Inicio En Michoacán aumenta feminicidio, reconocen autoridades

En Michoacán aumenta feminicidio, reconocen autoridades

Por Jesús Maldonado*

A principios de este año,Michoacán ocupaba el quinto lugar nacional en feminicidios y a pesar de que durante 2007 se contabilizaron cerca de 200 crímenes en contra de mujeres, las autoridades estatales consideraban que no era un estado con violencia hacia el género femenino. Pero nueve meses después, la percepción oficial cambió y se reconoce el feminicidio como foco rojo.

Datos oficiales del gobierno michoacano reconocieron a principios de este año un crecimiento en el número de crímenes violentos en contra de mujeres, cometidos cada vez con mayor violencia y odio. Como excusa, el informe oficial señaló que la entidad no había alcanzado los niveles registrados en la frontera norte.

De acuerdo con las estadísticas de la Procuraduría General de Justicia en el Estado (PGJE), durante el 2004 se cometieron por lo menos 76 homicidios de mujeres, en los que prevaleció la violación sexual y la mayoría motivados por “problemas conyugales”.

Para el 2005 la cifra creció a 100 y para el 2006 fueron 130 muertes de mujeres a manos de sus esposos o parejas sentimentales; mientras, para 2007 la cifra casi alcanzó los 200 asesinatos en contra de mujeres.

Ante los datos y cifras de principios de 2008, el nuevo Gobierno estatal reconoció la gravedad del fenómeno. La directora de Participación Ciudadana para la Prevención del Delito, Minerva Bautista Gómez, señaló el pasado primero de septiembre que el feminicidio avanza significativamente en la entidad y que el común denominador de los casos es que las mujeres son agredidas sexualmente y luego asesinadas de forma cruel y con saña. “La culminación de la violencia contra la mujer”, dijo.

Sin embargo, apenas en abril de este año, la Comisión de Grupos Vulnerables, Equidad y Género del Congreso michoacano presentó la iniciativa de Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia para el estado de Michoacán, pero ésta aún no se aprueba.

¿CAMINO A JUÁREZ?

Cifras de años anteriores apuntan que en la República, el Estado de México ocupaba el primer lugar en homicidios dolosos de mujeres, con una tasa de 7.47 asesinatos por cada 100 mil mujeres.

En tanto, el Distrito Federal registró 147 mujeres asesinadas violentamente entre octubre de 2002 y marzo de 2004, mientras que en la Procuraduría General de la República reportó tan solo en el 2002, mil 383 asesinatos de mujeres en el país; de ellos, 445 ocurrieron en Oaxaca, 162 en Chiapas y 88 en Michoacán.

Ante este panorama, la ex diputada local consideró que se requieren revertir estas estadísticas y trabajar desde todos los frentes para que Michoacán no se convierta en otra Ciudad Juárez. E informó que se instrumentó a través de la Secretaría de Seguridad Pública el programa “Familias Libres de Violencia”, cuyo fin es erradicar este fenómeno en las familias.

Es un programa que intenta identificar las familias con problemas de violencia y crear conciencia en la gente para que denuncie, porque es alto todavía el nivel de desconfianza que existe para presentar las denuncias, informó la funcionaria. También plantea “concienciar” y “capacitar” a los agresores para que tengan la posibilidad de revertir sus conductas.

Estimó que en los últimos años en Michoacán aumentó más del 30 por ciento la violencia familiar y la entidad se encuentra arriba de la media nacional. “Solo tres estados están por arriba del nuestro en relación a este fenómeno y otros como el feminicidio y el asesinatos de menores de edad”, dijo.

CASOS DE VIOLENCIA CONTRA MUJERES

También ya es recurrente que las mujeres sean víctimas de la violencia por su relación con el crimen organizado, aunque se observa que las venganzas son otro factor de muerte de mujeres en Michoacán.

Ejemplo de ello es el asesinato de Cristina Cortés Rodríguez, de 40 años de edad y originaria de Guadalajara, Jalisco, hallada el pasado 8 de enero junto con cuatro cuerpos más en una narcofosa en un predio del municipio de Charo, cerca del Centro de Readaptación Social David Franco Rodríguez. Estaba amordazada con cinta canela y no tenía zapatos.

Pero son muchos más los casos registrados en la entidad. El pasado 8 de febrero, en Camino Viejo a Tejería, en Uruapan, en una obra en construcción, fue localizado el cadáver de una mujer que fue estrangulada con una agujeta de calzado. Dos días después, también en Uruapan, era hallada otra mujer en un baldío que circunda la zona conocida como Puente del Terror; también había sido estrangulada con un cable de conducción eléctrica.

El 11 de marzo, tras ser bajada con violencia de su vehículo, María Paola Gálvez Herrera, de 27 años de edad, fue asesinada y posiblemente abusada en el municipio de Cojumatlán de Regules. Fue hallada dentro de un auto Chevrolet, tipo Monza, de color azul, placas PGW7145, el cual tenía las portezuelas abiertas.

El 24 de marzo, José María Marcelo asesinó a su esposa Aurora Pascual, de 19 años de edad, después de reclamarle supuestas infidelidades. También en Morelia, el 29 de marzo, Sandra Moreno Bucio, de 25 años de edad, fue asesinada a navajazos en el interior de su domicilio ubicado a las orillas de la colonia Los Encinos. Sus hijos buscaron ayuda con los vecinos, pues su madre estaba siendo atacada por un hombre.

El 15 de de abril en Tacámbaro, Petra Ramírez Corona, propietaria de una tienda de abarrotes, fue asaltada y muerta por una pandilla de hombres de 35, 22 y 17 años de edad. El 26 de abril Erika Bautista fue asesinada de un disparo de arma de fuego en la sien derecha luego de ser emboscada cuando viajaba con su esposo camino a San Rafael, donde tenía su domicilio, en el municipio de Lázaro Cárdenas.

El 16 de mayo en Zitácuaro, elementos de la Policía Ministerial del Estado efectuaron el arresto de Luis Bustamante Gómez que mató a su hija de dos años de edad, a quien golpeaba y abusaba.

El 28 de mayo fue hallado el cadáver desnudo y torturado de una mujer, dentro de una maleta de material sintético que fue abandonada a un costado de la Autopista de Occidente en los límites de Michoacán y Jalisco.

El 29 de mayo en Morelia, Fabiola Vázquez Sierra, de 25 años de edad, y Sara Alcántar Barrera, de 34, fueron asesinadas con una hora de diferencia en la misma colonia, luego de que ambas sostuvieran discusiones con sus presuntos cónyuges.

El 6 de agosto en Huetamo, Salgado González, de 24 años de edad, fue asesinada de varias puñaladas. El 17 de agosto, con aparentes huellas de haber sido ultrajada, fue encontrado el cadáver de una mujer envuelto en una cobija en la colonia Molino de Parras, en esta ciudad de Morelia. Y el 21 de agosto, Angelina Rincón Magaña, de 40 años de edad murió acribillada por un grupo de desconocidos que tripulaban una Suburban.

Pero mientras el número de crímenes contra mujeres aumenta, la Ley de Acceso para una Vida Libre de Violencia en Michoacán continúa a la espera de ser aprobada en la entidad.

* Publicado originalmente en el número de octubre del semanario michoacano Los Periodistas, dirigido por la periodista y feminista Martha Elba Torres Martínez.

08/JM/GG

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más