Inicio » En riesgo, mujeres testigos del caso Bety Cariño

En riesgo, mujeres testigos del caso Bety Cariño

Por Anayeli García Martínez
betycarinio02cesarmartinezlopez

Las dos testigos que el 27 de abril de 2010 presenciaron el ataque de un grupo paramilitar a la caravana humanitaria que se dirigía a San Juan Copala, Oaxaca –en el que fueron asesinados los activistas Bety Cariño y Jyri Jaakkola–, son víctimas de intimidación y amenazas para que no denuncien a los agresores. 
 
Los integrantes de la Asociación Nacional de Abogados Democráticos (ANAD) Karla Micheel Salas y David Peña, denunciaron que las mujeres en riesgo no recibieron la protección del gobierno estatal ni federal, a pesar de que son testigos claves para encarcelar a los responsables del crimen.
 
En conferencia de prensa en esta capital, ambos abogados y Omar Esparza, viudo de Bety Cariño, dijeron que el pasado 20 de enero fue detenido Elías Cruz Merino, uno de los presuntos responsables, pero dos días después las testigos fueron amenazadas en su domicilio.
 
Sujetos integrantes de la Unidad de Bienestar Social de la Región Triqui (Ubisort), grupo paramilitar al que se le atribuye el ataque, fueron a la casa de las testigos a decirles que no podían declarar porque “les podía pasar algo malo”.
 
Cruz Merino es el segundo detenido después de Rufino Juárez por los hechos de San Juan Copala, sin embargo aún hay otras 11 órdenes de aprehensión contra presuntos responsables, dos de ellos funcionarios municipales que en la actualidad están en activo.
 
Karla Micheel Salas explicó que una de las dificultades en el caso es que a pesar de que la caravana estaba integrada por varias personas que sobrevivieron, ellas no pueden reconocer a los agresores porque llevaban pasamontañas.
 
No obstante, las dos testigos vieron a los agresores cuando, con el rostro descubierto, se dirigían a interceptar a la caravana, pero ante el riesgo que corren sus vidas se vieron obligadas a abandonar su comunidad y refugiarse en lugar seguro, pese a que sus familias siguen en peligro. 
 
“Una vez que ya estaban fuera de su comunidad, (los supuestos integrantes de la Ubisort) se comunicaron con la familia y en dos ocasiones volvieron a buscarlas y decirles que era importante que aparecieran y si no, algo iba a pasar, si se presentaban a declarar algo malo iba a pasar”, relató la abogada.
 
Aunque desde el pasado 25 de enero la ANAD denunció los actos de intimidación ante la Defensoría de los Derechos del Pueblo de Oaxaca y ante la Unidad de Gobierno de la Secretaría de Gobernación, hasta la fecha ambas mujeres y sus familias no cuentan con medidas de protección.
 
Incluso se comunicaron con la Procuraduría de Justicia de Oaxaca y lograron que la Defensoría estatal dictará medidas cautelares que a la fecha no se han implementado. 
 
Salas denunció que ante la solicitud de garantías de seguridad lo único que obtuvieron del gobierno estatal fueron unas despensas, por lo que dijo que harán una solicitud de asilo por razones humanitarias al gobierno de Finlandia.
  
La próxima semana una comitiva de eurodiputadas del Parlamento Europeo llegará a la Ciudad de México con fines diplomáticos y para dar seguimiento al caso de Bety Cariño y Jyri Jaakkola –quien era finlandés–, por lo que los abogados aprovecharán para hacer la solicitud de asilo al país escandinavo.
 
15/AGM/RMB

Este Web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios el usuario acepta el uso que hacemos de las cookies. Sin embargo, el usuario tiene la opción de impedir la generación de cookies y la eliminación de las mismas mediante la selección de la correspondiente opción en su Navegador. En caso de bloquear el uso de cookies en su navegador es posible que algunos servicios o funcionalidades de la página Web no estén disponibles. Acepto Leer más