaquismo, informó el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres).

La prevalencia de fumadores entre las y los adolescentes de zonas urbanas es de 10.1 por ciento, equivalente a casi un millón de personas. De los cuales el 4.8 por ciento corresponde a las mujeres y el 15.4 por ciento a los hombres, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Adicciones.

La Organización Mundial de la Salud, informó hoy, Día Mundial Sin Tabaco, designando así desde 1989, que fumar es la segunda causa principal de mortalidad en el mundo.

Actualmente provoca una de cada 10 defunciones de adultos en todo el mundo, unos 5 millones de defunciones por año. Y, de mantenerse las pautas actuales de tabaquismo, su consumo provocará unos 10 millones de defunciones por año para 2020.

La mitad de las personas que en la actualidad fuman, o sea unas 650 millones, morirán a causa del tabaco.

El organismo mundial precisa que el tabaco y la pobreza están indisolublemente ligados. Numerosos estudios han revelado que en los hogares más pobres de algunos países de bajos ingresos los productos del tabaco representan hasta un 10 por ciento de los gastos familiares.

Esto significa que esas familias disponen de menos dinero para destinar a sus necesidades básicas, por ejemplo, alimentación, educación y atención de salud.

Además de sus efectos sanitarios directos, el tabaco da lugar a malnutrición, mayores gastos en atención de salud y muerte prematura. Asimismo, contribuye a elevar las tasas de analfabetismo, ya que el dinero que podría utilizarse para educación se destina, en cambio, al tabaco.

JUVENTUD Y TABACO

Hoy 55 mil estudiantes de 15 planteles del Instituto Politécnico Nacional (IPN) erradicaron el tabaquismo dentro de las instalaciones, informó Silvia Chávez Sánchez, jefa de la Clínica de Prevención y Control del Tabaco del IPN.

Chávez Sánchez anunció que la meta del IPN es la incorporación al Programa “Escuela Libre de Humo de Tabaco” a los 26 planteles de nivel medio superior y los 24 de nivel superior.

Para dejar de fumar se requiere de un esfuerzo continuo y colectivo para crear una cultura en torno a los beneficios que representa para la salud, una mejor calidad de vida y mejoramiento ambiental.

Datos de la Encuesta Nacional de Adicciones indican que casi la mitad de las y los jóvenes fumadores comenzó a fumar entre los 15 y 17 años. Algunas de las causas por las que comienzan a fumar son: falta de afecto familiar, deseo de ser aceptado por un grupo de amigos y necesidad de destacar, según datos proporcionados por pacientes de la clínica del IPN.

Desde marzo hasta mayo se lleva a cabo dentro de las 40 escuelas del IPN la Jornada de Prevención Contra el Tabaco, que sensibiliza sobre los daños que produce el tabaquismo y evita que los estudiantes fumen.

SUSTANCIAS DAÑINAS

Nancy Blanco Barragán, responsable de los tratamientos psicológicos a los pacientes de la Clínica del IPN, informó que la mayoría de los adolescentes desconocen que el cigarro contiene 4 mil sustancias dañinas para el organismo, como la acetona, amonia, que se usa para limpiar pisos, arsénico, cadmio, monóxido de carbono y polonio.

Cada vez que se inhala el humo del cigarro, se matan algunos de los alvéolos pulmonares, que son sacos de aire que llevan el oxígeno a la sangre, no se regeneran, de modo que se destruye permanentemente una parte de los pulmones.

De igual manera el humo del cigarro disminuye los índices hormonales, lo que a largo plazo genera impotencia sexual y disminuye los niveles de estrógeno, ocasiona cáncer cérvico-uterino y anticipa la menopausia. Además incrementa la susceptibilidad de tener abortos e hijos con bajo peso al nacer, detalló Blanco Barragán.

Estudios médicos demuestran que al dejar de fumar el cuerpo empieza a mejorar casi inmediatamente, aunque se haya fumado por muchos años. Se elimina el mal aliento, se goza de mejor salud y más años; se mejora la salud inmediatamente; se quitan las manchas amarillas de los dientes y dedos; se respira mejor.

Los hijos no aprenderán este mal hábito; la familia no se enfermará por estar expuesta al humo del cigarro; el cansancio será menor ya que el cuerpo recibirá más oxígeno; habrá menos resfriados y tos. Y no se malgasta el dinero comprando cigarros, dice el Inmujeres.

07/ALyLP/GG/CV

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más