Inicio » En países pobres ocurre el mayor número de muertes maternas

En países pobres ocurre el mayor número de muertes maternas

Por Gladis Torres

El 99 por ciento de las 529 mil muertes maternas que ocurren al año en el mundo, sucede a mujeres de los países pobres, madres de entre los 30 y 50 años de edad que sufren complicaciones serias y a largo plazo.

Mientras que en nuestro país 500 mil adolescentes se embarazan cada año, lo que equivale al 25 por ciento del total de embarazos que se registran en México, según información del Instituto de las Mujeres del Distrito Federal (Inmujeres-DF)

Las complicaciones asociadas con el embarazo y el parto se encuentran entre las principales causas de muerte en los países en desarrollo, indica, Elaine M. Murphy, en “La promoción de comportamientos saludables”, boletín de salud, editado por el
Population Referente Bureau.

Murphy, señala que para la mujer poder controlar su fecundidad por otros medios que no sean el aborto en condiciones de riesgo, es un paso adelante en el largo camino hacia su potenciación, “para salvar la vida de las mujeres es importante mejorar su acceso a la atención obstétrica de emergencia” apunta.

Según cifras del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), cada año en México, aproximadamente 7 mil niñas y niños, no cuentan con el beneficio y el derecho de tener una madre viva y sana que asegurará su supervivencia y desarrollo, debido a los índices de mortalidad materna en el país.

La mortalidad materna es reconocida como un problema multifactorial que contempla la inequidad social y de género, la falta de información efectiva sobre los cuidados de la mujer embarazada y su hijo.

Así como la necesidad de reforzar programas educativos para construir una cultura de prevención de la muerte materna a nivel familiar y comunitario son algunas de las causas de la muerte de mujeres mexicanas, indica UNICEF.

La mortalidad materna y la mortalidad perinatal son manifestaciones evidentes de inequidad y discriminación de las mujeres, más que un problema de salud pública.

Reconocer Derechos Sexuales y Reproductivos de las mujeres

El reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos ha sido una lucha constante lucha del movimiento de mujeres en todo el mundo y para ejercerlos es necesario conocerlos, difundirlos, exigir que sean respetados, cumplidos y denunciar ante las autoridades competentes todas las irregularidades que se presenten.

Los derechos reproductivos se refieren al derecho básico de todas las parejas y personas a decidir libre y de manera responsable el número de hijas o hijos que desean tener, así como el espaciamiento entre cada uno, y el derecho a disponer de información oportuna y veraz para lograrlo.

Esos derechos fueron reconocidos en la Conferencia Internacional de Población y Desarrollo (CIPD), celebrada en la ciudad de El Cairo, Egipto en 1994, y en la IV Conferencia Mundial de la Mujer, realizada en Pekín, China en 1995. En ambos eventos, el gobierno mexicano se comprometió a garantizar su cumplimiento.

Según la definición de la CIPD, los derechos reproductivos comprenden ciertos derechos humanos ya reconocidos en diversas leyes nacionales, documentos internacionales sobre derechos humanos y otros documentos importantes de las Naciones Unidas.

Testimonio:

Itzel de 13 años de edad señala que en dos ocasiones acudió a diferentes Centros de Salud, dependientes de la Secretaria de Salud, para pedir información sobre métodos anticonceptivos, ya que una profesora le encargó esa tarea.

“El primer Centro de Salud que visité, se encuentra a unas cuadras de mi casa, la enfermera que me atendió era una señora ya grande que no me quiso decir nada, por que era muy chiquita para tener esa información, eso es para señoras grandes que están casadas, tú para que quieres saber como no embarazarte”, me dijo.

La estudiante de primer grado de secundaria narra, “yo le dije que era una tarea que nos dejaron, que tenía que llevar esa información y algunos de los métodos, pastillas condones y lo que tuviera que me pudiera regalar”, pero la mujer se negó y me dijo que mejor comprara una monografía.

La segunda ocasión, me acompaño mi mamá al Centro de Salud que se encuentra en la colonia vecina, como a veinte minutos de aquí, las personas que nos atendieron fueron muy amables y nos dieron varios folletos.

Pero las pastillas anticonceptivas y preservativos, se los dieron a mi mamá, le dijeron que era responsabilidad de ella dármelas o no para mi tarea, porque las podía utilizar, cuenta.

La estudiante señala que en esa ocasión a varias compañeras y compañeros de sus grupo les sucedió lo mismo, la información les fue negada, y solamente tuvieron acceso a ella al ser acompañados por alguno de sus padres.

“Y como muchos de los papás de mis compañeros trabajan, no llevaron la tarea” finaliza.

Derecho a la Información

El derecho a la información y a la educación es fundamental para evitar las muertes de mujeres por causas relacionadas con la maternidad, toda persona, desde temprana edad tiene derecho a ser educada y debe tener igual acceso a información.

Las niñas y los niños, así como las y los adolescentes, tienen derecho a que se les brinde información y se les vincule a programas de prevención de embarazos no deseados, maltrato, abusos y todo lo relacionado con el ejercicio de su sexualidad.

En la Convención sobre los Derechos de la Niñez, se reconoce el derecho a los servicios de planificación familiar.

Al respecto el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), en “El estado de la población mundial 2005”, indica que la educación insuficiente deja a menudo a las mujeres con escasa o ninguna compresión, de los riesgos del parto y otras cuestiones de salud.

“Inclusive cómo orientarse dentro del sistema de salud o cómo negociar con la familia una oportuna atención médica, que puede salvar la vida”, enfatiza el UFPA

Actualmente, el derecho a la salud sexual y reproductiva en México se fundamenta en el artículo 4° Constitucional, así como en la Ley General de Salud, en el Código Civil, en la Ley de las y los Jóvenes en el Distrito Federal y en la Ley de los Derechos de las Niñas y Niños del Distrito Federal.
06/GT/LR

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más

A %d blogueros les gusta esto: